Miramar

6 de Julio de 2021 15:46

Rechazo a la explotación petrolera: “Estaremos poniendo en juego nuestras vidas”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Desde la ciudad de Miramar se expresaron en contra del proyecto para buscar petróleo debajo del mar.

El Director de Gestión Ambiental del municipio de General Alvarado, Diego Vega, expuso en la audiencia pública la postura de esa comuna sobre la campaña sísmica que se busca desarrollar frente a las costas bonaerense. 

El Director de Gestión Ambiental del municipio de General Alvarado, Diego Vega, participó en el inicio de esta semana de la audiencia pública realizada de modo virtual por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación para exponer la postura de esa comuna sobre el proyecto que busca desarrollar la campaña de adquisición sísmica offshore en la cuenca Argentina norte, en el marco de una potencial explotación petrolera frente a las costas bonaerenses.

El gobierno conducido por el intendente Sebastián Ianantuony ya había dado a conocer su posición al respecto la semana pasada, cuando comenzó una campaña en contra de la iniciativa que se trata en la Secretaria de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación de la Nación y que ha generado mucha preocupación en múltiples sectores.

En su exposición en la audiencia Vega explicó que “la negativa está referida al consumo de petróleo por sí mismo” y en ese sentido analizó: “Entramos en un momento de nuestra historia que la cultura del descarte, de lo desechable y lo efímero del uso y tiro llega a su fin. Comenzamos un camino de reducir, reciclar y reutilizar. Dejar de utilizar combustibles fósiles y todos los derivados del petróleo son el comienzo de un camino, la intervención sobre el Mar Argentino nos corre de él” advirtió el funcionario en primera instancia.

Posteriormente Vega recordó “los compromisos que tomamos como Nación desde el Acuerdo de París en 2015, que entró en vigor en el 2016, donde nos comprometimos junto con el resto de los países miembros de las Naciones Unidas a hacer todos los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2 grados, es decir, bajar la emisiones de gases de efecto invernadero, que en su mayoría son generados por la quema de combustibles fósiles”.

Al respecto de las medidas adoptadas para minimizar el impacto del cambio climático, el Director de Gestión Ambiental también hizo foco en el acuerdo de Escazú en 2018 y cuestionó que la audiencia no sea vinculante: “Junto con el resto de los países de la región nos comprometimos al acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales, que esta audiencia pública no estaría cumpliendo ya que su carácter de no vinculante hace que todo lo que estamos exponiendo termine en la decisión de funcionarios, y no de la sociedad civil organizada”.

Vega expuso a continuación sobre otros compromisos asumidos en los objetivos de desarrollo sostenible que desde distintos rincones del Estado se deben cumplir para antes del 2030 y destacó algunos en particular.

“Los 17 objetivos hablan entre otras cosas en su punto número 7 de la energía asequible y no contaminante: tenemos que seguir impulsando energías renovables, aumentar la inversión en este sentido para permitir un cambio en la matriz energética, de cara a un colapso energético. Luego está el punto 9, que trata sobre la industria y la innovación: construir infraestructura resiliente, promover la industrialización sostenible y fomentar la innovación, reemplazando modelos contaminantes y obsoletos, haciendo pie en el campo de la ciencia, y buscando la sinergia con el planeta que tan distante hemos quedado. Y luego el punto 14, la vida submarina; que pretende conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos”, detalló Vega.

Fauna marina

Durante la segunda parte de su exposición el funcionario municipal se refirió a la fauna marina y trasladó a las autoridades la preocupación de diversos grupos de investigación.

“Nos fueron acercando evidencias científicas que muestran el impacto que tiene la prospección sísmica sobre toda la biodiversidad marina. La zona donde se pretende desarrollar esta intervención es la zona de alimentación de la ballena franca austral. Dicha especie es significativa para nuestra comunidad, desde el punto de vista turístico y cultural”, explicó al respecto. 

Vega mencionó luego la publicación científica del 2020 realizada por investigadores pertenecientes al University College of Cork de Irlanda, que sobre 8.000 horas de datos de muestreos científicos y abarcando unos 880.000 km2 en el Atlántico norte, llegaron a la conclusión que la actividad sísmica genera un efecto importante sobre varias especies y su hábitat. “En el caso de las grandes ballenas, se notó una disminución del 88 % en los avistajes mientras que en cetáceos dentados (delfines, orcas, etc.) fue del 53% mientras se realizaba la prospección sísmica, comparándolas con estudios de control”, expresó el Directo de Gestión Ambiental.

Finalmente para concluir Vega recordó que la ballena franca es monumento natural de la Nación desde el año 1984, mediante Ley Nacional N° 23.094/84. “Acciones como las que se pretende avanzar en nuestro mar hacen que no tenga sentido pensar en dichos objetivos y acuerdos, si no cambiamos de una vez y para siempre nuestros hábitos de consumo, nuestras maneras de producir y de relacionarnos, estaremos poniendo en juego nuestras vidas y las futuras generaciones”.