Crisis del coronavirus

26 de Abril de 2021 15:32

Solidaridad sin límites: un comedor del barrio Belgrano festeja 21 años

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El Negro Gutiérrez y sus hijos prepararon una torta especial para celebrar el cumpleaños. Foto: 0223.

El Indiecito, ubicado en Arana y Goiri 11222, asiste a 180 vecinos e incluso hay personas en lista de espera. La historia de su fundación detrás de la conquista de Argentina en el Mundial de México 1986.

La crisis económica que golpeó a las familias argentinas a principios del milenio devino en un estallido social y la pérdida de fuentes de trabajo, lo que trajo aparejado la proliferación de comedores y merenderos en los barrios más necesitados. Fue en ese contexto que se erigió El Indiecito, un comedor que este lunes cumple 21 años. Más de dos décadas de inagotable ayuda para los vecinos del barrio Belgrano de Mar del Plata.

Roberto "El Negro" Gutiérrez vendía banderas argentinas durante la Copa Mundial de fútbol de México 1986. El largo trayecto que recorrió el equipo encabezado por Diego Armando Maradona para consagrarse campeón le permitió al Negro recaudar el dinero suficiente para comprar el terreno donde actualmente está emplazado el comedor, en Arana y Goiri 11222, en el que también funciona una escuelita infantil de fútbol.

En 2000, con el estallido social que causó la crisis social, económica y política, el Negro y su esposa abrieron el comedor con capacidad para asistir a 30 personas. Con el tiempo, la ayuda se multiplicó al ritmo de las necesidades. Hoy asisten a 180 vecinos del barrio e incluso hay personas en lista de espera.

A lo largo de todos estos años se sostuvo con las colaboraciones de los propios vecinos y también de múltiples celebridades deportivas y artísticas que aportaron su grano de arena en la causa.

Este lunes, el Negro y sus dos hijos prepararon una vianda de canelones y una botella con jugo y además, para celebrar el cumpleaños, entregaron una porción de torta.

"El 2001 fue muy complicado para nuestro país. Gracias a Dios subsistimos con la ayuda de la gente que colabora. Estamos muy agradecidos a los que colaboran sin pedir nada a cambio", expresó Sebastián, su hijo.