Propiedades

19 de Agosto de 2021 13:24

La compra en pozo, una inversión que crece y garantiza seguridad frente a la incertidumbre de la pandemia

Compartir
Compartí esta nota

Marcelo Muiño (Reg. 2504) es el referente de Muiño Real Estate Company. La empresa está ubicada en Hipólito Yrigoyen 2272 - teléfono: 0223 491-5719.

Compartir
Compartí esta nota

En tiempos de contracción económica, este tipo de operación asoma como una de las inversiones más confiables en la construcción. "El momento para invertir en pozo siempre es bueno", ratifican en Muiño Real Estate Company.

Marcelo Muiño, titular de Muiño Real Estate Company.

La compra de departamentos en pozo es una de las alternativas de inversión que ganan más terreno en tiempos de pandemia. Su auge, que ya se viene consolidando en las últimas décadas, no es una sorpresa: se trata de una apuesta segura y que ofrece grandes réditos en el mediano y largo plazo para el comprador.

A pesar de la recesión y retracción general que condiciona a la economía general, en Muiño Real Estate Company reconocen que el interés por la venta en pozo sigue creciendo en Mar del Plata al igual que en el resto del país, y que poco a poco se advierte un mayor protagonismo dentro del mercado inmobiliario.

En una entrevista con 0223, Marcelo Muiño reconoce que esta compra es, en realidad, una “oportunidad de ahorro y capitalización” ya que, a futuro, la adquisición del departamento que se paga en cuotas cotizadas en moneda nacional se transforma en una permuta de “pesos a dólares”.

“Esta es la posibilidad de entrar con un porcentaje mínimo a una firma de boleto y encima la ventaja es que las cuotas son en pesos, más allá de algunos ajustes. Entonces, para el que tiene un buen ingreso, es una excelente forma de ahorrar y capitalizar”, explica el empresario.

-¿Cómo viene la tendencia de invertir en pozo y cómo está incidiendo la pandemia?

-La inversión en pozo en esta época está atravesando un momento lento pero es una situación que también se está dando en todo el mercado local. De todos modos, sigue habiendo muchas obras en ejecución, y hay mucha venta en pozo. La gente todavía lo toma como una oportunidad de ahorro y de capitalización. La compra en pozo es, básicamente, permutar los pesos y convertirlos en dólares porque en general las cuotas se pagan en pesos.  Y a nivel nacional creo que está mostrando un escenario similar aunque por supuesto que cada provincia tiene su particularidad..

-¿Cómo era el volumen de compra en los últimos años hasta que llegó la pandemia?

-Venía cada vez con más volumen porque hay dos factores que influyen en este tipo de inversiones. Por un lado, en momentos donde la economía está próspera, el exceso de peso hace que la gente invierta en pozo y se vaya quedando con propiedades. Por otro lado, la falta de posibilidades comprar dólares con el tema de los cepos, hizo otra de las vueltas de rosca para que la actividad fuera exitosa en los últimos años. 

-¿La seguridad es el principal beneficio de esta inversión?

-Sin dudas es una inversión segura; lo que siempre hay que identificar bien es quién la desarrolla y qué grupo está participando del emprendimiento privado.

-¿Qué otro beneficio tiene?

-Por la pandemia y la falta de claridad en el panorama económico, la actividad está lenta pero el tema es que siempre que uno compra en pozo, uno compra en un valor un poco más barato de lo que está terminado en el mercado y con los plazos de entrega, que por lo general son a 24 o 30 meses, en el momento en el que uno recibe el inmueble está a un valor mayor a lo que lo compró.

- Para alguien que desconoce, ¿cómo puede definirse la inversión en pozo?

-Es una posibilidad para aquel que tiene un ingreso importante para poder comprar algo que de otra manera sería imposible porque en el mercado de inmueble es todo al contado. Entonces, esta es la posibilidad de entrar con un porcentaje mínimo a una firma de boleto y durante el trayecto de obra, que son 24 o 30 meses, se van pagando cuotas a medida que pasa el tiempo. Y encima la ventaja es que las cuotas son en pesos, más allá de que se ajustan con los índices de la cámara de la construcción. Para el que tiene un buen ingreso, es una excelente forma de ahorrar y capitalizar.

- Mirando un poco más allá de la pandemia, ¿se ve en las últimas décadas un crecimiento significativo de este formato de venta en Mar del Plata?

-Sí, hay una gran cantidad de edificios que se están vendiendo bajo esta modalidad. En general, la mayoría de las obras cuando se inicia salen a la venta en pozo. Ha sido un elemento movilizador para el mercado.

- ¿Aproximadamente cuál es el porcentaje de este tipo de venta en la ciudad?

-Es difícil establecer un parámetro claro pero generalmente siempre tomó un 10% del mercado de departamentos en los mejores momentos.

-Y con la perspectiva de que la pandemia de a poco va cediendo, se abren mejores perspectivas de mercado a futuro...

-Sí, claro, pero el momento siempre es bueno porque inclusive para la idiosincrasia del argentino el ladrillo siempre es seguridad, es garantía de algo que se puede palpar, y que en última instancia puede estar cerrado pero alquilarse así que es algo que trasciende en el tiempo. Esto siempre tiene un atractivo especial.

 

Compartir
Compartí esta nota
Comentarios de usuarios de Facebook