Antes de ser calle

24 de Diciembre de 2020 11:38

Macacha Güemes, protagonista de la Revolución de las Mujeres

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Macacha Güemes, una mujer con escaso reconocimiento de la historiografía.

María Magdalena Dámasa Güemes fue hija de una familia acomodada de hacenderos y funcionarios realistas; hija de Gabriel de Güemes Montero, tesorero real de la coronaespañola, y de Magdalena Goycochea, quien descendía de los conquistadores españoles y encomendados al norte del Virreinato del Río de la Plata.

Su nacimiento se dio dos años después que su hermano Martín, en 1787. Fue él quien en su adolescencia la apodaría “La Macacha”,  como se acostumbraba a llamar a las Magdalenas. Fueron ocho hermanos, de los cuales ella fue la sexta y la primera mujer.

Recibió la típica educación de la época  de la porción de la sociedad  a la que pertenecía; estimulada por su padre como maestro aprendió a leer a los cinco años.  La música también fue de su interés por lo que  estudió piano y flauta.

 

 

Su matrimonio

Antes de cumplir 16 años, en octubre de 1803, contrajo matrimonio con Román Tejada, hijo de una de lasfamilias más tradicionales y antiguas de Salta y capitán del Regimiento de Patricios en aquella ciudad. Con él tuvo una hija a la que llamaron Eulogia.

Al igual que su hermano y su marido, una de las características que se les destacaba era el buen trato con los peones de sus haciendas. Esa relación les permitió conseguir lealtad y respeto de quienes muchos serían integrantes de su futuro ejército.

 

Tuvo una destacada trayectoria pública en su provincia natal y en el ejército degauchos de su hermano en el marco de la Guerra Gaucha. Es reconocida como una de las más importantes mujeres de la provincia de Salta y de la Independencia argentina.

Su primera participación pública fue en defensa de su marido, quien como Capitán del Regimiento de Patricios, fue castigado y enviado a Famatina en La Rioja. Tejada había ofendido a un compañero en presencia de sus superiores. Sus reclamos lograron el cese de la condena y el retorno a la ciudad de Salta.

La calle que recuerda a Macacha tiene apenas cuatro cuadras y se la encuentra en el barrio El Colmenar de la ciudad de Batán.

 

Revolución de Mayo

Al estallar la Revolución de Mayo, adhirió a la causa independentista, junto con su hermano, quien había iniciado su carrera militar desde los catorce años. Junto a él, organizó un ejército de gauchos, que fueron conocidos como Los infernales, cuya participación se dio en defensa del territorio de las provincias de Salta y Jujuy frente a las fuerzas realistas y oponiéndose a Nicolás Severo de Isasmendi, gobernador salteño en aquel momento. 

Convirtió su casa en un taller para la confección de uniformes para aquel ejército y, cuando la ciudad de Salta fue citada por la autoridades fieles a la Corona española, realizó tareas de  espionaje para proveer de información al ejército de gauchos sobre las tropas realistas, valiéndose de diversos métodos, como ocultar papeles en su pollera o dejarlos en un hueco realizado en un tronco de un árbol en la ribera  del río Arias. En ocasiones, concurría a caballo al campamento del ejército, incluso encontrándose embarazada, para transmitir mensajes de urgencia.

 

Macacha una mujer clave en el Pacto de los Cerrillos

Martín Miguel de Güemes se enfrentó con el general José Rondeau, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, debido a que éste lo declaró traidor, ya que se apropió de armamento en Jujuy para armar a su ejército luego de haber combatido bajo sus órdenes en la batalla de Puesto del Marqués en 1815. La popularidad tras la victoria de Güemes en aquella batalla llevó a su elección como gobernador de Salta, y Rondeau buscó intervenir militarmente por considerar que ello se trataba de una insubordinación. Macacha ofició de mediadora.

Tras entrevistarse con ambos, logró un pacto de no agresión, conocido como el Pacto de los Cerrillos, que además establecía la continuidad del ejército de gauchos bajo la dirección de su hermano, el 22 de marzo de 1816. 

 

Una mujer al frente del gobierno

Mientras su hermano combatía al mando de su ejército en la Guerra gaucha, condujo el gobierno provincial, encargándose de desarmar operaciones contra su gobierno, que despertaba desconfianza entre las familias de la élite salteña, pues no aceptaban un gobierno «gauchesco», y formaron el partido opositor Patria Nueva. En contraposición, junto con José Ignacio de Gorriti, formó el partido Patria Vieja, sostén del gobierno de Güemes hasta su fallecimiento.

Sin embargo, siguió sirviendo a la causa revolucionaria. Fue encarcelada, junto con su madre y otros simpatizantes de su partido, por el gobernador José Antonio Fernández Cornejo —opositor a Güemes y sus gauchos—, pero debieron ser liberadas por una sublevación del ejército gaucho, dándose saqueos en la ciudad de Salta el 22 de septiembre de 1821 en el episodio conocido como Revolución de las Mujeres, que además desencadenó el derrocamiento de Fernández Cornejo y su reemplazo por Gorriti.

Retirada completamente de la actividad pública, dedicada al cuidado de su nieto, Virgilio Mariano Tedín. Fue reconocida principalmente por las clases menos favorecidas, que habían constituido  en su mayoría el ejército gaucho de Güemes. Estos la apodaron“madre del pobrerío”, por su simpatía hacia ellos.

Falleció a los 90 años y sus cenizas se encuentran en el mausoleo familiar del cementerio de la SantaCruz de Salta. #AntesDeSerCalle

 

Macacha Güemes es reconocida como una de las mujeres más destacadas de la provincia de Salta, donde diversas calles y plazas le rinden homenaje, y de la Independencia argentina.

Sin embargo, permaneció olvidada por la historiografía argentina, al igual que otras mujeres, rescatándose su figura principalmente en el revisionismo histórico desde finales del siglo XIX.

Durante la gestión de Miguel Isa como Intendente de Salta en 2014, se buscó trasladar sus restos al Panteón de las Glorias del Norte, en la catedral de aquella ciudad, donde se encuentran las cenizas de su hermano. Sin embargo, la iniciativa no prosperó. El Boulevard Macacha Güemes del barrio Puerto Madero en la ciudad de Buenos Aires, donde la mayoría de los nombres de las calles de aquel corresponden a mujeres, lleva su nombre desde 1995 mediante la Ordenanza 49.668.