Columna de miércoles

7 de Octubre de 2020 23:38

72 horas críticas que casi provocan una ruptura definitiva

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

En medio del desconcierto por la información que circulaba, Guillermo Montenegro recibió un mensaje de WhatsApp que le hirvió la sangre. “¡Ves por qué no podemos abrir!”, le escribió el gobernador Axel Kicillof y le compartió la nota de 0223 sobre el traslado de un paciente en avión sanitario por falta de camas en Mar del Plata. Después de apostar por el diálogo y la sana convivencia durante 10 meses, el sábado, como nunca, la relación entre la provincia y el municipio estuvo a punto de quebrarse.

Hoy las aguas se aquietaron y tanto el municipio como el gobierno provincial buscan poner paños fríos. Pero durante 72 horas el vínculo estuvo al borde del estallido.

Montenegro se enteró por 0223 del traslado de un paciente en un avión por falta de camas. El municipio no intervino en el operativo y tampoco recibió información. Al intendente y sus hombres de mayor confianza la situación les resultó sospechosa. Analizaban lo ocurrido en las últimas horas. El jueves, Leticia Ceriani, funcionaria del gobierno provincial, había hablado de una ocupación de camas del 60%. El viernes la secretaria de Salud Viviana Bernabei repitió la misma cifra. Horas más tarde, un paciente fue trasladado en avión a un sanatorio del Sindicato de Camioneros porque en Mar del Plata no había camas. “No cierra”, repetían.

La reconstrucción omite algunos datos clave para entender lo que ocurrió. Poco después de que Bernabei dijera que la ocupación de camas era del 60%, el titular de Fecliba –entidad que agrupa a clínicas y sanatorios privados- pidió salir en los medios para desmentir esa cifra. Habló de una ocupación de camas Covid del 100%. Además, hay otro dato que se viene esgrimiendo desde hace tiempo: el gran problema del sistema sanitario en Mar del Plata es la cantidad de camas de terapia intensiva y fundamentalmente el recurso humano.

 

 

 

 

 

Es más: ese mismo viernes un responsable de uno de los dispositivos de salud del gobierno provincial se comunicó con Bernabei para preguntarle de dónde había sacado esa cifra. “Viviana, no hay camas en Mar del Plata”, le dijo.

Montenegro y Kicillof hablaron ese sábado al mediodía. “Por cómo se dio todo, no me queda duda que fue una operación”, le dijo el intendente al mandatario provincial, una definición que también le repitió al jefe de Gabinete Carlos Bianco. El gobernador rechazó esa idea y le recordó que tanto él como sus funcionarios le venían advirtiendo al intendente que la situación sanitaria de General Pueyrredon era crítica. Obviamente, no se pusieron de acuerdo.

El domingo el tema escaló a los medios nacionales, que se dedicaron a hablar del colapso sanitario de Mar del Plata, en un momento en el que el gobierno municipal reclama aperturas de algunos sectores para darle un respiro a la crítica situación económica. También se dedicaron a replicar un audio de Montenegro. Presuntamente, se lo envió a un amigo que lo pasó a un grupo y a partir de ahí se viralizó. Pocos creyeron esa versión y lo adjudicaron a una estrategia para hacer crecer la idea de una operación.

Como sea, las palabras de Montenegro incluían acusaciones sensibles. Además de hablar de una “operación berreta”, el intendente también habló de “invento de números” y que le  metieron 160 muertos. Se fogoneó un boicot al gobierno municipal y hasta se organizó un abrazo al municipio para defender la gestión del jefe comunal.

 

Entrada la tarde, el intendente pidió disculpas por sus dichos y desactivó la convocatoria que habían lanzado algunas agrupaciones por las redes sociales. “No es momento”, dijo.

El domingo por la noche, un comunicado firmado por el director del Hospital Interzonal General de Agudos (Higa), Gustavo Galbán, buscó sepultar la idea de la operación: relató que el viernes recibieron tres pacientes que requerían respirador artificial. Y detalló que las 14 unidades de terapia intensiva del Higa, las 12 camas UTI del Hospital Modular y las 4 camas con respirador de la guardia destinadas a Covid estaban ocupadas.

Por la tarde, se desocupó una de esas camas. La dirección del hospital se contactó con el Sistema de Derivaciones de la Provincia que constató que no había camas en Mar del Plata, encontró una cama disponible en el sanatorio Antártida de la Ciudad de Buenos Aires y resolvió hacer el traslado aéreo. El otro paciente, cerca de la medianoche, pudo ingresar al sanatorio Belgrano por el fallecimiento de un infectado, algo que ratificó Julio Tussedo, médico de ese sanatorio marplatense.

El lunes el intendente habló con Daniel Gollán, el ministro de Salud de la provincia, quien le insistió en que los traslados en avión eran más habituales de lo que creía. Estaba previsto que el titular de la cartera sanitaria hiciera referencia a lo ocurrido durante la conferencia en la que da precisiones de la situación de la provincia. Una crítica fuerte, tal vez, hubiera significado la ruptura definitiva. No llegó. Gollan no nombró a Mar del Plata ni habló del traslado del viernes.

