Tetaz se diferencia de Manes y pide unidad: "La gente se angustia cuando alejamos la expectativa de cambio" | 0223

Tetaz se diferencia de Manes y pide unidad: "La gente se angustia cuando alejamos la expectativa de cambio"

El diputado radical pasó por Mar del Plata y dejó distintas definiciones con 0223. También descartó una alianza con Javier Milei aunque le hizo una propuesta para ganar la Provincia en 2023: "Hay que convertir las Paso en una primera vuelta".

El hombre de la UCR reconoce un JxC con otro volumen político y "muchas figuras nuevas".

8 de Octubre de 2022 15:10

Por Redacción 0223

PARA 0223

“Este es la primera gestión a la que no se le puede rescatar nada porque absolutamente fracasa en todo lo que hace”. Así, con el tono directo y de confrontación que lo caracteriza, el diputado Martín Tetaz reitera sus críticas al Frente de Todos e insiste en el pedido de unidad dentro de Juntos por el Cambio para volver a ser Gobierno en el 2023.

Después de una semana convulsionada para la oposición, a partir de los fuertes dardos que Facundo Manes le lanzó al macrismo, el economista trata de bajarle el tono a las declaraciones de su par radical y pide escuchar “más a la gente”. “Cuando nos ven en las recorridas, siempre nos insisten para que no haya peleas y que vayamos todos juntos a la elección”, asegura.

“La situación es muy difícil, y más con una inflación del 100 por ciento, pero no vuela todo por los aires porque está la expectativa del cambio el año que viene. Entonces, la gente se angustia cuando ve cualquier cosa que puede nublar o alejar esa expectativa de cambio”, sostiene Tetaz, en una charla con 0223, en el marco de su paso por Mar del Plata y otros destinos de la Costa Atlántica, como Pinamar y Villa Gesell.

El diputado radical también descarta una eventual alianza con Javier Milei, el hombre de Libertad Avanza, al reconocer en él un giro hacia una postura más “conservadora y nacionalista” en los últimos tiempos aunque le hace una propuesta para tratar de desterrar al kirchnerismo en la Provincia de Buenos Aires el año próximo: “Tenemos que convertir las Paso en una primera vuelta”.

-¿Qué se lleva de estas recorridas por Mar del Plata y distintos puntos de la Costa?

-Veo las consecuencias de la anomalía. Ayer, tanto en Pinamar como Madariaga vi un boom extraordinario de construcción. Y el intendente de Pinamar al final me decía que esta zona es la caja de ahorro a cielo abierto de la Argentina en dólares. Y claro, como el sistema financiero no funciona, la gente tiene miedo de poner la plata en los bancos y entonces pone todo ese dinero en la construcción y esa industria vuela. Al mismo tiempo, toda la Costa se está preparando para un verano muy bueno como consecuencia de todas las restricciones que pone el Gobierno para irse afuera. En realidad, paradójicamente, la región está viviendo una suerte de veranito por culpa de las restricciones que tiene la economía. No hay mal que por bien no venga.

Más allá de eso, en todas las recorridas que estamos haciendo tenemos una muy buena recepción. Lo que veo es angustia y cuando la gente te ve insiste para que no haya peleas y que vayamos todos juntos a la elección. La situación es muy difícil, y más con una inflación del 100 por ciento, pero no vuela todo por los aires porque está la expectativa del cambio el año que viene. Entonces, la gente se angustia cuando ve cualquier cosa que puede nublar o alejar esa expectativa de cambio. Si tuviera que resumir el título de la recorrida que estamos haciendo es ‘por favor juntos’.

-Hablando de ir juntos… ¿comparte el ‘sincericidio’ que hizo en estos últimos días Facundo Manes, con críticas muy fuertes a lo que fue la gestión del macrismo?

