0223.com.ar
Ató a su hija a la cama para que no vaya a drogarse: se escapó

Ató a su hija a la cama para que no vaya a drogarse: se escapó

Por Redacción 0223

Susana Chiramberro vive angustiada: su hija Paula tiene 30 años y hace casi una década es adicta. Pide ayuda a la Justicia para poder internarla.

Susana Chiramberro hace años que atraviesa un calvario producto de la feroz adicción a las drogas que tiene su hija Paula Cipriano. Intentó de todo y en las últimas horas llegó a una medida desesperada: la ató a la cama para evitar que se escape. Sin embargo, no sabe cómo, ella volvió a irse de su casa.

“Se habrá ido a las villas a donde va a comprar droga y en unos días volverá”, dice Susana a 0223 resignada ante una situación que ya vivió una y otra vez. “La anteúltima vez que volvió estaba como loca queriendo pegarle a la gente. Otras veces las tenemos que entrar porque la encuentran tirada por ahí”, recuerda.

La joven comenzó a consumir drogas fuertes cuando tenía poco más de 20 años. En esa época, inició su adicción a la cocaína, pero en los últimos tiempos la situación se agravó: empezó a fumarla. El año pasado, tras acercarse a una Iglesia Evangélica, estuvo siete meses sin consumir, pero volvió a caer en las garras de la adicción.

Este martes, Susana fue a la Justicia de Familia para pedir ayuda: quiere que internen a su hija de manera compulsiva. Para evitar que vuelva a consumir, junto a su marido, decidieron atarla a una cama y cerrar la persiana del local lindero a la vivienda en el barrio Regional donde viven. “No sé cómo se escapó”, insiste Susana.  

La mamá de Paula espera que alguien la ayude para poder internar a su hija. Es que la nueva legislación de salud mental establece más requisitos para que la Justicia pueda ordenar una internación compulsiva. Y Susana, dice, no da más. “Yo no sé qué más hacer. Ella tiene dos hijos, uno de 13 años y otro de 3 y nosotros los queremos preservar”, concluye.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Ató a su hija a la cama para que no vaya a drogarse: se escapó

Susana Chiramberro vive angustiada: su hija Paula tiene 30 años y hace casi una década es adicta. Pide ayuda a la Justicia para poder internarla.

Susana pide auxilio a la Justicia de Familia. Foto: 0223. 

Susana Chiramberro hace años que atraviesa un calvario producto de la feroz adicción a las drogas que tiene su hija Paula Cipriano. Intentó de todo y en las últimas horas llegó a una medida desesperada: la ató a la cama para evitar que se escape. Sin embargo, no sabe cómo, ella volvió a irse de su casa.

“Se habrá ido a las villas a donde va a comprar droga y en unos días volverá”, dice Susana a 0223 resignada ante una situación que ya vivió una y otra vez. “La anteúltima vez que volvió estaba como loca queriendo pegarle a la gente. Otras veces las tenemos que entrar porque la encuentran tirada por ahí”, recuerda.

La joven comenzó a consumir drogas fuertes cuando tenía poco más de 20 años. En esa época, inició su adicción a la cocaína, pero en los últimos tiempos la situación se agravó: empezó a fumarla. El año pasado, tras acercarse a una Iglesia Evangélica, estuvo siete meses sin consumir, pero volvió a caer en las garras de la adicción.

Este martes, Susana fue a la Justicia de Familia para pedir ayuda: quiere que internen a su hija de manera compulsiva. Para evitar que vuelva a consumir, junto a su marido, decidieron atarla a una cama y cerrar la persiana del local lindero a la vivienda en el barrio Regional donde viven. “No sé cómo se escapó”, insiste Susana.  

La mamá de Paula espera que alguien la ayude para poder internar a su hija. Es que la nueva legislación de salud mental establece más requisitos para que la Justicia pueda ordenar una internación compulsiva. Y Susana, dice, no da más. “Yo no sé qué más hacer. Ella tiene dos hijos, uno de 13 años y otro de 3 y nosotros los queremos preservar”, concluye.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar