Virales

24 de Junio de 2020 11:37

¿Por qué el 24 de junio debería ser feriado nacional?

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Riquelme y Messi cumplen años hoy. La Selección se privó de tenerlos juntos más tiempo a los dos mejores futbolistas de Maradona para acá.

La ingeniosa movida en las redes sociales, tiene que ver con la gran cantidad de efemérides de esta fecha. Desde el nacimiento de Messi, Fangio y Sábato, hasta las muertes de Gardel y Rodrigo.

Alegrías y tristezas. Desde hace varios años, cada vez que se llega a esta fecha, en las redes sociales, los argentinos salen a pedir en tono de broma (o no), que el 24 de junio se debería decretar como Feriado Nacional. Nacimientos, fallecimientos y goles inolvidables en mundiales, la convierten en una jornada llena de recuerdos.

Los enormes del país que nacieron un día como hoy, son Juan Manuel Fangio y Ernesto Sábato (1911), Osvaldo Zubeldía (1927), Juan Román Riquelme (1978)  y Lionel Messi (1987). 

El piloto balcarceño y el creador de "Sober héroes y tumbas", una de las mejores novelas argentinas del siglo XX, nacieron el mismo día del mismo año 1911. El quíntuple campeón del mundo de Fórmula 1, falleció el 17 de julio de 1995, poco después de cumplir 84 años, mientras que Sábato murió el 30 de abril de 2011, a menos de dos meses de llegar al centenario.

El siguiente fue el gran Osvaldo Zubeldía, también bonaerense pero de Junín, es de sangre "pincharrata". Más allá de haber jugado en Vélez, Boca, Atlanta  y Banfield, su consagración llegó como entrenador del Estudiantes de La Plata que hizo historia a nivel internacional, ganó tres Copa Libertadores y una Intercontinental. Además, llegó a dirigir la Selección Argentina y hubiera estado al frente del plantel en Inglaterra 1966, de no ser por sus diferencias con la dirigencia que lo llevó a dejar el cargo.

Mucho más acá en el tiempo nos tenemos que venir para que llegue al mundo un futbolista que dejó una huella en el fútbol argentino y considerado el mejor jugador de la historia de la Copa Libertadores: Juan Román Riquelme. En una casa humilde de Don Torcuato, nació quien se formara en Argentinos Juniors y luego pasara a Boca, donde se convirtió en el máximo ídolo de la historia con varios títulos locales, tres Libertadores y una Intercontinental. Jugó en Barcelona y brilló en el Villarreal, con quien llegó a semifinal de Champions League. Su forma de ser y su particular forma de jugar, le impidieron tener más participación en la Selección Mayor. Fue campeón mundial Juvenil en Malasia 2007 y Pekerman lo llevó al único mundial en Alemania 2006. Dos años más tarde, fue campeón olímpico en Pekin 2008 con Batista. Volvió al "Bicho" para cerrar el círculo y devolverlo a Primera División. Actualmente es vicepresidente segundo de Boca.

Nueve años después que Román, en Rosario, llegó al mundo Lionel Andrés Messi, que cumple 33 años y está considerado sino el mejor, uno de los dos mejores futbolistas de todos los tiempos. En un Barcelona ultraganador, superó todos los récords posibles y va por más. Seis balones de oro, múltiples títulos locales e internacionales, se encuentra a un gol de los 700 oficiales entre Barsa y la Selección Nacional y acumula 250 asistencias. Campeón juvenil, su sueño sigue siendo obtener un trofeo con la mayor, con quién jugó varias Copa América y cuatro mundiales (2006, 2010, 2014 y 2018).

Así como la fecha es tan recordada por los que nacieron, también tiene su lado triste por los que fallecieron un día como hoy, ambos de manera trágica. En 1935, el cantante de tango Carlos Gardel perdió la vida en un accidente aéreo en Medellín. En el 2000, a la madrugada, el cuartetero Rodrigo Bueno, en plena revolución popular de su carrera perdió el control de su camioneta en la autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Berazategui, cuando regresaba de brindar un show en City Bell y murió de manera instantanea junto a Fernando Olmedo, el hijo del actor Alberto Olmedo.

Como si no fuera poco que es el cumpleaños de Lionel Messi y Juan Román Riquelme, el 24 de junio es un día especial para la Selección Argentina porque se recuerdan dos goles que están en el Top Ten de los más gritados en los mundiales. 

Hace 30 años, en el estadio "Delle Alpi" de Turín, Claudio Paul Caniggia dejaba en el piso a Taffarel después de una jugada maradoniana de Maradona y le daba el triunfo 1 a 0 sobre Brasil a 8' del final, en un partido en el que el clásico rival había sido ampliamente superior y abolló los palos del arco de Sergio Goycochea. La jugada de Diego arrancando del centro del campo de juego y la definición del "Pájaro", quedaron inmortalizadas para el pasaje a cuartos de final del equipo de Carlos Bilardo, que terminaría cediendo en la final ante Alemania por la mínima diferencia.

Dieciseis años más acá en el tiempo, el 24 de junio de 2006, en el Zentralstadion de Leipzig, Maximiliano Rodríguez iba a dejar su nombre inmortalizado con la camiseta nacional con un gol inolvidable que selló el 2 a 1 sobre México. Transcurría el primer tiempo del suplementario cuado la "Fiera" la recuperó cerca del área propia, la pelota pasó por Scaloni, siguió por Messi que se juntó con Riquelme y abrió para Sorín por izquierda, el centro pasado, fuera del área le cayó al jugador de Newell's que controló con el pecho hacia atrás, largó, y casi sin pensarlo metió una volea de zurda que se colgó en el ángulo derecho de Sánchez y desató la locura de un plantel que aguantó y se llevó el pasaje a cuartos de final, donde terminaría, otra vez, cayendo a manos del local Alemania desde el punto penal.
 

Compartir
Compartí esta nota