B nacional

30 de Noviembre de 2014 18:54

Aldosivi dejó pasar una gran chance

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La desazón de Aldosivi en el centro del campo de juego, concluída la derrota (Fotos: 0223).

En Córdoba, le ganaba a Instituto con un gol al minuto de partido. Pero defendió mal, atacó poco, y "la Gloria" lo dio vuelta 3 a 2. Ahora, a esperar otros resultados para seguir con oportunidades de ascenso. Cobertura de 0223. 

Una gran oportunidad parece haber dejado pasar Aldosivi. El equipo de Mar del Plata llegó a Córdoba con la ilusión de ganar para ascender o al menos quedar a un paso de lograrlo. Pero Instituto aprovechó todos los errores que el equipo de Quiroz cometió en defensa y mediocampo, y tras comenzar perdiendo al minuto, dio vuelta el resultado: 3 a 2, y el “Tiburón” que quedó tambaleando, dependiendo de otros resultados y de ganar sí o sí el próximo domingo ante Gimnasia de Jujuy, en la última fecha del torneo de la B Nacional.

El partido comenzó de la mejor forma para Aldosivi. Porque movió del medio, generó rápidamente con una asociación por derecha un tiro de esquina, Carranza lo ejecutó cerrado y Lugüercio anticipó en el primer palo, con una “peinada” que cruzó el arco. Uno a cero muy celebrado, e Instituto que no había tocado la pelota. 

El conjunto local evidenció el baldazo de agua fría. Tibio para atacar, la “Gloria” tuvo que esperar algunos minutos para reaccionar. A los 10´ Carranza habilitó muy bien a López Macri por lo bajo, pero el arquero Olivera llegó antes. 

Pero con la ventaja a su favor, el equipo de Quiroz cedió la pelota a su rival, que empezó a encontrar facilidades y espacios en las amplias dimensiones de su cancha. No fueron por más los marplatenses. 

Instituto empezó a llegar. Machin entró solo por derecha y su centro-remate fue a las manos de Campodónico. Tras una infracción de Lequi sobre el costado izquierdo a los 12 minutos, el exRosario Central ya le reclamaba a los gritos a los delanteros para que colaboraran en la presión y recuperación.  De ese envío, bajaron la pelota al medio de cabeza y Mazzola definió por encima del travesaño.

Aldosivi tenía problemas para frenar el mediocampo. Instituto buscaba por los costados, y llegaba a fondo con facilidad. El equipo portuense se mostraba muy distanciado entre sus líneas, abierto. Así, a los 23 minutos y cuando el encuentro estaba entrando en una meseta, con imprecisiones y pelotas por el aire, Instituto llegó al empate: Gotti –la figura- desbordó fácilmente por derecha, puso el centro al área y Mazzola anticipó al palo lejano de Campodónico. Uno a uno.

Desde entonces, Aldosivi la pasó mal. Tres minutos después, Gotti cabeceó en soledad a las manos del arquero, tras centro de Machín. Mucha liviandad defensiva del equipo. El conjunto de Mar del Plata buscó asociarse con la pelota. Por momentos lograba hacer pie, pero no podía desequilibrar en ataque. Aunque daba la sensación de que con más precisión, podía lastimar a una defensa local no daba garantías. A la media hora, Carranza ejecutó desde lejos un tiro libre apenas desviado.Antes del descanso, Instituto volvió a inquietar: Bernardi abrió para Aguirre, con la defensa de Aldosivi desbalanceada, pero el “10” definió a la ubicación de Campodónico. 

En el segundo tiempo, Aldosivi casi logra “dormir” nuevamente a su rival, porque a los 40 segundos Canever llegó a fondo, y Lamberti remató alto, en buena posición y de frente al arco. Pero fue un espejismo. Porque el que terminó “durmiendo” a su oponente fue Instituto: antes de llegar a los dos minutos, llegó un córner desde la derecha, la defensa despejó corto, Bernardi devolvió la pelota al área de forma defectuosa y Gotti anticipó a todos –como una metáfora del partido mismo, Instituto siempre antes- y venció a Campodónico. Dos a uno para el local.

El partido se convirtió en un martirio para el equipo de Quiroz. Porque los desajustes se profundizaron, ante un rival que, envalentonado por sus hinchas, fue por más: a los 4´ Gotti –una pesadilla- remató fuerte, Campodónico dio rebote largo y casi le comete penal a Mazzola en la recuperación. Luego, otra vez Gotti fue de derecha al centro y remató alto. El mediocampo no frenaba a nadie, y los zagueros quedaban expuestos ante los delanteros de Instituto. Quiroz llamó a Miracco para reemplazar a Galván (dolorido y con 4 amarillas). Era para reforzar el medio, aunque lo hizo minutos después con Capurro por Seccafién.

Llegando a los 11´ Campodónico salvó el tercero: Gotti se la tiró por un costado la pelota a Lequi y definió mano a mano, pero el arquero tapó,  la pelota luego cayó al techo del arco. No había reacción en el “Tiburón”. Los delanteros no hacían pie cuando la pelota llegaba al campo contrario. Instituto anticipaba, jugaba tranquilo y con confianza. A los 19´ Bernardi fue de izquierda al centro, mano a mano con León, pero definió elevado.

Quiroz se jugó la última ficha con el ingreso de Vildozo por Lamberti. Nada cambió. Más jugadores de ataque, más exposición y nulo fútbol.
A los 31´ Campodónico, otra vez, tapó al córner un remate de Correa. De ese envío, el zaguero Schmidt anticipó de cabeza, cruzado, para el 3 a 1 lapidario. 

Fue el final, aunque Lugüercio recibió dentro del área a los 44´, por derecha, se acomodó para la zurda y definió bárbaro para vencer a Olivera. Hasta el cuarto minuto de descuento, Aldosivi "apretó" con envíos largos, y tuvo el empate en dos definiciones fallidas de Miracco, aunque forzadas. Hubiese sido mucho premio. 

Los marplatenses jugaron mal, dejaron pasar una buena oportunidad de quedar en el umbral del ascenso. Ahora, a esperar por resultados que de una mano para que en la última fecha, venciendo a Gimnasia de Jujuy -sí o sí- pueda festejar.  De lo contrario, la tristeza será inversamente proporcional a la ansiedad y felicidad de la previa. 

Compartir
Compartí esta nota