-Yo no comparto la visión de Facundo. Lo que está en juego es muy claro: por un lado, está la Constitución de Alberdi, que reúne a todo Juntos por el Cambio, y la Constitución de Sampay, con esta idea muy recurrente del kirchnerismo de tratar de decirte a vos lo que tenés que hacer con tu plata o hasta de prohibirte hacer muchas cosas. Nosotros proponemos una economía moderna, capitalista, abierta al mundo, con división de poderes. No es mucho, la verdad, y al mismo tiempo es un montón para la Argentina. El paragua de los consensos básicos es lo que mantiene unido a Juntos por el Cambio.

Por supuesto que puede haber dentro de Juntos por el Cambio matices y perfiles distintos. De hecho, yo creo que suma la intención de cada partido de mantener su identidad. El objetivo nuestro es terminar con el populismo en la Argentina: no hay otro objetivo en el corto plazo. Eso es lo que hace falta para hacer las transformaciones necesarias en el país. Entonces, yo no puedo compartir cuando escucho a dirigentes nuestros que se alejan de ese camino. Eso fue un poco lo que me pasó con lo de Facundo. Pero ya está, no pasa nada, hay que llevar tranquilidad y también entender que esto forma parte del normal funcionamiento de una coalición que tiene partidos con un denominador común pero con identidades propias y diversas. Mientras nosotros tengamos el mecanismo de las Paso, estoy tranquilo que cada uno puede expresar las diferencias que quiera porque al final es la que gente la que va a determinar cuál es el perfil que debe tener Juntos por el Cambio.

-¿Y si el mecanismo de las Paso ya no está más? El Gobierno está decidido a tratar de eliminarlas en las próximas elecciones…

-No va a ser fácil que el Gobierno elimine las Paso. Yo, y todo Juntos por el Cambio, nos estamos ocupando de que cualquier diputado que intente votar a favor de la eliminación de las Paso también pague el costo político de hacerlo. El Gobierno solo tiene 118 diputados y necesita 129, así que va a tener que ir a buscar diputados que seguramente van a tratar de competir en el próximo proceso electoral y entones van a tener que explicarle a la ciudadanía porque facilitaron las chanches para que el kirchnerismo siga en el poder. Yo veo diputados opositores al kirchnerismo, como Florencio Randazzo o Graciela Camaño, donde me parece difícil que puedan votar algo así. Si votan con el kirchnerismo, ¿de qué se van a disfrazar después?

Pero si nos ganan y terminan sacando las Paso, tenemos que estar preparados para eso. No es la muerte de nadie. Si nos cambian las reglas de juego, tendremos que tener una interna más amplia, con participación masiva de la gente, y elegir la candidatura así. No pasa nada. Obviamente que la herramienta de las Paso es muy buena. Pero si no están las Paso, hay que buscar otro mecanismo.

-En este camino hacia las elecciones, ¿pueden incorporarse otros nombres a la ‘unidad’ de Juntos por el Cambio? ¿Podría aparecer, por ejemplo, un Milei?

-La verdad que yo no lo veo a Milei porque ha girado desde una posición liberal a una posición conservadora nacionalista extrema de derecha. Y lo demostró con el apoyo reciente a Giorgia Meloni (futura primer ministro de Italia). Y ese discurso de Meloni no es de un líder liberal sino de un líder conservador, que es exactamente lo opuesto a un liberal. Con los sectores conservadores es difícil construir.

Pero sí creo que con Javier tenemos que explorar acuerdos en algunos distritos puntuales como la Provincia de Buenos Aires, donde no hay ballotage. Entonces, nosotros podríamos convertir la Paso en una primera vuelta ¿Cómo funcionaría? La idea es que a las Paso se presenten todos, que Javier presente su candidato a gobernador, que Juntos por el Cambio presente sus candidatos, y ahí vamos a ver cuál es el candidato más elegido por la gente. Después, la regla es muy simple: el que gana las Paso de los opositores, es el que candidato que pelea contra Kicillof.

