Científicos marplatenses diseñaron un sistema para depurar aguas residuales

Por Gonzalo Chaet

Los humedales bio-electroquímicos son ideales para resolver el tratamiento de agua residual en barrios donde el acceso a la red cloacal aún no llegó, es complejo o muy costoso.

Las aguas residuales son un problema a nivel mundial: se estima que más del 80% no se reutiliza y en muchos casos ni siquiera recibe algún tipo de tratamiento. En Mar del Plata, si bien gran parte de la ciudad cuenta con red cloacal, hay miles de hogares que aún tienen métodos como pozos negros o sistemas similares. Según datos de Obras Sanitarias el radio servido de cloaca es del 97%, pero debemos tener en cuenta que ese porcentaje corresponde al ejido urbano, es decir que no incluye, por ejemplo, los barrios al sur de la Avenida Mario Bravo o al norte del Arroyo La Tapera.

En este contexto, la División Ingeniería en Interfases y Bioprocesos del Intema (Conicet y UNMdP) logró, luego de tres años de trabajo junto a instituciones de otros países, validar una tecnología para depurar agua residual domiciliaria y reutilizarla para riego con costo energético cero. La validación incluyó la instalación y prueba del dispositivo en 4 puntos del planeta (Dinamarca, España, México y Argentina), bajo condiciones climáticas muy diferentes. Una de las plantas modelo fue construida en la sede del Intema en nuestra ciudad, ubicada en Colón 10850.

“El objetivo principal que se logró validar, fue desarrollar un sistema que permite tratar el agua de 200 personas”, explicó Sebastián Bonanni, investigador del Conicet y miembro del proyecto iMETland . “En esta etapa se trabajó pensando en complejos de oficinas, educativos, barrios cerrados o pequeños núcleos urbanos.”

Este desarrollo consiste en la creación de humedales bio-electroquímicos donde, a través de la acción de plantas, microorganismos y procesos físico-químicos, se degrada la materia orgánica y se remueven de las aguas nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.

En este sistema, las aguas residuales se vierten en una fosa séptica y desde ahí fluyen a través de un biofiltro donde bacterias electroactivas, en combinación con materiales electroconducentes, purifican hasta 25.000 litros de agua por día. Además, este proceso de depuración es monitorizado de forma inalámbrica a través de la señal eléctrica generada por las bacterias.

En relación a la posibilidad de utilizar este sistema en casas particulares, Bonanni comentó que “desde hace dos años estamos desarrollando un sistema propio a escala domiciliaria”. Para ello se instalaron “prototipos similares a macetas de 3 o 4 metros cuadrados que se adaptan perfectamente al entorno urbano”, en algunas casas de la ciudad.

Este sistema podría resolver el tratamiento del agua residual en barrios donde el acceso a la red cloacal es complejo o muy costoso, “ya que son pequeñas plantas de tratamiento que parecen macetas y no dan olor”. El agua tratada cumple con los requisitos para luego ser utilizada en riego superficial o ser vertida a un curso de agua.

Cabe destacar que según datos de Obras Sanitarias, se estima que el promedio diario de aguas residuales por habitante en Mar del Plata es de 266,5 litros, arrojando un total de casi 197 millones de litros por día, los cuales se deben transportar, tratar y descargar a través del emisario submarino en el mar.

Ese traslado del agua residual desde el punto de generación hasta el emisario submarino,genera costos muy significativos de mantenimiento y operación de las redes. Alternativamente, en un esquema de tratamiento descentralizado, el agua es tratada cerca de su punto de generación en pequeños centros que pueden estar integrados en las urbanizaciones. De esta manera se disminuyen sustancialmente los costos operativos y de infraestructura.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Científicos marplatenses diseñaron un sistema para depurar aguas residuales

Los humedales bio-electroquímicos son ideales para resolver el tratamiento de agua residual en barrios donde el acceso a la red cloacal aún no llegó, es complejo o muy costoso.

Las aguas residuales son un problema a nivel mundial: se estima que más del 80% no se reutiliza y en muchos casos ni siquiera recibe algún tipo de tratamiento. En Mar del Plata, si bien gran parte de la ciudad cuenta con red cloacal, hay miles de hogares que aún tienen métodos como pozos negros o sistemas similares. Según datos de Obras Sanitarias el radio servido de cloaca es del 97%, pero debemos tener en cuenta que ese porcentaje corresponde al ejido urbano, es decir que no incluye, por ejemplo, los barrios al sur de la Avenida Mario Bravo o al norte del Arroyo La Tapera.

En este contexto, la División Ingeniería en Interfases y Bioprocesos del Intema (Conicet y UNMdP) logró, luego de tres años de trabajo junto a instituciones de otros países, validar una tecnología para depurar agua residual domiciliaria y reutilizarla para riego con costo energético cero. La validación incluyó la instalación y prueba del dispositivo en 4 puntos del planeta (Dinamarca, España, México y Argentina), bajo condiciones climáticas muy diferentes. Una de las plantas modelo fue construida en la sede del Intema en nuestra ciudad, ubicada en Colón 10850.

“El objetivo principal que se logró validar, fue desarrollar un sistema que permite tratar el agua de 200 personas”, explicó Sebastián Bonanni, investigador del Conicet y miembro del proyecto iMETland . “En esta etapa se trabajó pensando en complejos de oficinas, educativos, barrios cerrados o pequeños núcleos urbanos.”

Este desarrollo consiste en la creación de humedales bio-electroquímicos donde, a través de la acción de plantas, microorganismos y procesos físico-químicos, se degrada la materia orgánica y se remueven de las aguas nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.

En este sistema, las aguas residuales se vierten en una fosa séptica y desde ahí fluyen a través de un biofiltro donde bacterias electroactivas, en combinación con materiales electroconducentes, purifican hasta 25.000 litros de agua por día. Además, este proceso de depuración es monitorizado de forma inalámbrica a través de la señal eléctrica generada por las bacterias.

En relación a la posibilidad de utilizar este sistema en casas particulares, Bonanni comentó que “desde hace dos años estamos desarrollando un sistema propio a escala domiciliaria”. Para ello se instalaron “prototipos similares a macetas de 3 o 4 metros cuadrados que se adaptan perfectamente al entorno urbano”, en algunas casas de la ciudad.

Este sistema podría resolver el tratamiento del agua residual en barrios donde el acceso a la red cloacal es complejo o muy costoso, “ya que son pequeñas plantas de tratamiento que parecen macetas y no dan olor”. El agua tratada cumple con los requisitos para luego ser utilizada en riego superficial o ser vertida a un curso de agua.

Cabe destacar que según datos de Obras Sanitarias, se estima que el promedio diario de aguas residuales por habitante en Mar del Plata es de 266,5 litros, arrojando un total de casi 197 millones de litros por día, los cuales se deben transportar, tratar y descargar a través del emisario submarino en el mar.

Ese traslado del agua residual desde el punto de generación hasta el emisario submarino,genera costos muy significativos de mantenimiento y operación de las redes. Alternativamente, en un esquema de tratamiento descentralizado, el agua es tratada cerca de su punto de generación en pequeños centros que pueden estar integrados en las urbanizaciones. De esta manera se disminuyen sustancialmente los costos operativos y de infraestructura.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar