Tokio 2020

26 de Julio de 2021 03:48

Luka Doncic frustró a Argentina y le propinó una dura derrota en el debut

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Doncic festeja y se ríe. Atrás sufren los argentinos. El hombre de Dallas fue determinante para el triunfo de Eslovenia.

Eslovenia se apoyó en su máxima figura para diagramar una contundente victoria sobre Argentina por 118 a 100 en la apertura del grupo C. El conjunto de Sergio Hernández, con Garino y Vildoza, no tuvo respuestas basquetbolísticas ni anímicas.  

A veces hay derrotas que no se pueden analizar objetivamente por diferentes motivos. Que el partido de Argentina estuvo lejos del esperado es cierto, que no pudo ejecutar el plan que pensó y remarcaba Sergio Hernández. Pero también es verdad que cuando enfrente hay un jugador como Luka Doncic, no se puede obviar la preponderancia no sólo en el juego y el resultado, sino en el estado anímico de un equipo que no encontró la forma de pararlo. El hombre de Dallas Mavericks, de los mejores (sino el mejor) del mundo, marcó 48 puntos, bajó 11 rebotes y dio 5 asistencias, fue indetenible y frustró al conjunto nacional. Por eso, Eslovenia aprovechó se quedó con el triunfo por 118 a 100 y deja sin margen al "Alma" de cara a lo que viene. 

A veces, cuando uno enfrente tiene a un jugador casi de otro planeta, capaz de hacer las cosas que realizó Luka Doncic en este debut olímpico, no alcanza ni con rezar. No hay plan de juego, defensivo, que permita tener chances ante un rival que presente a, tal vez, el mejor jugador del mundo en este momento. La estrella de la NBA y su Eslovenia alargaron su gran momento, tras ganar el repechaje en Lituania que los depositó en su primer Juego Olímpico, y se llevaron con mucha contundencia el duelo contra nuestra Selección, una diferencia (18) que duele por la derrota en sí pero también por lo abultada pensando en la clasificación a la próxima ronda –avanzan los dos mejores de cada zona y los dos mejores terceros-. Este jueves, desde las 9 de la mañana (hora argentina), Sergio Hernández y sus muchachos, vigentes subcampeones mundiales, tendrán revancha contra España, otra potencia.

Doncic, desplegando una producción pocas veces vista en el ámbito FIBA, terminó con 48 puntos (18-29 de campo), 11 rebotes, cinco asistencias y tres tapas en 31 minutos. Sus compañeros, como buenos soldados, siguieron a su general y cumplieron con su papel, a partir de los espacios y la confianza que generó la estrella, quien desde que juega en su seleccionado ha logrado un europeo (2017), una plaza olímpica y ahora este comienzo que alarga el invicto (14-0) con su presencia. Argentina, en cambio, trató de ser fiel a su estilo, acelerando en ataque y buscando ser agresivo en ataque, pero nunca le encontró la vuelta al juego. Ni a Doncic. Y se fue desdibujando con el correr de los minutos. En ataque careció de fluidez, tuvo una muy pobre eficacia en triples (5-31) y perdió la lucha de los rebotes (59-32). Los mejores fueron Campazzo (21 puntos) y Scola, quien fue el goleador con 23 y se convirtió en el cuarto máximo anotador en la historia olímpica (superó al brasileño Marques).

La Selección, que había perdido los tres amistosos en Las Vegas, volvió a estar lejos de la gran defensa que desplegó en el Mundial 2019 y necesitará reaccionar contra España para mantener sus chances de clasificar a cuartos de final. Y este equipo, con mucha resiliencia, ya lo ha hecho antes.
 

Compartir
Compartí esta nota