Se viene el aguinaldo: qué hago con la plata

En un contexto de alta inflación, adelantar consumo, invertir en fondos comunes, acceder a plazos fijos actualizados por UVA u optar por los Cedears, figuran entre las mejores opciones.

El sueldo anual complementario o, en criollo, lo que conocemos como aguinaldo, tiene un gusto distinto al ser un extra que cae en la mitad del año cuando necesitamos ese refuerzo para transitar los meses que le restan al 2022. Claro que siempre ganarle a la inflación es uno de los objetivos que se busca a la hora de pensar qué hacer con este medio sueldo. Adelantar consumo, invertir en fondos comunes, acceder a plazos fijos actualizados por UVA u optar por los Cedears, entre las mejores opciones.

El dato duro a no descuidar es que, según relevamientos de distintas consultoras privadas, las expectativas que tiene el mercado para la inflación de este año rondan el 70%, por ende, la traducción para intentar proteger el bolsillo sería que tener pesos en una caja de ahorro sin invertirlos es: perder plata, ya sea en el corto o largo plazo porque esos pesos se licúan con la inflación.

 

Un destino habitual es atacar lo urgente, es decir, cancelar deudas que vienen acumulando intereses por ejemplo a partir del refinanciamiento de la tarjeta de crédito. Es importante priorizar la cancelación de deudas (de haber), ya que nos ahorramos los intereses y queda nuevamente abierto el crédito por si surgiera alguna urgencia a futuro.

Otra opción es adelantar el consumo. Esta alternativa viene siendo bastante elegida por quienes tienen el excedente suficiente en pesos para consumir “hoy” previendo el aumento de “mañana”. Equipamiento para el hogar y electrónica, entre lo más elegido.

Si se decide que la mejor inversión es guardar ese dinero sin definición del plazo de tiempo las opciones más conservadoras serían el plazo fijo ajustable por UVA o la compra dólares para su atesoramiento (en cualquiera de sus alternativas: dólar blue, bolsa, solidario). Dato: hoy el dólar blue es el más barato del mercado.

La alternativa de plazo fijo sigue siendo optar por el tradicional a 30 días o por el ajustable por UVA. Y, por sus rendimientos recientes, a pesar que el UVA hay que dejarlo al menos 90 días, vienen marcando una renta mayor en el caso del ajustable (UVA).

Para salir de los bancos y empezar a moverse en instrumentos más sofisticados, los fondos comunes de inversión aparecen como un buen primer paso pudiendo optar por perfiles tanto conservadores, como moderados o arriesgados. Es una buena forma de diversificar las colocaciones y de disponer de liquidez inmediata ya que los rescates son entre 24 y 72 horas.

Lo ideal en este contexto es buscar instrumentos que brinden cobertura por inflación y cobertura por devaluación, así una porción de los ahorros puede colocarse en un fondo que invierte en activos dollar linked.

También existe la opción, para perfiles moderados, que están dispuestos a correr algo de riesgo a cambio de la posibilidad de obtener mejores ganancias, de apostar a los bonos corporativos en dólares. Aquí el horizonte de inversión es de uno a dos años de plazo.

Y, por último, los Cedears, que están orientados a inversores que busquen aspirar a ganancias potencialmente mayores a costa de afrontar un riesgo más importante. Son certificados de depósitos argentinos y representan acciones de empresas que cotizan en el extranjero. Son una vía de invertir en el exterior sin mover el dinero del país y pudiendo hacerlo en pesos.

Antes del 30 de junio, el medio aguinaldo ingresará en las cuentas bancarias de los empleados en relación de dependencia formalizados, sin embargo, desde ahora se evalúa cual será en cada caso particular el mejor destino para otorgarle a este dinero extra, que siempre dependerá de las urgencias y de los horizontes de tiempo.

Comentarios de usuarios de Facebook