RADIO
EN VIVO
imagen

Reserva del puerto

20 de Marzo de 2014 17:09

Reserva: el municipio rechazó el estudio de impacto ambiental de Aldosivi

La historia que comenzó a partir del inicio de las obras que realiza el Club Aldosivi en un predio aledaño a la Reserva Natural del Puerto sumó en las últimas horas un nuevo capítulo. Es que, a raíz de los reclamos de los vecinos de la zona de Punta Mogotes y de activistas de Greenpeace -y que hasta incluyeron denuncias ante la justicia-, la entidad deportiva presentó finalmente una evaluación de impacto ambiental para demostrar que los trabajos no generaban daños a la flora y fauna de ese sector de Mar del Plata.

Sin embargo, la Dirección de Gestión Ambiental de la municipalidad desestimó la presentación al considerar que la documentación aportada por Aldosivi “es incompleta e insuficiente para emitir la Declaración de Impacto Ambiental requerida por la Ley 11.723 de la provincia de Buenos Aires”.

Según un detallado informe emitido por los especialistas del organismo que funciona bajo la órbita del Ente de Obras y Servicios Urbanos, “la información referente a la línea de base utilizada para la confección de la evaluación describe una pérdida de diversidad que resulta de alto impacto ambiental y una disminución de los ambientes de multiplicación”.

También sugirieron la realización de “otros relevamientos en diferentes fechas” y advirtieron que en el informe proporcionado por Aldosivi “no se ve reflejado en las cualificaciones realizadas en la Evaluación de Impacto Ambiental”. Por ello, instaron a los responsables del proyecto a presentar un “exhaustivo Programa de mitigación, Monitoreo Ambiental y Compensación Ambiental de la zona de biodiversidad –que incluya el humedal y la fauna terrestre, acuática y avifauna- adyacente elaborado por profesionales inscriptos con incumbencia”. “Lo presentado es incompleto y no es cuantificable”, insistieron en otro tramo del escrito.

Por otra parte, indicaron que la presentación del club del Puerto carece de un estudio de suelo que contenga información respecto de la aptitud, mecánica, permeabilidad, fijación de terrenos, relieve y topografía del predio donde se construye el polideportivo.

Además, subrayaron que no se presentó documentación que indique el grado de inundabilidad del predio y que el Plan de Gestión Ambiental “es insuficiente por contemplar solamente la gestión de residuos” y, en consecuencia, “no cumple con los estándares de confección de un Plan de Gestión Ambiental”.

Pero más allá de las falencias que presenta la evaluación de impacto ambiental, los especialistas del Enosur agregaron que las autoridades de la institución tampoco dieron a conocer un Plan de Contingencias elaborado por un profesional inscripto y con incumbencia;  ni los correspondientes certificados de factibilidad de provisión de servicios de agua y cloacas de Obras Sanitarias o la Autoridad del Agua; así como tampoco el permiso de perforación del recurso hídrico subterráneo y disponibilidad emitido por la misma empresa municipal y/ organismo provincial en caso de que la provisión de agua se realice por pozo profundo.

Por último, enumeraron que “no fue exhibida la documentación que acredite la factibilidad de los servicios de electricidad y gas natural”.