Carbón blanco

4 de Mayo de 2015 15:24

Castellucci: “Salvatore arruinó mi carrera”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Castellucci recuperó la libertad y ya está en Mar del Plata.

El abogado acusado de lavado de dinero le apuntó al jefe de la organización criminal en su declaración indagatoria. La jueza lo procesó por entender que sabía que el dinero provenía del narcotráfico.

“Salvatore arruinó mi carrera como profesional y catedrático de la universidad”. Esta frase es una de las tantas que Mariano Castellucci pronunció en su declaración indagatoria ante los investigadores de la causa por lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Allí, el letrado le apuntó al jefe de la organización criminal y sostuvo que no cometió ningún delito.

Sin embargo, la resolución de la jueza Zunilda Niremperger, de 354 páginas, confirmó el procesamiento del exssubsecretario legal y técnico de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) por el delito de lavado de activos de origen delictivo y le trabó un embargo por 16 millones de pesos. También dispuso la libertad del abogado y exmayor contribuyente de la UCR.

En la resolución de la juez federal de Sáenz Peña, Chaco, se pueden leer las declaraciones testimoniales de todos los involucrados en la investigación. De allí, surge el estrecho vínculo que Castellucci tenía con Rircardo Gassan Saba, quien está sospechado de ser testaferro de Carlos Salvatore, líder de la organización criminal.

“Contraté al doctor Mariano Castellucci para el asesoramiento jurídico, principalmente, porque su prestigio le permitía un diálogo ágil y franco con los funcionarios de la Secretaría de Planeamiento y (el Juzgado de) Faltas”, contó Gassan Saba en su declaración. También dispuso que sea el letrado quien lo represente en las empresas creadas para la administración de los edificios, como el de Libres del Sud 2079.

El abogado de Mar del Plata ratificó que mantenía una estrecha relación con Gassan Saba, la persona elegida por Salvatore para hacerse cargo de sus empresas. Sin embargo, desmintió que ese vínculo pueda computarse como un delito.

“Parecería advertir que el motivo por el que el MPF solicitó mi detención es por ser un sujeto de confianza del señor Saba y por confiarme y consultarme éste sus negocios. ¿Ser la persona de confianza de Saba implica que yo haya administrado, vendido, trasferido y puesto en circulación las unidades funcionales del edificio Libres del Sud 2079? De las escuchas y prueba valorada por el MPF, incluso de la totalidad de escuchas que hay mías no surgen indicios o presunción de la comisión de ningún delito, mucho menos del que me imputan”, detalló Castellucci.

 

Escuchas

-¿Qué se sabe del hombre?- le preguntó Castelluci a Gassan, en una de las llamadas que figuran en el expediente.

Tras los detalles de su charla con Salvatore, Gassan opinó sobre la situación judicial del líder de la banda.

-Yo creo que él tiene que analizar que va a hacer de su futuro ¿no?

-Sí- replicó Castelluci.

-Yo me tomaría el palo, pero bueno son cuestiones.

-¿Cómo el palo?

-Sí, sí. Yo si sé lo que viene, y soy racional con lo que viene me voy a pasear a Beirut a ver a mi abuela.

-No pero te encuentran en dos minutos, Gassan

-¿En Beirut?

-No, en Beirut no, pero él ¿vos lo ves viviendo en Beirut a él?

-No, bueno pero puede ir a Costa Rica.

-No, yo si soy él me como la que viene y me la banco en mi casa hermano.

La charla entre Gassan Saba y Castelluci deriva en el manejo del dinero de Salvatore.

-Yo te explico, él tiene uno punto cinco (1.5) guardados afuera, ¿sí?

-No los puede tocar porque a donde aparezcan en alguna cuenta se los chupan.

Para la fiscalía, estos diálogos indicarían que Castellucci estaba al tanto de que el dinero de Salvatore provendría de actividades ilícitas. Incluso, el abogado confirmó en su declaración que supo por Gassan que Salvatore fue detenido por el caso Carbón Blanco. “Si lo condenan tenemos que dejar las sociedades”, le dijo.

Ante el fiscal, explicó que decidieron seguir adelante con los emprendimientos para “tratar de resolver los problemas de los adquirentes”. “Si no hubiéramos intervenido, posiblemente esta gente nunca hubiera accedido a su propiedad”, explicó.

Además, el fiscal Carlos Sanseerri entendió que de las escuchas puede interpretarse que Castellucci y Gassan Saba “compartirían negocios y tendrían proyectos en conjunto”.

Durante su declaración, el abogado negó esa acusación: “Quiero dejar expresamente aclarado que no tengo participación en ninguna de las sociedades de Salvatore”. Además, detalló que entre 2012 y 2014, entre “sueldos y facturaciones de honorarios”, percibió $1.100.000 pesos y que eso consta en su declaración jurada.

Además, afirmó que percibía abonos mensuales y, respecto a otras empresas, dijo que “iba a pago de resultado de juicios”. “Muchas veces recibí de las empresas honorarios, pero no directamente de Salvatore”, aclaró.

Más allá de estas explicaciones, la jueza Niremperger entendió que “sobre el marco y contexto probatorio reseñado”, Castellucci “habría tenido conocimiento de que los bienes implicados en la actividad que desarrollaba como administrador en las inversiones inmobiliarias de ‘Libres del Sud 2079 SA’ procedían de la comisión del delito de contrabando de estupefacientes y aun así continuó administrando los emprendimientos propietarios”.

Compartir
Compartí esta nota