RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

8 de Abril de 2019 10:07

La iglesia echó a un sacerdote acusado de abusar sexualmente de un nene

El obispo Mestre anunció este lunes las medidas que se tomaron contra un cura acusado de abuso sexual. Foto: 0223.

Lo dispuso el obispo Gabriel Mestre, luego de que los padres de la víctima denunciaran en enero del año pasado al cura José Luis Serre ante la justicia. “Fue excluido de forma total de su cargo”, puntualizaron desde el obispado.

El Obispado de la Diócesis de Mar del Plata echó al sacerdote José Luis Serre, acusado de haber abusado sexualmente de un nene durante el año 2017. Así lo anunció este lunes el obispo Gabriel Mestre, quien informó que la decisión de apartar al cura “de forma total y definitiva del estado clerical” fue tomada en octubre del año pasado, con el aval del Papa Francisco.     

“Al recibir la denuncia, el obispo diocesano Gabriel Mestre impuso a Serre medidas disciplinarias consistentes en la prohibición inmediata del ejercicio público del ministerio sacerdotal y el contacto con menores de edad, al tiempo que se le exigió la renuncia como párroco mientras la Santa Sede resolvía su situación”, se indicó a través de un comunicado de prensa que dio a conocer el vicario Luis Albóniga.

A su vez, desde el Obispado aseguraron que Mestre “propició el encuentro, la escucha y la cercanía con el menor abusado y su familia, con que la colaboró en la denuncia penal ante la justicia”, a la que “se remitió la totalidad de las actuaciones que sobre el caso se reunieron en la sede eclesial”.

José Luis Serre, el cura acusado de abuso sexual infantil

“En línea con el pensamiento del papa Francisco queremos manifestar nuestra enérgica condena a este tipo de conductas despreciables por parte de ministros de la iglesia”, finalizó el comunicado.

Por su parte, Mestre señaló que los hechos ocurrieron durante el 2017, fuera de la ciudad de Mar del Plata, y fueron denunciados por los padres de la víctima en enero del año pasado. En ese momento, Serre tenía alrededor de 30 años en el sacerdocio.

El obispo –quien evitó brindar datos que pudieran llevar a identificar y, en consecuencia, revictimizar al menor- subrayó que la denuncia contra Serre se tramita en sede judicial pero, ante la “gravedad del hecho” denunciado, se resolvió apartar al cura para que “no pueda ejercer nunca más su cargo ni tener contacto con niños”.

En este contexto, visiblemente afectado por la situación, hizo hincapié en la necesidad de poner en funcionamiento una oficina especializado en la recepción de denuncias de estos casos y subrayó su intención de avanzar "en una especie de 'nunca más'" en este sentido.