RADIO
EN VIVO
imagen

Cine

9 de Noviembre de 2019 17:01

Mar del Plata en camino a ser una ciudad “Film Friendly"

El sector de la industria audiovisual local reclama por la ausencia de políticas que promuevan su desarrollo. La ONG Mar del Plata Cine y el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina comparten la lucha.

Por Delfina Mostafá

Luz, cámara, acción. Comienza el rodaje y “La Feliz” está en el centro de la escena, aunque en este caso sea más por necesidad que por halagos. “El camino es la innovación”, expresó la ONG Mar del Plata Cine en un comunicado, al proponer una iniciativa para que las fuerzas políticas y las instituciones reconozcan las posibilidades de la industria audiovisual marplatense.

En diálogo con 0223, su presidente Pablo Poli detalló sus ideas y destacó la necesidad de crear una ciudad Film Friendly (amigable con las películas). Asimismo Amilcar Farias, delegado del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina, Animación, Publicidad y Medios Audiovisuales (SICA APMA), se sumó a la solicitud y destacó las fallas desde el gobierno local.

 

"La Feliz" audiovisual

 

Actualmente Pablo Poli dirige la ONG Mar del Plata Cine, y persigue objetivos claros a la hora de determinar sus acciones. Los miembros de esta organización comenzaron a trabajar en 2008, aunque formalizaron su existencia en 2013, y el objetivo siempre fue el de fomentar el "desarrollo federal" de la industria audiovisual. El presidente, productor del ámbito publicitario, declaró que se trata de una industria "limpia" y que crea bienes culturales para la construcción de una identidad en la ciudad. Sin embargo, no pueden lograrlo sin apoyo, por lo que la lucha por un futuro mejor para más marplatenses sigue en pie.

 

- ¿Qué es una ciudad Film Friendly?

- Es un sello que se utiliza en la industria para promover una locación como amigable para las filmaciones. Un sello que sea garante de un servicio de calidad, buena atención y mejores precios para los productores que lleguen a la región a realizar alguna filmación. Una ciudad con políticas publicas activas para incentivar la inversión y que entiende la importancia estratégica de desarrollar la misma. Precisamente apuntamos a que Mar del Plata sea un polo innovador de generación de contenidos y provisión de servicios.

 

 

La propuesta de Mar del Plata Cine abarca el desarrollo de oficios y “conformar una cadena de valor que se extienda hacia todos los sectores de la sociedad”. La ONG aseguró que las ciudades del mundo que desarrollan esta industria se ven beneficiadas económicamente, incluyendo ganancias para los sectores gastronómico, hotelero y comerciales. Algunos aportes que mencionaron incluyen la creación de empleos calificados, el desarrollo tecnológico, la radicación de empresas de servicios auxiliares y la promoción turística en la ciudad.

La aprobación de la ordenanza 18.519 en abril para promover la industria audiovisual demostró que la Municipalidad de General Pueyrredón podía avanzar en la dirección correcta, pero no fue suficiente. Todo comenzó con una iniciativa del concejal Ariel Ciano bajo el nombre “PromoVER”, enfocada en la producción de contenidos y la generación de puestos de trabajo a nivel local, así como la atracción del turismo hacia nuevos focos. En su momento Ciano había ejemplificado el éxito de la medida con un video del productor local Pablo Baldini que promocionaba una presentación de Abel Pintos, pero que también funcionaba para mostrar las postales más llamativas de la ciudad. Los diversos puntos del documento impulsaban la creación de un espacio municipal de exhibición, jornadas de promoción mediante charlas y beneficios impositivos provenientes de las exportaciones de contenidos.

La ordenanza también incluía la difusión en televisión, cine o plataformas digitales, así como incentivos en el financiamiento de la producción y el fomento de los nuevos talentos. El artículo 22 en particular establecía la creación de un espacio denominado “Film Bureau” para incluir la participación de asociaciones, cámaras empresarias, industrias relacionadas con la producción audiovisual, sindicatos, entre otros. El objetivo general era el de enfocar inversiones en la creación de una ciudad Film Friendly con beneficios para diversos sectores.

 

 

Sin embargo no todos parecían estar de acuerdo, ya que durante la primera semana de mayo el actual intendente Carlos Arroyo vetó la ordenanza, a pesar de que Mar del Plata atravesaba altos índices de desocupación y la promoción del proyecto podía generar un cambio de rumbo. “Vemos con preocupación la falta de definiciones que, desde la administración municipal, conduzcan a generar políticas de fomento para la producción audiovisual”, comunicó la ONG. Asimismo Pablo declaró con tristeza que se vetó "por cuestiones político partidarias", pero recordó que Ciano logró un nuevo resultado unánime y la ordenanza está aprobada, aunque esperan que se ponga en marcha.

 

 

- ¿Qué respuestas esperan para su propuesta luego de las elecciones y el triunfo de Guillermo Montenegro?

- Esperamos que la nueva gestión tenga una visión estratégica y entienda que el progreso de nuestro sector beneficia a toda la comunidad. Todavía no intercambiamos ideas, y por eso sacamos el comunicado. Entendemos que la ciudad tiene otras urgencias, pero nos gustaría conocer posturas y proyectos al respecto. Es un tema que durante las diferentes gestiones no se ha abordado correctamente, por desinterés o por falta de conocimiento. Incluso se han hecho anuncios como la creación de un distrito audiovisual sin entender la problemática del sector. El proyecto para gestionar una ciudad Film Friendly no necesita aportes adicionales del Municipio, solo tienen que alinear inteligentemente los recursos que ya tienen. Y ademas el proyecto genera sus propios recursos para volcarlos al fomento de la propia industria.

 

De esta manera Mar del Plata Cine solicitó que Guillermo Montenegro, el próximo intendente de General Pueyrredón, comunique los proyectos para este sector. “Que se comprometan a mantener un diálogo constante y productivo con realizadores independientes, casas de producción, sindicatos, proveedores e instituciones educativas”, afirmaron en su publicación. Asimismo destacaron que su visión desde el interior de la actividad es necesaria para impulsar nuevas ordenanzas con el propósito de poner a Mar del Plata en el mapa, siendo “la ciudad con más potencial para desarrollarse como Film Friendly”.

Otro de los ejes más fuertes de la propuesta incluyen al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que cada año desembarca en distintas salas con películas para todo tipo de públicos e invitados internacionales. "Representa una gran vidriera para vender nuestra ciudad como un set de filmación", opinó Pablo. Este acontecimiento genera así una excelente oportunidad de "generar lazos", promover el negocio y demostrar el "valioso potencial" de la ciudad costera en el sector.

 

- ¿Qué necesita Mar del Plata para convertirse finalmente en una ciudad Film Friendly?

- El audiovisual tiene como materia prima fundamentales las historias, los actores y técnicos y las locaciones. A diferencia de otras industrias, sin una gestión eficiente del espacio público por parte del estado municipal, es muy difícil que nuestra industria despegue.  Es una ciudad que tiene mucho potencial y esta todo por hacer, lo cual representa una gran oportunidad para invertir y generar nuevas oportunidades de negocios. Lo que hace falta es la decisión política, alinear nuestros recursos, buenas ideas y fundamentalmente gestión. Y además sería importante contar con espacio de exhibición propio.

 

- ¿Qué beneficios obtendrían con la creación de ese espacio?

- Es como tener nuestra propia góndola de supermercado para poner nuestros productos. La falta o la dificultad de acceso para los productores y distribuidores a pantallas de exhibición es nuestra llave para acceder a un nicho de películas de costo medio del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), garantizándoles un estreno comercial si filman en nuestra ciudad. El costo medio de una película del INCAA hoy es de 25 millones. Para el productor esto es muy ventajoso ya que cierra rápidamente el circuito administrativo en el INCAA y puede comenzar un nuevo proyecto.

