La grieta se ensancha: Montenegro y Raverta, cada vez más enfrentados

El intendente volvió a endurecer su discurso contra el kirchnerismo local. Desde el Frente de Todos le apuntan a su gestión porque no resuelve los problemas de los marplatenses. 

Otros tiempos. Montenegro y Raverta hoy mantiene un fuerte enfrentamiento.

14 de Abril de 2022 09:34

Guillermo Montenegro elige un tema y repite una frase. En sus dos años y medio como intendente, su estrategia comunicacional mostró ese patrón y le evitó dolores de cabeza por algún exabrupto, tan habitual en los años de Carlos Arroyo. Por eso, cuando hay una frase fuerte resalta todavía más: “Acá no hay una oposición que quiera generar diálogo para mejorar las condiciones de los marplatenses. En definitiva, lo que están haciendo es destruir la ciudad”.

Desde la última campaña electoral, el intendente endureció sus críticas contra el Frente de Todos, espacio que conduce Fernanda Raverta en Mar del Plata. Sin embargo, en la entrevista que dio a La Política Online fue un paso más allá. “Todo lo que viene con la firma de Montenegro es no porque no. Estamos un poco cansados de eso”, analizó un hombre cercano al intendente para explicar la nueva línea discursiva.

Es allí donde se plantea la diferencia hoy irreconciliable entre el intendente y el Frente de Todos en Mar del Plata: “No es ‘no porque no’. Es no porque lo que proponen no es bueno para Mar del Plata. A ellos lo que les molesta es tener una oposición que le marque errores”, replican.

Tanto el intendente como sus principales funcionarios y  espadas legislativas trabajan puntillosamente para remarcar en cada oportunidad que tienen que el kirchnerismo sólo busca poner trabas a la gestión y no trabajar para mejorar la calidad de vida de los marplatenses. Fue, por ejemplo, lo que planteó Agustín Neme cuando cuestionó al principal bloque opositor por no aprobar el Presupuesto 2022. El mismo argumento lo repitieron ante el rechazo del convenio de fotomultas entre el municipio y la Universidad Nacional de San Martín. Y le suman el proyecto para erradicar la zona roja que impulsó el Ejecutivo.

“Antes pensaba que querían poner palos en la rueda, pero ahora te diría que directamente quieren que no haya rueda”, resumió Montenegro en la entrevista citada. Con el objetivo de reforzar esa idea, el jefe comunal no esquivó fotos con opositores más light. Subió a sus stories de Instagram el momento exacto en el que se saludó con Nicolás Lauría en el Polideportivo, en la 44ª edición de la entrega de la Medalla al Mérito Deportivo “Justo Román”. Pocos días después, y luego de la aprobación del presupuesto 2022 y el primer aval de la suba de tasas -logrado gracias a los votos de Acción Marplatense-, se mostró junto a Horacio Taccone en la cena aniversario de Once Unidos.

La foto de Lauría y Montenegro dio que hablar. 

“Nosotros apostamos al diálogo y demostramos que podemos trabajar con todos. Pero en el caso del kirchnerismo hace dos años y medio que venimos soportando el no porque no. Va llegar el día que van a festejar que los fines de semana largo llueva”, insisten.

 

“Un municipio sin reacción”

En el Frente de Todos quieren sacarse el traje de oposición destructiva que Montenegro busca ponerles y argumentan, por ejemplo, que colaboraron en proyectos que durante mucho tiempo fueron las principales banderas de éxito del jefe comunal. Destacan dos: el régimen especial de habilitaciones y la habilitación de los decks. “Al primero le hicimos propuestas para mejorarlo y el tema de los decks fue una propuesta nuestra, directamente, que el municipio no reguló y se volvió un descontrol”, señaló un integrante del principal bloque opositor.

Remarcan además que la gestión de Juntos en Mar del Plata tiene mucho marketing, pero poca eficacia. “Apoyamos el Programa Crédito Joven, pero después nos enteramos que dieron 20 créditos”, grafican.

 

En el espacio que conduce Raverta sí defienden el rechazo al aumento del boleto de colectivo o al Presupuesto. Acusan a Montenegro de mantener las mismas lógicas que implementaba Carlos Arroyo en el cálculo de gastos e ingresos y no cumplir su palabra de modificar la TSU. “Habla de laburo, pero la Secretaría de Desarrollo Productivo tiene menos presupuesto que con Arroyo”, marcan.

También le dedican un párrafo especial al convenio de las fotomultas y aseguran que la insistencia del Ejecutivo por aprobarlo de ese modo deja en evidencia “que hay algo poco transparente”. “Lo que vemos es un municipio sin reacción”, resumen.

 

Rivales declarados

En la dura carta que hizo pública luego de su triunfo en la interna del Partido Justicialista, Fernanda Raverta marcó que la intromisión del intendente Guillermo Montenegro en esa disputa a través de varios de sus funcionarios confirmaba que la había elegido a ella como principal adversaria de cara a 2023.

Montenegro evitó hablar puntualmente sobre la directora ejecutiva de Anses, pero sus actos confirman que hoy, cuando falta poco más de un año para que se definan las listas y en un país convulsionado, el escenario más probable es que se repita el duelo entre ambos.

Fernanda Raverta buscará ampliar su base con el PJ como bandera. 

Con el PJ como bandera, la directora de Anses buscará ampliar su armado electoral en la ciudad. Hasta ahora consiguió que las internas nacionales no sacudan las piezas en el tablero local (una tarea que seguramente seguirá demandando esfuerzos), pero sabe que para conseguir un triunfo debe seguir sumando espacios.

Así, inició charlas con Gustavo Pulti que no tienen un desenlace claro y sumó a sectores con los que históricamente se enfrentó, como el de Lucas Fiorini.

El intendente, en tanto, defiende su modelo de gestión que desde un principio buscó no ser un gobierno amarillo, con algunas pinceladas rojas. El radicalismo tiene lugares clave dentro del municipio y el peso en las decisiones de Maximiliano Abad es determinante. Tal vez por eso, desde el entorno del intendente hicieron trascender fotos con Gerardo Morales y Facundo Manes cuando estuvieron de paso por Mar del Plata, y no de Martín Tetaz, que llegó de la mano del sector enfrentado con el titular del Comité Provincia.

Montenegro, junto a Manes, sostiene firme su acuerdo con la Unión Cívica Radical.

Más allá de tener al radicalismo como socio principal, la gestión de Montenegro también incluye a sectores del peronismo, a la Coalición Cívica y otros espacios, como Sumar. En las últimas semanas, la idea de un regreso al oficialismo de Nicolás Lauría cobró fuerza a partir de algunos gestos del edil. Por ahora, no hay avances, pero en el oficialismo celebran haber generado una grieta en el gran bloque opositor que amagaron a conformar entre el Frente de Todos, Crear Juntos y Acción Marplatense.  

Comentarios de usuarios de Facebook