Crisis del coronavirus

27 de Septiembre de 2020 19:15

Video: se sentó a tomar un café bajo la lluvia con traje de neoprene

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El sarcasmo de un comerciante por la creación de los corredores gastronómicos y el particular clima de Mar del Plata.

La gastronomía es uno de los sectores más afectados por las restricciones que se implementaron ante el avance de la pandemia de coronavirus. El pasado viernes el Concejo Delibeante otorogó el aval para crear los corredores gastronómicos, pero un comerciante del sector, con mucho sarcasmo, dejó en evidencia la ineficacia de la medida ante el clima adverso característico de Mar del Plata.

Vestido con un traje de neoprene de pies a cabeza para combatir el frío, Leonardo Flotta, dueño del reconocido local gastronómico La Loquita, se sentó a tomar un café en un bar de la zona comercial de Alem bajo la lluvia para visibilizar la problemática que más aqueja a los comerciantes del rubro: la casi nula facturación.

"Muchas gracias intendente por haber habilitado los corredores en esta hermosa ciudad. Gracias al gobernador y al presidente por las mágicas ideas que tienen", manifestó con ironía.

"Vengan a tomar algo en este hermoso lugar donde podrán disfrutar de esta bella ciudad con el clima más hermoso. Los gastronómicos están salvados, podrán facturar", siguió y les aconsejó: "Vengan abrigados".

Los comercios gastronómicos solo están habilitados a trabajar bajo las modalidades de reparto y comida para llevar, por lo que aquellos que permanecen abiertos en la vía pública lo hacen en modo de protesta.

Con el aval de los integrantes del cuerpo deliberativo, los corredores gastronómicos se pondrán en funcionamiento una vez que el intendente Guillermo Montenegro cuente con el visto bueno de Provincia y Nación.

A diferencia de la primeras intenciones, en donde se planteaba la creación de estos corredores en determinados sectores, esta vez la oposición decidió promover esta clase de espacios "en todas las calles arterias o avenidas donde existan establecimientos gastronómicos o rubros similares". También se contempló la posibilidad de que los comercios hagan uso de sus terrazas u otras áreas al aire libre.

Otro de los cambios que se decidió tuvo que ver con los días de funcionamiento: antes se había planteado que los corredores podrían estar los viernes, sábados, domingos y feriados pero ahora se acordó que trabajen todos los días y hasta el final de la temporada estival con los "horarios y condiciones supeditadas a la jerarquía de cada arteria, utilizando como criterio el rol en el sistema de movilidad y las características del entorno".

Compartir
Compartí esta nota