Tragedia en la playa

16 de Enero de 2018 14:56

La mamá de Emma donó aerosoles y los guardavidas pintaron "Peligro" en el acantilado

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Luego de que el municipio colocara dos carteles en las bajadas a la playa Las Delicias, la madre de la nena que murió aplastada les pidió a los guardavidas que dejen pintadas. También les entregó dos palas.

Luego de la tragedia en la que Emma Perazzo Sottile perdió la vida aplastada por el desprendimiento del acantilado en la playa Las Delicias, en el norte de Mar del Plata, el municipio colocó dos carteles de advertencia en las bajadas a la playa. Sin embargo, la familia de la pequeña niña no quiso quedarse solo con eso: el día que los papás de Emma fueron a la playa a colocar un cartel en memoria de su hija, le pidieron a los guardavidas que pinten el acantilado para advertir a la gente del peligro de derrumbe.

"Ella decidió donar los aerosoles. Los trajo el abuelo de Emma que vive en Mar del Plata y nosotros pintamos el acantilado, en los 1.200 metros de extensión que tiene la playa", contó Marcelo Galdós, jefe de guardavidas en ese sector.

 

A su vez, la mamá les envió dos palas para que queden en la casilla de los guardavidas y puedan tener un elemento para intervenir si se repite una situación como la que le tomó a vivir a Emma.

Ver más: Por orden de la Justicia, el municipio señalizó la playa en la que murió una nena aplastada por un acantilado

"Desde la tragedia de Emma, hemos empezado a pintar con aerosoles todo el acantilado. Es una extensión de 1200 metros. Hemos cubierto una gran extensión. Creo que eso va a ayudar un poco más para que la gente lo vea de frente y no se acerque", dijo el guardavidas a 0223.

Además, luego del pedido de la Justicia de adoptar medidas de prevención en la playa de la tragedia, el municipio también colocó en algunos sectores una malla para impedir que la gente pueda acercarse al acantilado. "Estamos esperando más cartelería porque hay otras zonas tanto o más peligrosas que donde ocurrió la tragedia", dijo el guardavidas.

"También tengo que destacar que la gente, la empresa privada donde está el muelle, tenía hoy una cuadrilla poniendo postes y alambrados para que la gente no pase al muelle para ir a pescar. Es una zona sumamente peligrosa, donde este invierno hubo una tragedia", dijo Galdós.

Ver más: La palabra de Javier, el papá de Emma: "Con que pongan un cartel ya estoy satisfecho"

Más allá de las advertencias, los guardavidas todos los días siguen con la tarea de prevención e intentan que la gente no se acerque a los acantilados. "Es difícil porque los días de mucho calor la gente busca la sombra", explicó el jefe del sector.

Compartir
Compartí esta nota