Cnu

26 de Mayo de 2016 15:15

Aportan documentos que confirman nexos entre CNU y fuerzas de seguridad

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Foto: Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires

Lo hizo la Comisión Provincial por la Memoria en el marco del juicio que se le sigue en Mar del Plata a diez civiles y un militar por los crímenes de lesa humanidad cometidos por la organización de ultraderecha a comienzos de la década del ’70. Demarchi, más comprometido.

La Comisión Provincial por la Memoria presentó esta semana ante la justicia documentación perteneciente al archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (Dipba), en el marco del juicio por la causa CNU que se lleva adelante en Mar del Plata.

Los documentos fueron valorados por los agentes judiciales, ya son considerados fundamentales para verificar los nexos orgánicos previos a la última dictadura entre las fuerzas de seguridad y la organización política de extrema derecha.

En la audiencia del lunes 23 de mayo, en la que finalizaron las declaraciones testimoniales por los crímenes de lesa humanidad cometidos por integrantes de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), Claudia Bellingeri, directora del programa de Justicia por Delitos de Lesa humanidad de la CPM y designada como perito por la institución, se presentó como testigo técnico. En su declaración aportó información adicional sobre los documentos de la Dipba presentados y respondió preguntas a las partes en relación a los legajos, fichas e informes.

Durante más de tres horas, Bellingeri detalló, en base a los registros oficiales del archivo, la participación en la CNU de los imputados, los vínculos orgánicos que mantuvieron con las fuerzas de seguridad y la actuación que tuvo en distintas facultades de la Universidad de Mar del Plata, especialmente en Arquitectura.

Los registros documentales aportados desde la CPM muestran los vínculos de la organización con la Policía Federal y la Secretaría de Inteligencia del Estado (Side), así como la activa participación que dentro de esa articulación ejerció uno de los imputados, el exfiscal Gustavo Demarchi.

El informe aportado por la CPM al juicio CNU demuestra cómo ex miembros de la agrupación de ultraderecha CNU de Mar del Plata, formados en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica y que ejercieron la abogacía durante décadas, después del golpe de Estado de 1976 integraron patotas del Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601, unidad del Ejército responsable de secuestros, torturas y desapariciones.

También varios de los imputados aparecen mencionados en los legajos del Archivo de Prefectura, lo que demuestra sus vínculos con la SIDE. Según los registros hallados en la CPM, en junio de 1976, bajo el subtítulo “factor subversivo” y con las firmas de los prefectos Juan Eduardo Mosqueda y Ariel Macedonio Silva, se señala que “la colaboración de la CNU con el GADA 601 fue indispensable para la identificación de los elementos de izquierda” y “permitió purificar las distintas facultades de la universidad nacional”.

Otro informe hallado en el archivo de la Dipba, del año 1985, señala con respecto a los integrantes de la CNU de Mar del Plata, que “después del golpe de marzo de 1976, algunos colaboraron con el Ejército en la lucha antisubversiva, como (Eduardo) Cincotta, (Jorge) De la Canale, (Eduardo Salvador) Ullúa y (Mario Ernesto) Durquet. Posteriormente, y en razón de que se sospechaba eran autores de diversos delitos, comienzan a ser investigados y algunos se van del país, tal el caso de Dourquet”.

También destaca que “el principal inspirador de la CNU es el profesor universitario platense Carlos Disandro, fundador del instituto de cultura clásica a principios del año 1964. Este dirigente, máximo organizador, especialmente en las ciudades de La Plata y Mar del Plata de los grupos mencionados, resulta ser un conspicuo dirigente nacionalista, ultra-derechista, católico tradicionalista, anticomunista y simpatizante declarado de los modelos corporativistas exhibidos en las sociedades nazi-fascistas”.

El debate oral y público que se acerca a las instancias finales en Mar del Plata comenzó el 8 de junio de 2015. Es el primer juicio por delitos de lesa humanidad cuyos imputados son exintegrantes de la Concentración Nacional Universitaria, el movimiento parapolicial vinculado a las estructuras del aparato represivo estatal que implementó persecuciones, secuestros, torturas y desapariciones en la ciudad costera y en La Plata.

El juicio contempla 8 casos de víctimas, y tiene 10 imputados: José Luis Granel, Juan Carlos Asaro, Luis Roberto Coronel, Roberto Alejandro Justel, Mario Ernesto Durquet, Raúl Rogelio Moleón, Juan Pedro Asaro, Marcelo Arenaza (quien falleció a mediados de abril) , Gustavo Demarchi y Fernando Otero, en su calidad de integrantes de la CNU y desde su inserción concreta en estamentos del Estado –como la universidad y la fiscalía federal-, además de su vinculación con las fuerzas de seguridad, la Triple A y la CNU La Plata.

Se los acusa de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y privación ilegal de la libertad agravada,  entre otras calificaciones.

Compartir
Compartí esta nota