Tragedia en la playa

9 de Enero de 2018 13:10

Guardavidas reclaman carteles: “Mar del Plata no termina en Constitución”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Ramiro Ferro fue quién sacó a Emma, la nena de dos años que falleció este lunes. Dijo que continuamente se desprenden partes del acantilado.

Ramiro Ferro fue el guardavidas que corrió a ayudar a la familia de la nena que murió trágicamente este lunes, aplastada por parte de un barranco que se desprendió del acantilado de la playa Las Delicias, en la zona norte de Mar del Plata. “Lo que pasó ayer fue terrible. Era desesperante porque cada segundo que pasaba eran menos posibilidades de rescartarla. Yo pude sacar a Emma y le hicimos las tareas de reanimación”, recordó en diálogo con 0223, aún conmovido por lo que le tocó vivir.

 

 

Más allá del dolor, el guardavidas de esa playa desde hace tres años señaló que es común el desprendimiento de grandes trozos de arcilla en ese lugar, por lo que reclamaron que se coloquen carteles en los que se prevenga a la gente de los peligros que generan los acantilados.

Ver más: "Los guardavidas continuamente sacan gente de abajo del acantilado; están destruidos"

“Veo los recursos y la infraestructura que se ha puesto en Mar del Plata y me parece muy bien, pero Mar del Plata no termina en Constitución. Mucha gente elige estas playas y tiene todo el derecho a ser cuidada. Más allá de la buena predisposición nuestra y de la gente, un cartel podría haber cambiado las cosas”, señaló Rodrigo.

El guardavidas recordó que esta playa se generó a partir de la concreción del emisario submarino que permitió que el agua se convirtiera en apta para la recreación y generó, además, que se recuperaran metros de arena. “Esta playa no tenía afluencia de público. Y en estos tres años he visto cómo ha mejorado. La gente la elige porque es una playa alejada, linda para disfrutar”, señaló Rodrigo.

 

De hecho, señaló que hace pocos días habían realizado una nota para Teleocho informa en la que mencionaban los problemas que tenía esta playa, entre los peligros del acantilado y la basura que se generaba, sin que la empresa recolectora de residuos los levantara.

El guardavidas de Las Delicias relató que la gente se pone en los acantilados para resguardarse del sol. Y si bien algunas personas les hacen caso y se retiran, otras “se te ríen”. “Un cartel podría haber ayudado. La gente no es tonta, si le ponés un cartel va a entender”, concluyó.

Compartir
Compartí esta nota