RADIO
EN VIVO
imagen

Universidad

9 de Octubre de 2019 12:56

Cómo construir tu casa con arroz y soja

Se denomina eco-aglomerado y es un material construido a base de cáscara de arroz y adhesivos derivados de la soja. La novedosa técnica fue desarrollada por el Conicet y sirve para cielorrasos y recubrimientos.

Un grupo de investigadores del Conicet Mar del Plata desarrollaron eco-aglomerados, un material construido a partir de cáscara de arroz y adhesivos derivados de la soja, que pueden ser utilizados en el interior de viviendas.

El novedoso material funciona como recubrimiento, mobiliario o cielorrasos, entre otras aplicaciones. Este desarrollo se llevó a cabo en el marco del Proyecto de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS) titulado “Desarrollo de eco-aglomerados basados en adhesivos de soja y sustitutos de la madera” financiado por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y el Conicet.

El tablero aglomerado es un producto elaborado con partículas de madera y una sustancia aglutinante capaz de unirlas de manera permanente. El aserrín de madera se obtiene por trituración de rollizos de especies forestadas en nuestro país. Además de impactar directamente sobre el consumo de la madera el proceso de molienda requiere un gasto energético.

Desde hace varios años, los investigadores de Intema han diseñado diferentes formulaciones de eco-aglomerados que utilizan cáscara de arroz como sustituto de la madera y adhesivos de proteína de soja libres de compuestos volátiles tóxicos. La cáscara de arroz no requiere ningún proceso de acondicionamiento de tamaño previo y debido a su estructura porosa, los eco-aglomerados que se producen duplican en capacidad aislante a los productos comerciales basados en madera.

En el marco del proyecto PDTS actual se elaboraron nuevas formulaciones de adhesivos de soja con actividad antifúngica y se utilizaron recubrimientos biogénicos para mejorar la estabilidad a la humedad de los eco-aglomerados y su durabilidad. “Una de las pruebas claves que estamos llevando a cabo es colocar los diferentes tipos de eco-aglomerados en viviendas, evaluando su comportamiento en el tiempo en condiciones reales de uso”, explica Stefani.

Ayudar a los que menos tienen para cumplir el sueño de la casa propia

Según remarcan desde el Conicet, el objetivo del proyecto es la aplicación en emprendimientos habitacionales sociales: hacer eco aglomerados sostenibles a partir de recursos y residuos de la agroindustria y ayudar a los que menos tienen a cumplir el sueño de tener su casa.

Elisa Segovia, que tiene 29 años y vive con sus tres hijos en el Barrio Nuevo Golf, facilitaron su vivienda para realizar las pruebas de campo de los eco-aglomerados.

Elisa fue una pionera en autoconstrucción, de la mano de Fernando Cacopardo, que desde 2010 trabaja en el barrio Nuevo Golf, con su proyecto de “Hábitat y Ciudadanía” y que lleva construidas numerosas viviendas. Actualmente Elisa, realiza capacitaciones sobre autoconstrucción de viviendas, para vecinos de otros barrios en el marco de proyectos coordinados por Cacopardo. 

“En Mar del Plata encontré mucha gente solidaria que, sin conocerme, me ayudó. Los eco-aglomerados que traen ellos están geniales porque son ecológicos, naturales, aíslan del frío y no son contaminantes”, valoró Elisa.

Además, entre los proyectos realizados por Cacopardo conjuntamente con la familia de Elisa y un grupo de voluntarios integrados por estudiantes, empresas y personas solidarias, se construyó el comedor “Dulces Sonrisas” -de calle 81 entre Cerrito y Gianelli- para asistir a los niños del barrio y que se solventa con donaciones privadas y del estado.