 

La lucha es cada vez más grande

 

Los reclamos no son exclusivos de un pequeño grupo, y ahora hay un nuevo actor en el juego: el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina, Animación, Publicidad y Medios Audiovisuales (SICA APMA). Comenzó en 1994 como SICA, una iniciativa de técnicos que trabajaban en grandes productoras cinematográficas de Buenos Aires y luchaban por condidciones de trabajo dignas. Luego, ante los avances tecnológicos y las nuevas posibilidades laborales, sumaron otras siglas. "Veíamos que nuestro trabajo en la ciudad y la zona se realizaba de manera muy desordenada y comenzamos a buscar la forma de establecer ciertos parámetros", contó su delegado Amilcar Farias. 

El representante describió el contexto actual de la industria al afirmar que "lo único que mueve la aguja económica en estas condiciones, es la publicidad". Asimismo detalló que hay producciones interesantes, pero que se realizan de manera "informal" y se ignoran las leyes de los tranajadores audiovisuales. SDin embargo, la intervención del sindicato busca ordenar la situación y apuntar hacia el cumplimiento responsable de las normas. Pero no todos los productores escucharon, por lo que comenzó una nueva etapa para esta agrupación: denunciar las irregularidades para que productores y empresas paguen las multas correspondientes.

Lo cierto es que la industria en general enfrenta épocas difíciles a nivel local, por lo que SICA APMA emitió un comunicado que refleja las necesidades del sector. 

 

 

- ¿Cuál es el objetivo de su reclamo?    

- Mar del Plata históricamente fue escenario de producciones cinematográficas y actualmente la Costa Atlántica es requerida para la realización de numerosas publicidades para grandes marcas en la pre temporada de verano. Todo esto se viene haciendo sin ningún incentivo por parte de las autoridades locales, sino todo lo contrario. Lo que las productoras solicitan se vuelve un trámite laberíntico, y no hay oficinas que resuelvan este tipo de cosas. Estamos viendo que desde hace unos pocos años las productoras nacionales más importantes van a rodar a Miramar o Mar Chiquita donde encuentran mejor recepción. Cientos de estudiantes audiovisuales se forman año a año en la zona y no se está haciendo nada para contenerlos. Es tarea de los políticos asegurar el trabajo para su comunidad antes que imprimir carteles de arreglos de calles que después ni arreglan.

 

En este llamado a las autoridades, los miembros de SICA APMA reflejaron que se puede apoyar a la industria sin grandes inversiones, aprovechando los atractivos naturales de la ciudad y convocando a un equipo que se ocupe del área. Los beneficios llegarían a diferentes sectores, como la hotelería, la gastronomía, los transportes y demás. Amilcar recordó que hay producciones que trasladan a cientos de personas para filmar en la ciudad, y que luego contratan marplatenses para el resto de las tareas. "¿Se puede ser tan miope para no verlo?", concluyó.

 

- ¿Cuáles son las mayores dificultades?

- Las dificultades son de orden político. Los anteriores gobiernos no vieron el potencial, y este último es incomprensible desde donde se lo mire. Le puso el freno de mano a la ciudad y acá estamos. Tratamos de llevar nuestras inquietudes a los candidatos durante la campaña pero no tuvimos recepción. Supongo que estaban muy oocupados y lo entendemos, pero esperamos que el ganador nos escuche y ponga en marcha estas ideas. Esto es trabajo, y su desarrollo también contribuye a organizar la comunidad que conformamos.

 

La industria audiovisual marplatense eleva su reclamo y persiste por un cambio que, más allá de las implicaciones en el sector, generarían empleo y nuevas oportunidades para todos los ciudadanos. Las elecciones pasaron y, con un nuevo intendente a partir del 10 de diciembre, esta ONG y este sindicato pisan cada vez más fuerte para exigir un diálogo y un consenso con amplios beneficios. No hay límites para estos soñadores y, seguramente, llegarán a buen puerto. ¿Te imaginás una ciudad Film Friendly?