Ddhh

4 de Septiembre de 2021 13:32

Vandalizaron con pintadas los pañuelos de Madres de Plaza de Mayo en Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La situación fue dada a conocer por Alejandro Martínez, histórico dirigente del Partido Obrero que hoy encabeza la lista de precandidatos a concejales del "FIT-U - A1 unidad de la izquierda".

Dirigentes marplatenses del Frente de Izquierda denunciaron que fueron vandalizados los pañuelos de Madres de Plaza de Mayo que se encuentran pintados hace años en plaza San Martín, en inmediaciones de la Iglesia Catedral que está en el corazón del centro marplatense.

La situación fue dada a conocer por Alejandro Martínez, histórico dirigente local del Partido Obrero que hoy encabeza la lista de precandidatos a concejales del "FIT-U - A1 unidad de la izquierda", quien advirtió unas pintadas azules sobre los eblemáticos signos de lucha durante una recorrida por el centro en el marco de la campaña electoral.

"Nuestro total repudio. Juicio y castigo, basta de impunidad, de ayer y de hoy. Treinta mil compañeros presentes", expresó el excandidato a intendente de General Pueyrredon que se ha involucrado en la lucha por los derechos humanos.

En las imágenes que aportó el dirigente a través de sus redes, se puede observar que los pañuelos blancos de las Madres fueron pintados con tinta azul y el símbolo pesos, en señal de corrupción. 

Símbolo de lucha, paz, verdad y justicia

Según han contado las madres de plaza de Mayo en varias oportunidades, el uso del pañuelo blanco comenzó a mediados de 1977 y fue una forma de identificarse en una multitudinaria peregrinación a Lujan y una manifestación de derechos humanos mientras se transitaba el proceso más oscuro de la historia del país con la dictadura militar.

En ese entonces, las mujeres quisieron identificarse de la gran cantidad de gente que iría a la marcha, y como algunas estaban con sus nietos - bebés de los hijos secuestrados-, una de las madres propuso usar los pañales de tela de los nenes a modo de pañuelo. Las que no tenían nietos también utilizaron pañuelos blancos hechos a partir de los pañales.

Así, las mujeres de pañuelo blanco fueron capaces de pedir por sus hijos frente a un millón de personas delante de la Basílica de Luján, entre rezos y lágrimas. Aquella marcha concibió un símbolo imposible de ignorar y que dio comienzo a una injusticia que persiste hasta hoy.