Mar del plata

6 de Julio de 2020 16:51

El 40% de los padres no mandaría a sus hijos a las escuelas cuando se reanuden las clases presenciales

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Las clases presenciales volverían en agosto. Foto: 0223.

Los establecimientos educativos se presentan como un foco de infección y muchos tienen miedo a un posible contagio. Mientras tanto, la cuarentena acrecenta el delicado presente económico de los colegios privados.

Un relevamiento de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la provincia de Buenos Aires (Aiepba) revela que el 40% de los padres no mandaría a sus hijos a las escuelas una vez que regresen las clases presenciales. Mientras tanto, el Gobierno de la Nación ultima detalles para que los estudiantes retornen a las aulas en agosto.

La semana pasada, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, explicó a 0223 que el regreso a las aulas será diferente al escenario de marzo. Los salones serían divididos en dos o tres partes, los recreos serán por grados, el horario de ingreso y egreso sería escalonado para evitar amontonamiento en las puertas de las escuelas y el uso del transporte escolar sería diferido. El distaciamiento, de al menos un metro y medio, se deberá imponer en entre alumnos y docentes después de las vacaciones de invierno.

"Nosotros vemos muy complicado el escalonamiento. Hay muchas familias que dicen que no van a mandar a los hijos a las escuelas una vez que vuelva la presencialidad, el 40% no va a mandar a sus hijos", precisó Martín Zurita, secretario ejecutivo de la Aiepba, en diálogo con 0223 Radio.

Para el representante de los establecimientos educativos, el Estado tiene que "atender" esta situación. "Es algo importante porque muchas familias tienen miedo de que se contagien. Se tiene que empezar a trabajar. Queremos que la vuelta sea con todos los protocolos que indiquen los profesionales", puntualizó.

"Este año va a ser muy complicado tomar un ritmo de actividad normal. Durante enero y febrero no recaudamos cuotas. Hasta marzo del año que viene vamos a estar con mucha incertidumbre", agregó en relación a la crisis que atraviesan a los establecimientos que no reciben subsidio estatal.

Durante la última semana, desde Aiepba plantearon al gobernador Axel Kicillof que en el territorio bonaerense hay unas 2.200 escuelas que no reciben aportes del Gobierno. En este grupo, Zurita señaló que la cuarentena acrecentó las necesidades de aquellas escuelas que desde hace años solicitan por el respaldo financiero del Estado.

"Hay escuelas que no pueden conseguir los subsidios y son muy vulnerables porque, ante la falta de pago de las familias, no se pueden sostener. Muchas no reciben aporte y están en una situación crítica porque no cobran desde mayo o abril. Entendemos la problemática de las escuelas que la están pasando muy mal", afirmó. Además, indicó que la oferta del nivel inicial y de los jardines maternales la oferta es "prácticamente privada".

De todas formas, reconoció que desde la administración bonaerense "se tomó muy en serio esta situación" y celebró la apertura del canal de diálogo. "De esta crisis se sale con pujanza y educación", sostuvo Zurita.

En tanto, Kicillof anunció un adelanto de 340 millones de pesos en carácter de pagos atrasados que exigían las escuelas privadas que reciben aporte estatal. "No es un salvataje, es algo que está en nuestro presupuesto y se devuelve a las escuelas", explicó el dirigente.

Compartir
Compartí esta nota