Puertas adentro, todavía quedaban cosas por decirse. En la reunión de los martes de los efectores de salud con el intendente, hubo fuertes cruces. Galbán se quejó de que se pusiera en duda el profesionalismo de los médicos el Higa y los vincule con una presunta operación de prensa. “¿Y la foto quién la sacó?”, le retrucó el intendente. “En medio de la tensión que supone el traslado de un paciente que se está muriendo alguien tuvo tiempo para sacar fotos”, dijo un allegado al intendente.

El jefe de Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas, le cuestionó a Montenegro sus dichos en el audio que se viralizó. Especialmente, la acusación de “plantarle” 160 muertos. En medio de una discusión caldeada, surgió otro debate: ¿por qué el Hospital Modular tiene 12 camas de terapia intensiva cuando fue construido para tener 24?

Según pudo saber 0223, el Hospital Modular tiene las 24 camas de terapia intensiva, pero solo el personal para operar 12 de ellas. Por estas horas, en las otras 12 hay pacientes que requieren cuidados intermedios y, por ende, pueden ser tratados por médicos menos especializados.

El municipio anunció semanas atrás una convocatoria para pagarle una bonificación a médicos y enfermeros que puedan ocupar esos puestos en el Hospital Modular. Apenas sumaron algunos enfermeros, pero ningún médico. “Provincia enviaría médicos y llegarían otros de las Fuerzas Armadas. La idea es tener pronto las 24 camas de terapia del Modular operativas”, reconoció una fuente provincial consultada por este medio.

Este jueves llegará a Mar del Plata el jefe de Gabinete del ministerio de Salud Salvador Giorgi para reunirse con el intendente. Desde el municipio lo toman como un gesto para sellar la paz y terminar de aclarar la situación.

Este martes, también, Montenegro participó junto a otros intendentes de la Costa Atlántica de la reunión con el jefe de Gabinete, Bianco, el ministro de Producción Augusto Costa y el ministro de Turismo de la Nación Matías Lammens, para hablar de la temporada de verano. El clima en ese encuentro ya fue más distendido. Al menos con Montenegro. “Hubo puteadas y gritos con Martín Yeza”, contaron.

 

Para Montenegro es clave empezar a delinear cómo llegará el turismo a Mar del Plata esta temporada. Pero también es fundamental resolver la cuestión urgente, en medio de un clima de rebelión: en plena fase 3 están todos los comercios abiertos, hasta los hoteles alojamiento. Dio la orden al secretario de Desarrollo Productivo Fernando Muro para que trabaje en una “fase marplatense”, algo que distintos funcionarios reclamaron públicamente la última semana.

El Ejecutivo pretende terminarla en las próximas horas y lograr que la comisión especial de reactivación económica –sin la participación del Frente de Todos- le dé si aval al intendente. Desde el municipio aclaran que no lo implementarán, sino que lo elevarán al gobierno provincial.

¿Cuál es la propuesta? Aún no se conocen los detalles, pero los funcionarios hablan de “un programa integral, con actividades al aire libre”. “Centralmente lo que se eleva es protocolos específicos de actividades que dan empleo en Mar del Plata y creemos que es posible abrirlas”, resumieron.

Será un compendio de varias propuestas que ya fueron realizadas en partes a lo largo de las últimas semanas. Todas ya fueron rechazadas por el gobierno provincial, que privilegió la cuestión sanitaria por sobre la productiva. ¿Hay margen para que la ciudad no reciba la misma respuesta? En la comuna esperan que en la próxima conferencia del presidente Alberto Fernández para anunciar la nueva estrategia para enfrentar la pandemia abran una nueva puerta.

 

Este miércoles los concejales del Frente de Todos compartieron una reunión junto a Augusto Costa con empresarios Pymes de Mar del Plata. Los empresarios le hicieron una serie de planteos al ministro de Producción. Hubo pedidos por los ATP (en julio, el programa alcanzó a 580 empresas y 13.350 trabajadores y significó una inversión de 247 mil millones) y también se abordó la polémica por el Fondo de Promoción Turística. Costa defendió la equidad del programa y explicó por qué Mar del Plata recibió menos fondos que Villa Gesell.

Cada ciudad debía cargar en un catálogo los establecimientos turísticos y culturales. El límite de $20.000.000 como máximo por distrito, de hecho, se pensó por Mar del Plata. Sin embargo, la cantidad de establecimientos de la ciudad estuvo muy por debajo de los que realmente existen. Costa les anunció que antes de la temporada se lanzará la segunda etapa que repartirá $500 millones.

Los empresarios también le pidieron “previsibilidad” al ministro acerca de cómo será el verano, algo que inquieta a más de uno. El funcionario garantizó que habrá temporada, pero también dio un mensaje claro: “Si Mar del Plata abre todos los comercios sin respetar el sistema de fases, cuando la provincia está pidiendo un esfuerzo ahora para garantizar una mejor temporada, es muy difícil que nos pidan previsibilidad”.  

 

Compartir
Compartí esta nota