0223.com.ar
Se desploma el consumo en carnicerías en Mar del Plata: un local ya no vende carne

Se desploma el consumo en carnicerías en Mar del Plata: un local ya no vende carne

Por Redacción 0223

Después de 16 años, Los Carlitos, del Puerto, abandonó el rubro carne y vende pollos y milanesas. En otros locales, la caída llega al 30% y se dispara el precio de la media res.  

La inflación, aún sin control, y el menor poder adquisitivo de la población, derivó en un histórico descenso del consumo de carne vacuna. Según los datos del primer trimestre de este año, que fueron elaborados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Cicra), el consumo fue de 49,6 kilos per cápita, registrando una caída interanual del 13,5% y transformándose en el más bajo de los últimos 50 años. 

Ante este escenario, 0223 salió a recorrer algunas carnicerías en distintas zonas de la ciudad, para comprobar cuál es el impacto en Mar del Plata, de esta preocupante estadística. Los carniceros coinciden en que la merma de clientes es notoria.

Hugo es propietario de “La Chacrita”, una granja y carnicería que tiene sus buenos años en la esquina de Entre Ríos y Gascón, zona céntrica de la ciudad. Para el comerciante, la actividad se redujo, “por lo menos en mi caso, un 30%, sobre todo en estos últimos tiempos. Eso es bastante”, comentó a este medio.

La carne barata no es, –prosiguió- si se compara con la entrada del sueldo menos”. Según el comerciante, un kilo de milanesas y un kilo de carne para churrascos, suman arriba de los $500, “sacá la cuenta de lo que gana una persona por día y vas a ver”, reflexionó.

En cuanto al tradicional asado, el carnicero sostuvo que el producto se sigue vendiendo, “aunque se redujo un poco”. “Los cortes baratos incrementaron mucho la venta, como por ejemplo la carne picada o la carnaza común. Por el contrario, los cortes finos se fueron por las nubes y la gente dejó mayoritariamente de comprarlos”, analizó el comerciante.

Por su parte José, propietario de carnicería “El Tucu” de Juan B. Justo y Corrientes, coincidió en que “la venta bajó bastante”. El comerciante comentó que desde hace 5 meses viene bajando el consumo de carne, “es una decadencia total”, consideró. Con relación a los aumentos que experimenta la carne, José describió que en el mes de noviembre se pagaban por media res $88 el kilo y ahora la están vendiendo a $130. “Está muy cara la carne y la gente, como está la situación, no consume”, señaló.

En esta importante zona de la ciudad, según el carnicero “la gente se queja mucho, se preguntan cómo puede ser que en el país de la carne, sea tan cara”. “Los precios no tienen freno, así no se puede”, reconoció el comerciante, quien aclaró que está en el rubro “hace más de 30 años y hubo crisis pero como esta, ninguna”.

Distinta y aún más descriptiva es la situación en el mercado “Los Carlitos”, de Triunvirato y Ortiz de Zárate, pleno Villa Lourdes, zona Puerto: “Cerramos la carnicería, dejamos de vender carne”, lamentó Carlos, uno de los propietarios, quien comentó que “tuvimos carnicería durante 16 o 17 años y cerramos porque ya no se vende nada, se terminó”.

En el semivacío mostrador, corazón de la otrora carnicería, pueden verse unos pocos productos que distan de la tradicional imagen de una carnicería: “Ahora vendemos pollo o algo de milanesas de pollo que preparamos”, agregó Carlos.

“El sector de almacén también está para atrás, y la gente se queja mucho. Se compra lo que se consume para el día a día. No sobra nada” concluyó el comerciante.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Se desploma el consumo en carnicerías en Mar del Plata: un local ya no vende carne

Después de 16 años, Los Carlitos, del Puerto, abandonó el rubro carne y vende pollos y milanesas. En otros locales, la caída llega al 30% y se dispara el precio de la media res.  

La inflación, aún sin control, y el menor poder adquisitivo de la población, derivó en un histórico descenso del consumo de carne vacuna. Según los datos del primer trimestre de este año, que fueron elaborados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Cicra), el consumo fue de 49,6 kilos per cápita, registrando una caída interanual del 13,5% y transformándose en el más bajo de los últimos 50 años. 

Ante este escenario, 0223 salió a recorrer algunas carnicerías en distintas zonas de la ciudad, para comprobar cuál es el impacto en Mar del Plata, de esta preocupante estadística. Los carniceros coinciden en que la merma de clientes es notoria.

Hugo es propietario de “La Chacrita”, una granja y carnicería que tiene sus buenos años en la esquina de Entre Ríos y Gascón, zona céntrica de la ciudad. Para el comerciante, la actividad se redujo, “por lo menos en mi caso, un 30%, sobre todo en estos últimos tiempos. Eso es bastante”, comentó a este medio.

La carne barata no es, –prosiguió- si se compara con la entrada del sueldo menos”. Según el comerciante, un kilo de milanesas y un kilo de carne para churrascos, suman arriba de los $500, “sacá la cuenta de lo que gana una persona por día y vas a ver”, reflexionó.

En cuanto al tradicional asado, el carnicero sostuvo que el producto se sigue vendiendo, “aunque se redujo un poco”. “Los cortes baratos incrementaron mucho la venta, como por ejemplo la carne picada o la carnaza común. Por el contrario, los cortes finos se fueron por las nubes y la gente dejó mayoritariamente de comprarlos”, analizó el comerciante.

Por su parte José, propietario de carnicería “El Tucu” de Juan B. Justo y Corrientes, coincidió en que “la venta bajó bastante”. El comerciante comentó que desde hace 5 meses viene bajando el consumo de carne, “es una decadencia total”, consideró. Con relación a los aumentos que experimenta la carne, José describió que en el mes de noviembre se pagaban por media res $88 el kilo y ahora la están vendiendo a $130. “Está muy cara la carne y la gente, como está la situación, no consume”, señaló.

En esta importante zona de la ciudad, según el carnicero “la gente se queja mucho, se preguntan cómo puede ser que en el país de la carne, sea tan cara”. “Los precios no tienen freno, así no se puede”, reconoció el comerciante, quien aclaró que está en el rubro “hace más de 30 años y hubo crisis pero como esta, ninguna”.

Distinta y aún más descriptiva es la situación en el mercado “Los Carlitos”, de Triunvirato y Ortiz de Zárate, pleno Villa Lourdes, zona Puerto: “Cerramos la carnicería, dejamos de vender carne”, lamentó Carlos, uno de los propietarios, quien comentó que “tuvimos carnicería durante 16 o 17 años y cerramos porque ya no se vende nada, se terminó”.

En el semivacío mostrador, corazón de la otrora carnicería, pueden verse unos pocos productos que distan de la tradicional imagen de una carnicería: “Ahora vendemos pollo o algo de milanesas de pollo que preparamos”, agregó Carlos.

“El sector de almacén también está para atrás, y la gente se queja mucho. Se compra lo que se consume para el día a día. No sobra nada” concluyó el comerciante.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar