Realidad barrial

13 de Julio de 2021 10:34

Compraron un terreno, construyeron su casa y 31 años después los quieren desalojar

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los vecinos realizaron una protesta en Mario Bravo. Foto: 0223.

Vecinos protagonizaron una movilización para impedir el desalojo de una familia. Aseguran que hay otros procesos en marcha y piden ayuda para no quedar en la calle. 

Los vecinos del Barrio Juramento se encuentran en estado de alerta luego de que los propietarios de viviendas ubicadas sobre la Avenida Mario Bravo recibieran notificaciones de desalojo.

En diálogo con 0223, Anahí Suárez, hija de una de las propietarias damnificadas, relató que en su caso particular hace más de tres décadas que la familia compró el terreno y comenzó a edificar en el lugar. “Hace 31 años que vivimos acá, pagamos todos los impuestos siempre. Los terrenos los compramos y tenemos el boleto de compra venta”, explicó la joven mientras detalló que durante años vivieron con total tranquilidad, pero tras la muerte del dueño original de las tierras uno de los herederos comenzó a reclamar los lotes.

 

Según el relato de la joven, en un principio el nuevo dueño del lugar les solicitó una determinada suma de dólares o dinero en efectivo para no iniciar acciones legales, pero la suma solicitada era inalcanzable para ellos. Entonces comenzó un proceso judicial que desencadenó en la orden de desalojo que la semana pasada llegó al domicilio.

“El  jueves 8 le llegó una carta diciendo que el día martes 13 para el desalojo. Sabiendo que vamos a vivir a la calle, empezamos a llamar los abogados, para ver si era cierto, pero después de cinco abogados nos dicen que sí, que hay una orden de desalojo”, relató la joven visiblemente angustiada, al tiempo que destacó que en la vivienda vive además su hermana que padece raquitismo.

Según explicó Suárez, desde que llegó la primera notificación, junto a su madre se acercaron a la Defensoría del Pueblo y otras dependencias oficiales en busca de una respuesta acorde a sus necesidades. “No pueden hacer un amparo. Fuimos al Municipio, pero no pueden hacer nada tampoco. Ahí nos enteramos que también van desalojar otros vecinos porque el juicio afecta a los propietarios de varias manzanas del barrio”, dijo.

“En el medio del desalojo, a mi hermana la tenemos que internar porque tiene una operación en las piernas. También hay menores, la verdad es que no sabemos qué es lo que quiere el heredero del hombre que nos vendió el terreno”, concluyó.

 

Compartir
Compartí esta nota