0223.com.ar
Desbarataron una red de trata que publicaba avisos en La Capital

Desbarataron una red de trata que publicaba avisos en La Capital

Por Redacción 0223

Siete mujeres fueron rescatadas en cuatro allanamientos. La organización usaba como fachada “casas de masajes” y publicaba avisos en el diario de Aldrey Iglesias, Facebook y páginas web.

Cuatro personas fueron detenidas y siete mujeres rescatadas como resultado de cuatro allanamientos simultáneos realizados en Mar del Plata en el marco de una investigación por trata de personas con fines de explotación sexual, llevada adelante por la Fiscalía Federal N°1, a cargo de Laura Mazzaferri. Los lugares donde se realizaban los “pases”, denominados con eufemismos como “masajes con terminación” o “de relajación”, eran promocionados a través del diario La Capital, Facebook y webs de oferta sexual.

En julio del 2014 un llamado al 145, una línea gratuita destinada a recibir denuncias de trata, impulsó la investigación, en el marco de la política diseñada en el distrito por el fiscal general, Daniel Adler, e impulsada desde la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). La persona no dio a conocer su identidad pero detalló que en un inmueble ubicado sobre la calle Ituzaingo serían explotadas mujeres sexualmente, bajo una fachada de ofrecimiento de masajes. La labor de la Fiscalía N°1 logró determinar conexiones con otros dos locales: uno situado sobre la avenida Libertad, que funcionaría como privado. Otro, en Alvarado casi Hipólito Yrigoyen, donde también se encubriría el delito bajo una casa de masajes.

Luego de numerosas tareas de inteligencia a cargo de personal de la Prefectura Naval Argentina, intervenciones telefónicas y demás labores investigativas, la fiscal pidió las órdenes de allanamiento que la semana pasada fueron libradas por el juez Alejandro Castellanos.

 

Cómo fue el procedimiento

El miércoles pasado se realizaron los operativos, en los que intervino personal del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y colaboraron empleados de la Fiscalía N°1 y del área de trata de la Fiscalía de Distrito, así como la Dirección de la Mujer de la Municipalidad local.

Se allanaron los tres locales, y el domicilio particular de dos de los principales imputados. Se trata de una pareja, que actuaba junto a un hijo y otra mujer, que sería la encargada de uno de los sitios de masajes, más allá de otras personas respecto de las cuales la Fiscalía solicitó que se libre orden de captura.

En los lugares, se secuestró gran cantidad de documentación y objetos que corroboraron las hipótesis de la investigación, y varios diplomas de masajistas, algunos a nombre las mujeres víctimas, expedidos por dos de los imputados.

 

Había “entrevistas de trabajo” para ingresar a la red

Lo que surgió del testimonio de las víctimas prestados en Cámara Gesell, es que los imputados –que se negaron a declarar- las obligaban a hacer un curso de masajes, que de acuerdo a las pautas brindadas, lo terminaban haciendo con ellos, por el costo de 500 pesos. Si no lo hacían, no podrían entonces publicar avisos en La Capital –que salían con números telefónicos de celulares que ellos dejaban en los locales-y por lo tanto, atender a esos posibles clientes/prostituyentes que se comunicaran por esa vía.

De hecho, las “entrevistas de trabajo” para ingresar a la red –para las cuales se publicaban avisos también en el diario y en redes sociales- eran para masajes en casas de estética, pero en general no se les revelaba que también podían incluir oferta sexual. Esto lo descubrían una vez en el lugar.

Fueron rescatadas siete mujeres, seis de ellas argentinas y una oriunda de República Dominicana nacionalizada. Cinco de las siete víctimas fueron iniciadas en la prostitución por esta red, mientras que las dos restantes ya habían sido captadas y habían estado presentes en otros prostíbulos clausurados. Todas ellas tenían un denominador común: no tenían posibilidad de un trabajo formal, hijos a cargo y deben afrontar el día a día solas, dado que los padres de los niños y niñas están ausentes.

A ellas se les descontaba no solamente el 50% del “servicio”, sino también la publicación de avisos, el agua, la limpieza si ellas no se ocupaban e incluso les decían que debían ir ellas mismas a buscar preservativos a Zona Sanitaria VIII.

Los cuatro detenidos fueron imputados por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por oferta engañosa, por el aprovechamiento de situaciones de vulnerabilidad, por la cantidad de partícipes actuando en forma organizada, por la cantidad de víctimas, y por haberse consumado las explotaciones, en concurso real con el artículo 17 de la ley 12331, en al menos tres casos.

 

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Desbarataron una red de trata que publicaba avisos en La Capital

Siete mujeres fueron rescatadas en cuatro allanamientos. La organización usaba como fachada “casas de masajes” y publicaba avisos en el diario de Aldrey Iglesias, Facebook y páginas web.

Cuatro personas fueron detenidas y siete mujeres rescatadas como resultado de cuatro allanamientos simultáneos realizados en Mar del Plata en el marco de una investigación por trata de personas con fines de explotación sexual, llevada adelante por la Fiscalía Federal N°1, a cargo de Laura Mazzaferri. Los lugares donde se realizaban los “pases”, denominados con eufemismos como “masajes con terminación” o “de relajación”, eran promocionados a través del diario La Capital, Facebook y webs de oferta sexual.

En julio del 2014 un llamado al 145, una línea gratuita destinada a recibir denuncias de trata, impulsó la investigación, en el marco de la política diseñada en el distrito por el fiscal general, Daniel Adler, e impulsada desde la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). La persona no dio a conocer su identidad pero detalló que en un inmueble ubicado sobre la calle Ituzaingo serían explotadas mujeres sexualmente, bajo una fachada de ofrecimiento de masajes. La labor de la Fiscalía N°1 logró determinar conexiones con otros dos locales: uno situado sobre la avenida Libertad, que funcionaría como privado. Otro, en Alvarado casi Hipólito Yrigoyen, donde también se encubriría el delito bajo una casa de masajes.

Luego de numerosas tareas de inteligencia a cargo de personal de la Prefectura Naval Argentina, intervenciones telefónicas y demás labores investigativas, la fiscal pidió las órdenes de allanamiento que la semana pasada fueron libradas por el juez Alejandro Castellanos.

 

Cómo fue el procedimiento

El miércoles pasado se realizaron los operativos, en los que intervino personal del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y colaboraron empleados de la Fiscalía N°1 y del área de trata de la Fiscalía de Distrito, así como la Dirección de la Mujer de la Municipalidad local.

Se allanaron los tres locales, y el domicilio particular de dos de los principales imputados. Se trata de una pareja, que actuaba junto a un hijo y otra mujer, que sería la encargada de uno de los sitios de masajes, más allá de otras personas respecto de las cuales la Fiscalía solicitó que se libre orden de captura.

En los lugares, se secuestró gran cantidad de documentación y objetos que corroboraron las hipótesis de la investigación, y varios diplomas de masajistas, algunos a nombre las mujeres víctimas, expedidos por dos de los imputados.

 

Había “entrevistas de trabajo” para ingresar a la red

Lo que surgió del testimonio de las víctimas prestados en Cámara Gesell, es que los imputados –que se negaron a declarar- las obligaban a hacer un curso de masajes, que de acuerdo a las pautas brindadas, lo terminaban haciendo con ellos, por el costo de 500 pesos. Si no lo hacían, no podrían entonces publicar avisos en La Capital –que salían con números telefónicos de celulares que ellos dejaban en los locales-y por lo tanto, atender a esos posibles clientes/prostituyentes que se comunicaran por esa vía.

De hecho, las “entrevistas de trabajo” para ingresar a la red –para las cuales se publicaban avisos también en el diario y en redes sociales- eran para masajes en casas de estética, pero en general no se les revelaba que también podían incluir oferta sexual. Esto lo descubrían una vez en el lugar.

Fueron rescatadas siete mujeres, seis de ellas argentinas y una oriunda de República Dominicana nacionalizada. Cinco de las siete víctimas fueron iniciadas en la prostitución por esta red, mientras que las dos restantes ya habían sido captadas y habían estado presentes en otros prostíbulos clausurados. Todas ellas tenían un denominador común: no tenían posibilidad de un trabajo formal, hijos a cargo y deben afrontar el día a día solas, dado que los padres de los niños y niñas están ausentes.

A ellas se les descontaba no solamente el 50% del “servicio”, sino también la publicación de avisos, el agua, la limpieza si ellas no se ocupaban e incluso les decían que debían ir ellas mismas a buscar preservativos a Zona Sanitaria VIII.

Los cuatro detenidos fueron imputados por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por oferta engañosa, por el aprovechamiento de situaciones de vulnerabilidad, por la cantidad de partícipes actuando en forma organizada, por la cantidad de víctimas, y por haberse consumado las explotaciones, en concurso real con el artículo 17 de la ley 12331, en al menos tres casos.

 

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar