Qué hacer con mis honorarios

4 de Mayo de 2022 18:11

Por Redacción 0223

PARA 0223

Ardua labor la de preparar nuestros honorarios cuando trabajamos de forma independiente ofreciendo nuestros servicios, nuestra profesión, nuestros conocimientos.

En una Argentina sumamente volátil es necesario poder tener la mayor cantidad de variables bajo control para no “terminar perdiendo” a lo largo de la ejecución del trabajo o proyecto.

Es por eso que, acá van una serie de tips de suma utilidad:

Cálculo de horas y asignación de valor

Si nos contratan o nos solicitan algún proyecto, en principio, debemos tener en claro la cantidad de horas globales que vamos a dedicar a este trabajo en especial, incluyendo en el cálculo: tiempos de traslado si lo hubiera, reuniones, horas de preparación y horas en computadora o en lugar donde realicemos el servicio.

Una vez que tenemos en claro esto debemos agregar costos de alquiler de espacio u oficina, gastos de luz, wifi, teléfono, viáticos, es decir todo aquello sea fijo o variable y que podamos prorratear por aumentar nuestro consumo al sumar un proyecto más.

¿Podemos expandirnos al exterior y exportar nuestros servicios?

Claro que sí, es cuestión de probar. Hay muchas plataformas que funcionan como lugares de encuentro entre esas empresas y tu talento o emprendimiento para trabajar de forma remota sin necesidad de cumplir horario de oficina. La ventaja es que suelen abonar en moneda extranjera o inclusive en criptomonedas.

Las plataformas más consultadas por los argentinos son Bumeran, Linkedin, Freelancer, Fiver Upwork, Weremoto y Guru, entre algunas otras.

Si me pagan en dólares, ¿qué hago con ellos?

Exportar nuestro conocimiento implica, en la mayoría de los casos, que nos paguen por ello en otra moneda distinta al peso argentino. Algunos lo ingresan pesificándolo, otros optan por la apertura de una cuenta en el exterior y en otros casos se elige pasar ese pago en moneda extranjera a stablecoins como DAI o USDT, es decir, a criptomonedas que tienen paridad 1 a 1 con el dólar, por ende, sin volatilidad ya que están atadas al dólar estadounidense.

En consecuencia, si nos abonan por ejemplo por PayPal, podremos comprar con esos dólares, el equivalente en criptomonedas y enviarlos a nuestra dirección de wallet. Una vez hecho esto tendremos en control de nuestro dinero, en cualquier lugar del mundo que estemos y con respaldo, ya que cotizan sin la habitual inestabilidad de las criptomonedas tradicionales como Bitcoin o Ethereum.

Lo cierto es que son muchos los profesionales que combinan prestar servicios dentro y fuera de nuestras fronteras. De esta manera, si tenemos la posibilidad de trabajar para el exterior debemos ver qué nos convendrá hacer con lo cobrado. La opción de las stablecoins viene siendo una de las más elegidas ya que ofrece la posibilidad de resguardarlas frente a la perdida de poder adquisitivo del peso y disponerlas cuando queramos sea para convertirlas nuevamente a dólares por alguna necesidad que tuviéramos o pesificarlas en cualquier Exchange local de forma muy rápida y sencilla. 

 

Temas

    Comentarios de usuarios de Facebook