Opinión

15 de Junio de 2020 18:27

Consejo Económico y Social: cuando lo importante se transforma en urgente

Compartir
Compartí esta nota

Concejal del Frente Renovador de Mar del Plata. 

Compartir
Compartí esta nota

Tanto las políticas del  exintendente Carlos Arroyo como el rumbo marcado por el expresidente Mauricio Macri, hicieron que la realidad económica de Mar del Plata, sea cada vez más apremiante. Porque no sólo ocupamos tristemente el podio de las ciudades con mayor desempleo del país, sino que además durante esos años, fuimos testigos de la desidia, el abandono y hasta el maltrato de quienes nos gobernaron hasta hace muy poco tiempo.

Fue entonces, hace exactamente dos años que ocupando el rol de oposición responsable, le solicitamos al jefe comunal por todos los medios posibles, que ponga en marcha al Consejo Económico y Social, sabiendo de su potencia como herramienta de la democracia. Porque no se trataba, ni se trata, de una cuestión partidaria, sino de unir a todas las fuerzas productivas de la ciudad, con las instituciones educativas, religiosas junto a los sindicatos, las cámaras empresariales, entre otros, para encontrarnos en una misma mesa y debatir alternativas posibles ante la crisis que se presentaba.

De hecho, nuestro pedido hacía referencia a revitalizar el Consejo Económico y Social que se había creado durante el gobierno del exintendente Elio Aprile y que tenía como objeto debatir, analizar, concertar y proponer políticas económicas y sociales que impliquen acciones concretas, a efectos de coordinar esfuerzos y optimizar recursos de las instituciones involucradas, para el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos.

En junio de 2018, invitamos al recinto de sesiones al economista Matías Tombolini, actual vicepresidente del Banco Nación, y en ese momento, presidente del Consejo Económico y Social en Buenos Aires, quien compartió su experiencia y la importancia de esta herramienta de gobierno. Un año después, insistimos con el tema ante más de 100 invitados al Concejo Deliberante, quienes respaldaron la necesidad de activarlo en la ciudad.

Pasaron ya 20 años desde aquella ordenanza del gobierno de Aprile, y aún hoy seguimos sin tener en funciones a esta Consejo que fue clave, a nivel nacional, para superar la crisis del 2001 y lo sería igualmente ahora, ya que las dificultades de las sociedades modernas requieren, sin dudas, de coaliciones de gobierno que apuesten a la profesionalización de la política y a la apertura sincera, amplia y empática del diálogo con la ciudadanía en general. Y más aún sabiendo del compromiso que muchos marplatenses tienen por su ciudad, sobrevolando cualquier grieta o partido político, entendiendo que esta conformación es la que permite atender la coyuntura, esta de hoy o cualquiera del futuro, porque sabemos que para la planificación general está el Plan Estratégico, pero si se trata de atender la urgencia, el ámbito es el Consejo Económico y Social.

Vivimos un momento histórico, donde el mundo está peleando con un enemigo invisible, y más allá que la única ventaja que tuvo la Argentina fue poder seguir a la distancia lo sucedido en Europa, vale mencionar la pericia y el buen tino que tuvo el presidente de la Nación Alberto Fernández, al anunciar el aislamiento social preventivo y obligatorio en un tiempo que fue tan prudencial como clave para este presente, convocando a expertos para abordar la situación epidemiológica de la pandemia.

Por eso, es menester fomentar la participación y el consenso de las distintas instituciones con representación en nuestra comunidad, a efectos de aportar sus visiones y sus propuestas y aportar una visión plural de los principales desafíos locales generando acuerdos y consensos, de amplitud y diálogo, de compromiso y responsabilidad.

El Consejo Económico y Social es un ámbito propicio para acordar la forma en que más rápido podamos reactivar la producción, el comercio y los servicios de turismo y gastronomía locales, cumpliendo estrictamente con todos los protocolos sanitarios, y así superar esta crisis para poder comenzar a vivir en la nueva normalidad de la mejor manera posible.

La herramienta está, es sencilla, la conocemos y el ahora intendente Guillermo Montenegro puede utilizarla, como en su momento se hizo a nivel nacional, porque, cuanto antes, debemos pensar en soluciones para los problemas que nos está dejando la pandemia y también para los que se presentarán en el futuro cercano.

Compartir
Compartí esta nota