Salud

28 de Febrero de 2020 18:28

Una nena de 11 años reclama respuestas de Ioma para recibir un trasplante

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Juliana García Balmori padece leucemia linfoblástica aguda. Desde hace un mes que está internada en el Materno Infantil pero necesita someterse a la operación en Buenos Aires. 

El 1 de noviembre de 2018 Juliana García Balmori recibió una noticia que le cambiaría totalmente sus días: los médicos le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda (LLA) tipo b. Desde entonces, desde hace 484 días, que atraviesa una lucha ardua para superar la extraña enfermedad y la burocracia que acusa por parte del Ioma, que todavía no le otorgó las autorizaciones para poder someterse al trasplatense de médula que le salvará la vida.

La nena, de apenas 11 años, es oriunda de Miramar y ya pasó por tres derivaciones: primero fue al Hospital Italiano de Buenos Aires, después al Hospital Universitario Austral y, por último, a otro centro de alta complejidad. También pasó por dos tratamientos, con rayos, pero a mediados de enero sufrió una recaída que hizo aparecer con más fuerza que nunca a la LLA en su cuerpo.

El retorno de los síntomas y las dolencias obligó su inmediata internación al Materno Infantil, donde permanece por estos días. Sin embargo, Diana, la mamá de Juliana, asegura que ella no está con "las condiciones que debería" en el hospital de la ciudad. "Las doctoras me apuran porque reconocen que no pueden tenerla más acá y por eso es mi inquietud", expresó, en diálogo con 0223, y agregó: "Ahora no puede ni leventarse. La enfermedad regresó más fuerte".

¿Por qué no puede irse del Materno? Porque Ioma todavía no le autoriza a la menor el estudio de HLA y la derivación para que pueda realizar el pretrasplante y trasplaten que indicaron los profesionales médicos. "Esas dos cosas van de la mano pero Ioma no responde. Hace un año y medio que la venimos peleando", lamentó.

Después de insistir con los reclamos, Diana dijo que desde la obra social se comunicaron para garantizarle que la nena podría cumplir con todas sus intervenciones en la Fundación Favaloro pero hasta ahora recibe con escepticismo la promesa de las autoridades. "Hasta que no esté viajando y no tenga nada concreto no voy a creer en nada" , aclaró.

"Necesito que actúen ya porque lo de mi hija es algo urgente. Ella está con peligro de vida y sólo hace falta que autoricen la derivación para poder llevarla ya al hospital de Buenos Aires y que se haga el trasplante", enfatizó la madre.

 

Compartir
Compartí esta nota