0223.com.ar
Gregoria, la jubilada que viajó 36 horas para ver a Cristina

Gregoria, la jubilada que viajó 36 horas para ver a Cristina

Por Redacción 0223

Llegó en micro desde Río Gallegos, lugar en el que vive. "Yo sigo a la señora a todas partes, no me iba a perder este", contó a 0223.

Hacía 15 minutos que el acto de Cristina Kirchner había empezado cuando, con gran esfuerzo, una mujer logró hacerse lugar entre la multitud que seguía la transmisión a través de una pantalla de led en la esquina de San Martín y San Luis, y llegó al vallado que separaba a la gente del equipo de sonido. "¿Me ayudás a poner este cartel en un lugar que se vea?", pidió, y desplegó un enorme cartón en el que había escrito con fibra azul: "Bienvenida Cristina. Río Gallegos, provincia de Santa Cruz".

Gregoria Tubez, de 73 años, viajó 36 horas para poder estar en este lugar. Llegó en micro desde Río Gallegos, lugar en el que vive. "Yo sigo a la señora a todas partes, no me iba a perder este", contó a 0223.

La jubilada, que pudo viajar gracias a la ayuda de sus hijos, dijo estar "muy orgullosa y feliz" de haber llegado, y aseguró que tuvo la oportunidad de conocer a la expresidenta.

Sin contener las lágrimas, Gregoria reconoció que "se extraña" a Cristina y señaló que ella se sumó en los últimos días a la lista de jubilados y discapacitados que se quedaron sin cobertura de los medicamentos.

A pesar del cansancio de tantas horas de viaje, la mujer permaneció firme sobre la valla, con su cartel en alto, observando la pantalla de leds que mostraba lo que ocurría dentro del teatro Radio City. Al final de cuentas, a eso había venido.

Comentarios

Gregoria, la jubilada que viajó 36 horas para ver a Cristina

Llegó en micro desde Río Gallegos, lugar en el que vive. "Yo sigo a la señora a todas partes, no me iba a perder este", contó a 0223.

Hacía 15 minutos que el acto de Cristina Kirchner había empezado cuando, con gran esfuerzo, una mujer logró hacerse lugar entre la multitud que seguía la transmisión a través de una pantalla de led en la esquina de San Martín y San Luis, y llegó al vallado que separaba a la gente del equipo de sonido. "¿Me ayudás a poner este cartel en un lugar que se vea?", pidió, y desplegó un enorme cartón en el que había escrito con fibra azul: "Bienvenida Cristina. Río Gallegos, provincia de Santa Cruz".

Gregoria Tubez, de 73 años, viajó 36 horas para poder estar en este lugar. Llegó en micro desde Río Gallegos, lugar en el que vive. "Yo sigo a la señora a todas partes, no me iba a perder este", contó a 0223.

La jubilada, que pudo viajar gracias a la ayuda de sus hijos, dijo estar "muy orgullosa y feliz" de haber llegado, y aseguró que tuvo la oportunidad de conocer a la expresidenta.

Sin contener las lágrimas, Gregoria reconoció que "se extraña" a Cristina y señaló que ella se sumó en los últimos días a la lista de jubilados y discapacitados que se quedaron sin cobertura de los medicamentos.

A pesar del cansancio de tantas horas de viaje, la mujer permaneció firme sobre la valla, con su cartel en alto, observando la pantalla de leds que mostraba lo que ocurría dentro del teatro Radio City. Al final de cuentas, a eso había venido.

Conectar
Crear cuenta