Criptomonedas y Stablecoins: la volatilidad hace la diferencia

Tras meses de caída, el mercado de criptomonedas se recupera. Sin embargo, hay una pregunta que sacude a los inversores: ¿son seguras?

Las criptomonedas se recuperan luego de meses de caída.

Tras meses en tendencia bajista y mínimos que alertaron a varios inversores, el mercado de criptomonedas volvió a iniciar un ciclo de revalorización impulsado principalmente por subida del precio de Bitcoin (BTC). La criptomoneda más capitalizada elevó su valor en un 25% en los últimos 30 días y a partir de ello, han tomado fuerza las alt-coins como Ethereum (ETH), Binance Coin (BNB), Cardano (ADA), Solana (SOL), entre otras que se han revalorizado más del 70% en el período.

Las dos últimas noticias que irrumpieron en el mundo de Bitcoin y que traccionaron sus recientes movimientos alcistas se relacionan con la incorporación de la criptomoneda por parte de la plataforma de pagos digitales PayPal en Reino Unido y con el banco estadounidense Morgan Stanley.

Desde mediados de agosto, los residentes del Reino Unido pueden comprar, mantener y vender criptomonedas a través de la plataforma de pagos, lo que supone un avance importante para una empresa que comenzó a ofrecer servicios de activos digitales hace menos de un año.

El anuncio del banco también le dio fuerza para continuar su rumbo ascendente y mantenerse en torno a los USD 50.000. Morgan Stanley aumentó sus inversiones en Bitcoin a través del fondo Grayscale Bitcoin Trust, elevando la cifra de colocación a USD 245 millones.

Si bien estos impulsos permiten pensar en un nuevo soporte de USD 50.000, la volatilidad es la característica que genera temor en un gran universo de inversores que tras meses de turbulencias y grandes pérdidas deciden “bajarse” y refugiarse en otro tipo de criptoactivo menos volátil.

Bitcoin puede subir un 50% en 15 días, un 20% en 6 días o bajar un 30% en 7 días. Estos precios que cambian vertiginosamente establecen la necesidad para algunos, de buscar otro elemento que ofrezca seguridad frente a las fluctuaciones de valor. Para ello se han creado las stablecoin, un tipo de token que está ligado a otro activo, principalmente vinculados a dinero fiduciario pero también las hay, vinculadas al precio de commodities o inclusive del oro.

Desde Argentina se pueden comprar stablecoins para ahorrar en dólares. 

Su nombre en inglés, refiere a una moneda estable, por esto es ampliamente requerida en países donde hay pérdida constante del poder de compra de la moneda. De esta forma desde Argentina, por ejemplo, se pueden comprar stablecoins para ahorrar en dólares y sin tener que ajustarse al cepo impuesto por los gobiernos.

Las que están respaldadas por dinero fiat (de curso legal) son las más populares y adquiridas, porque presentan equivalencia 1:1. Esto quiere decir que, por cada token, debe existir en custodia su equivalente en dinero fiat. Por ende, encontramos stablecoins basadas en dólares estadounidenses, en euros o en yenes japoneses. DAI y Theter son las que mayor volumen manejan y su contracara es el dólar.

También encontramos las basadas en materias primas, donde su emisión se respalda en activos físicos que se pueden almacenar, como los metales preciosos. La mayoría de tokens estables de este tipo se basan en el oro, aunque pueden también basarse en petróleo, bienes raíces, diamantes y otros metales y materias no perecederas y de gran valor. Digix Gold o Digix Dao con respaldo en oro, también es una de las más buscadas.

La compra de criptomonedas tradicionales o stablecoins se expande y hoy se materializa en una operación simple, 100% digital y rápida, permitiendo abrir un abanico de mayores opciones para incluir dentro de una cartera de inversión o simplemente para ahorrar respaldados en una paridad que nos genere confianza.

Según proyecciones de valor futuro, Bitcoin se encamina a lograr los USD 100.000 para fin de año. Entonces la pregunta es, ¿volatilidad o estabilidad?

Comentarios de usuarios de Facebook