Fotomultas: estudian las zonas más peligrosas y ya colocan los primeros equipos

Mientras espera la aprobación del convenio en el Concejo Deliberante, el gobierno de Guillermo Montenegro avanza en la implementación de los primeros radares. En total habrá unos 200 detectores de infracciones.

El municipio avanza con el convenio para instalar 200 dispositivos del plan de fotomultas.

25 de Enero de 2022 12:18

Por Redacción 0223

PARA 0223

El gobierno de Guillermo Montenegro elevó al Concejo Deliberante los convenios que firmó con la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) para implementar en Mar del Plata un nuevo sistema de fotomultas, luego de la fallida experiencia que hubo durante la gestión de Carlos Arroyo.

Mientras aguarda la aprobación en el cuerpo legislativo, el municipio se encuentra realizando el estudio de las zonas y esquinas más riesgosas de Mar del Plata en materia de seguridad vial y dentro de ese esquema cuáles tienen mayor índice de fatalidad o lesiones graves. “Ya estamos colocando los primeros dispositivos”, confirmó a 0223 el secretario de Gobierno Santiago Bonifatti, que aclaró que obviamente no sancionarán a ningún conductor hasta que el proyecto sea aprobado por los ediles.

“Es un proceso largo y queremos implementarlo lo antes posible. Es una política del intendente la incorporación  de tecnología para la prevención de los siniestros de tránsito. Y este sistema es uno de los ejes del plan de seguridad vial que presentamos”, precisó Bonifatti.

El convenio con la Unsam contempla la colocación de unos 200 dispositivos para detectar infracciones en distintos puntos de Mar del Plata. Del total, estiman, unos 40 serán cinemómetros (radares que detectan excesos de velocidad) y el resto servirán para infraccionar a quienes crucen semáforos en rojo o invadan la senda peatonal.

En ese sentido, Bonifatti aclaró que la ley obliga solo a informar a la ciudadanía los lugares donde se detecta exceso de velocidad, mientras que los dispositivos en semáforos pueden instalarse sin necesidad de que los conductores sepan dónde están. “El plan es de saturación. Queremos que haya tantos dispositivos que obliguen a los conductores a modificar sus conductas”, planteó.

 

El municipio le encargó al consejo asesor en seguridad vial que realice el análisis de los lugares más conflictivos y a partir de las estadísticas se determinarán los lugares en donde se colocará cada dispositivo. Uno sobre el que ya se está trabajando es la costa, en la zona de Cabo Corrientes, donde en los últimos meses hubo espectaculares siniestros viales por exceso de velocidad.

 

Polémica por el reparto de ganancias

Una de las polémicas que surgió luego de la presentación del convenio está relacionada con el reparto de las ganancias entre la Unsam, la provincia y el municipio. Bonifatti explicó que del 20% le corresponde a la provincia que es la encargada, a través del Renaper, de validare y convertir una infracción de tránsito, cada registro que tomen los dispositivos.

A partir de esa premisa, queda la discusión entre el municipio y la Unsam. En este caso, el gobierno local se quedará con el 24% de lo obtenido por las multas y la universidad el 56%. La primera aclaración que realizó Bonifatti es que el municipio no debe realizar ningún tipo de erogación a lo largo de todo el proceso: no compra equipos, no tiene que disponer recursos humanos para la etapa logística ni se encarga de enviar las fotomultas a los ciudadanos que sean sancionados.

A su vez, el secretario de Gobierno explicó que General Pueyrredon, por el volumen de vehículos que tiene, firmó el mejor convenio con respecto a otras ciudades de la provincia.

Una de las críticas es que el convenio que había rubricado Carlos Arroyo con la UTN de La Plata le dejaba al municipio el 50% de las ganancias. “El nuevo convenio tiene un porcentaje menor, pero sobre 200 dispositivos. El otro era sobre doce. Además, la diferencia con un convenio que fracasó es que éste está firmado con una universidad con mucha experiencia, que tiene su propio observatorio de seguridad vial”, explicó Bonifatti.

En ese punto, el funcionario municipal insistió en que el objetivo del municipio no es impulsar un plan recaudatorio, sino lograr que se reduzca la siniestralidad vial en Mar del Plata. “No es un tema recaudatorio. Es tecnología que se incorpora para disminuir la cantidad de siniestros. La recaudación es importante pero no es el eje. De todos modos, el 24% de 200 es más que el 50% de 12”, insistió.

 

Por otro lado, Bonifatti marcó que este plan de fotomultas es complementario con otras políticas que impulsa el municipio, como la App para que los vecinos reporten infracciones (también está en el Concejo Deliberante), las multas con las Cámaras del COM y la reposición de los jueces de Falta que están vacantes en Mar del Plata.

Respecto a las multas con las cámaras del COM, Bonifatti anticipó que ya se están  realizando señaléticas para colocar en otros corredores comerciales, algo que requiere la ordenanza aprobada durante la gestión de Carlos Arroyo. “La idea es implementar este sistema en todos los corredores comerciales, porque apunta a multas distintas al convenio de fotomultas. Acá lo que buscamos es ordenar el tránsito y que la gente no estacione en lugares indebidos o permanezca en doble fila durante mucho tiempo”, planteó.

Comentarios de usuarios de Facebook