Si el candidato a gobernador más elegido es el de Javier, nosotros no bajamos. Y así le vamos a ganar a Kicillof con uno solo. Si nosotros vamos a enfrentar a Kicillof en la elección final de octubre con la oposición partida en dos o tres candidaturas, la verdad que se va a hacer muy difícil porque vamos a dividir muchos votos y así dejamos servida en bandeja a la Provincia. Si Milei quiere terminar con el populismo en la Provincia como queremos nosotros, ¿por qué no aceptamos esta regla?

-¿Y el radicalismo ya tiene un candidato a gobernador en la Provincia?

-Me pone un poco incómodo esa especulación. Yo trabajo para que Juntos por el Cambio gane la Provincia de Buenos Aires y que el próximo gobernador sea nuestro. Todavía no sé quién va a ser. Ni siquiera sé quiénes serán los candidatos radicales. Está demasiado abierto el panorama, falta mucho tiempo, pero no importa mucho ahora. El nombre y apellido lo va a decidir la gente y nosotros tenemos que trabajar para ofrecer muchos nombres en las Paso.

-¿Cómo vivió la represión del Gimnasia-Boca que terminó con la muerte de un hincha? ¿Qué análisis se puede hacer de esta tragedia?

-Lo viví con mucha angustia. Yo soy de Gimnasia, de hecho, y no fui a la cancha de milagro porque justo ese día fue el cumpleaños de mis hijos. Fue un baldazo de agua fría la noticia del fallecimiento de ‘Lolo’ Regueiro. Pero después de la angustia, sentí fastidio porque este es un Gobierno que ha hecho fracasar al Estado prácticamente en todo. Nosotros ya no podemos tener una cancha con público local y visitante, naturalizamos eso, pero ahora tampoco podemos tener un espectáculo con público local solamente. ¿Qué fue lo que pasó el otro día en la cancha de Gimnasia? He ido a partidos mucho más complicados y nunca vi a la fuerza policial atacar contra la gente con esa voracidad. Fue una desproporción y una locura lo que pasó. Parecía que había una batalla campal contra narcotraficantes cuando del otro lado lo único que había era gente indefensa. Pero lo que más angustia es la confirmación del fracaso total del Estado. Este Gobierno no hace bien una cosa; a todos los Gobiernos siempre se les pudo rescatar algo, aunque sea una cosa, pero este es el primer Gobierno al que no se le puede rescatar nada porque absolutamente fracasa en todo lo que hace.

-¿Y cree que Sergio Berni tiene que dar un paso al costado del ministerio de Seguridad?

-Por supuesto. Berni tendría que haber presentado la renuncia inmediatamente esa noche. Y tendría que someterse a la Justicia. Alguien se tiene que responsabilizar. ¿Quién va a ser el responsable de la muerte de Lolo? ¿El Estado va a mirar para otro lado? ¿No va a pasar nada? El ministro tiene que renunciar y el gobernador también tiene que aparecer y dar la cara. Kicillof esa noche estaba escondido debajo de ocho baldosas. Nunca aparece cuando hay conflictos. Todo fue un desastre.

-Más allá de las internas, ¿siente que alcanzó cierta madurez Juntos por el Cambio? ¿Ve más fuerte a la coalición de cara al 2023 o qué falta?

-Sí, hoy Juntos por el Cambio es bastante más que Cambiemos. Cambiemos era Macri y diez más; el volumen políticamente competitivo era casi todo Macri. Y ahora está cambiando esa realidad: ahora hay más partidos políticos y están mucho más fuertes cada uno de los partidos. Del radicalismo emergieron muchas figuras nuevas y todas son figuras que ya compiten electoralmente. Vamos a estar muy cerca de recuperar Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Neuquén, Chubut, Tucumán y hasta la Provincia de Buenos Aires. El radicalismo ya no es el acompañante que va en la butaca del nene, atrás, sino que ahora tiene protagonismo. Y ese protagonismo hay que ganárselo con candidatos que estén dispuestos a disputar para ganar y que logren conectar con la gente. A cada distrito que voy me encuentro con un grupo de evolución radical que tiene hambre por ganar y gobernar y esto lo mismo lo veo en todo Juntos por el Cambio.