Polideportivos barriales

21 de Noviembre de 2020 17:25

Exigen finalizar las obras del Polideportivo y la puesta en valor del Centenario: "Tenemos 40 años de abandono"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Las obras en el Polideportivo de Bernardino Rivadavia se suspendieron hace casi seis años cuando estaban próximas a finalizar. Foto: 0223.

Vecinos del complejo renovaron su preocupación por la crítica situación edilicia y apuntaron contra el Estado municipal, provincial y nacional por la desidia.

Vecinos del Centenario de Mar del Plata exigen la reanudación de las obras del Polideportivo del barrio Bernardino Rivadavia que quedaron casi a punto de concluir y demandan la puesta en valor del complejo habitacional.

Miguel Porreta, integrante del Frente Barrial Centenario, aseguró que los vecinos anhelan que "las expectativas se hagan realidad de una vez por todas". "Tenemos la esperanza de que este Gobierno cumpla con lo prometido y se pueda terminar con esta gran obra que de esta manera no cumple ninguna función", sostuvo.

En declaraciones a 0223 Radio, Porreta recordó que el Polideportivo permanece cerrado desde hace casi seis años y que "cuando se abandonaron las obras solo faltaban dos o tres cosas" para finalizar la construcción.

En este marco, remarcó que el estadio "se deteriora cada vez más" y resaltó "el cambio rotundo que hizo para la sociedad" la puesta en marcha de los polideportivos de Colinas de Peralta Ramos, Las Heras y Libertad, los únicos que se terminaron en su totalidad.

Bajo este análisis, Porreta recordó que antes de que se paralizaran las obras a poco de concluirlas, más de nueve mil vecinos se habían anotado en una preinscripción para hacer uso de las instalaciones. "Imaginate el cambio que sería para el barrio Bernardino Rivadavia y las zonas aledañas. Ojalá se pueda abrir", indicó.

El Centenario: 40 años de abandono y desidia

El complejo Centenario está delimitado por las calles Alvarado, Teodoro Bronzini, Rodríguez Peña y Chile. Allí, donde habitan más de 23 mil familias distribuidas en 1.600 viviendas, las necesidades emergen desde hace tiempo. "Nuestro barrio tiene 40 años de construcción y 40 años de abandono. Ningún Gobierno se ocupó del complejo", lamentó.

Porreta aseguró que el deterioro en los edificios "es cada vez peor". La falta de mantenimiento de la infraestructura y los problemas con el suministro de agua por la baja presión y el consumo son las principales dificultades que los atraviesa.

"Seguimos luchando para que el Gobierno ponga manos a la obra y le preste un poco de atención al complejo. Sufrimos el abandono tanto del Municipio, como de Provincia y Nación. Esperamos que la situación cambie y pueda mejorar. El vecino no la pasa nada bien", repudió al finalizar.

Compartir
Compartí esta nota