Judiciales

18 de Junio de 2018 11:17

Caso Melmann: “Este hijo de puta tiene que ir preso”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Lo dijo Laura Calampuca, mamá de Natalia, la joven violada, torturada y asesinada en 2001. En la jornada hablarán los testigos de la defensa de Ricardo Panadero, exsargento de la Bonaerense. Por el caso ya hay tres expolicías con condena.

Este lunes en Tribunales los testigos de la defensa del exsargento de la Policía, Ricardo Panadero, prestarán testimonio, en el marco del segundo juicio por el crimen de Natalia Melmann, la joven violada, torturada y asesinada en febrero del 2001.

En la puerta de la sede judicial, Laura Calampuca, mamá de la joven asesinada en Miramar admitió que “vive estos momentos con desesperación” y espera “que esto termine rápido”. “Tenemos otro ADN que buscar, tenemos un quinto asesino. Según un testigo hubo ocho. El dolor es más terrible”, señaló, en diálogo con 0223.

“Si me lo permiten voy a hablar pero jurídicamente yo no entiendo nada. Lo único que sé es que la verdad está en el cementerio, ahí está mi hija, aunque a ella la tengo al lado mío, sino no me podría sostener en pie”, expresó.

A la espera de la declaración de los testigos de la defensa, la madre de Natalia consideró que “hoy van a mentir como mintieron todos los anteriores durante el primer juicio. Me acuerdo que el juez los mandaba a reflexionar 24 horas y los metía presos. Toda una sarta de mentiras para encubrir, se encubrieron desde el primer día, cuando en la Comisaría sabían absolutamente todo lo que había pasado menos nosotros. Ellos saben perfectamente lo que hicieron. Lo terrible es que los otros tienen salidas transitorias. ¡Sabés cuántas muertes van a haber en Miramar!”, señaló con angustia.

“Mi hija era una persona llena de vida, de amor y se preparaba para su futuro. Le quitaron su existencia y no había repuesto. Por mas que adopte 20.000 Natalias, nadie la va a suplir. Nadie tiene el derecho de robarle la vida de nadie, tienen mujeres, amantes, pagan, pero que no le roben la vida a nadie. Esto ha pasado en otras ocasiones anteriores a Natalia”, dijo en medio de un fuerte dolor.

“Natalia era una excelente estudiante, abanderada de su escuela, iba a ser obstetra, se iba a especializarse a Cuba, ir a los poblados más pobres, al igual que mi otra hija que está estudiando odontología. Mis cuatro hijos siguieron a pesar de todo y se tuvieron que ir de Miramar, como muchas otras familias con criaturas. Estos tipos son monstruos. Mi hija no les dio nada y por eso quedó lo que quedó. Está es la cara de Natalia -tocandose el rostro- y voy a seguir pidiendo justicia por ella. Este hijo de puta tiene que ir preso. El es el único que fumaba y la quemó con cigarrillos. Con qué derecho lo hizo”, expresó en llantos.

Compartir
Compartí esta nota