Padres de la escuela 2 piden al Juez Salas que levante la clausura | 0223

Padres de la escuela 2 piden al Juez Salas que levante la clausura

Con un petitorio solicitarán que habilite el sector de la primaria, mientras se trabaja en la secundaria 46. Los chicos desde octubre concurren a la escuela 5 que está “en pésimo estado”.

24 de Marzo de 2015 12:03

A 4 semanas del inicio de clases, los alumnos de la escuela primaria 2 siguen concurriendo “de prestado” a la escuela N°5, mientras se resuelve la clausura del establecimiento, que ocurrió en octubre del año pasado. Lo curioso del caso es que la comunidad educativa del establecimiento insiste en que la escuela “ya está en condiciones” y es por eso que elevarán un petitorio al juez Néstor Salas, para que levante la medida judicial "aunque sea de manera parcial”.

“El fiscal general Cartolano presentó el pasado 5 marzo un escrito en que coincidía con el informe que se elevó a la Dirección Provincial de Infraestructura (DPI), que avala el correcto estado edilicio de la escuela 2, luego de los trabajos que se realizaron durante el verano y que según el Juez resultaron "insuficientes". Es por eso que pedimos que levante la clausura y que los chicos vuelvan a su escuela”, afirmó Federico Pucciarelli, padre de uno de los alumnos a 0223.

El hombre, junto a un grupo de padres, realizó diversas tareas de reparación de las instalaciones eléctricas y del techo del complejo educativo de Dorrego 633, donde se brinda educación primaria (escuela N°2), secundaria (N°46) y de enseñanza media nocturna (N°11).

El argumento que sostiene este grupo de más de 100 padres, ex alumnos y docentes del colegio que firmaron esta solicitada de habilitación “parcial”, es que la planta baja, donde se encuentra la primaria, está “en excelentes condiciones” y que la secundaria –que aún no tiene final de obra- está separada del resto del colegio.

 “Al secundario sólo le falta la reparación de los baños, que corre por cuenta de Obras Sanitarias y que según el ingeniero Mario Dell Ollio estaría concluido en 30 días”. “Sólo le pedimos al Juez que se le ablande el corazón y que permita que los nenes vuelvan a su escuela”, reclamó Pucciarelli.

Con respecto a las declaraciones de María Sol Borsani, extitular de la cooperadora y abogada que impulsó la clausura, en relación a que existirían filtraciones en el cielorraso que impedirían el normal dictado de clases, Pucciarelli  remarcó que “no existe ninguna filtración de ningún techo porque estos fueron reparados en enero”. “No entiendo cómo puede decir eso si ni siquiera pudo entrar al colegio, ya que no tiene la llave. Estamos llevando a los nenes a la escuela 5, que está igual o peor que cuando se clausuró la primaria N°2”, concluyó.

Por su parte Gustavo Volpe, otro de los padres que puso “la mano de obra” en la reparación de la escuela, señaló a este diario digital que “la parte amparista quiere que el Estado Provincial cumpla con las obras y según ellos después de Semana Santa estaría levantada la medida judicial. Pero hay 500 chicos que están teniendo clases en forma precaria, lejos de su escuela, sentados en los pisos y en una escuela que no está en buenas condiciones”, aseguró.