Paritarias

27 de Diciembre de 2018 10:53

Arroyo pidió "bajar las pretensiones" y aceptar que "estamos todos un poco más pobres"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Foto: archivo 0223

En intendente se refirió en esos términos en vísperas a la reunión clave que este jueves tendrán el Ejecutivo y el STM en La Plata por la discusión salarial. Los trabajadores se concentran frente a la Comuna.

En la previa a la audiencia de conciliación paritaria que se llevará a cabo entre los representantes del municipio y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) en la sede del Ministerio de Trabajo en La Plata, el intendente Carlos Arroyo se mostró confiado en que "todo se va a resolver a su tiempo". "Confío en que la divina providencia hará que mis negociadores y que el sindicato lleguen a un acuerdo que permita gozar a la ciudad de la temporada que se merece", dijo este jueves el mandatario local.

"Somos un millón de personas, hay una gran cantidad de inversores, comerciantes y gente que necesita trabaja y por lo tanto Mar del Plata merece otro futuro, otro destino, una situación mucho mejor de la que estamos viviendo en este momento", siguió y anticipó que se ocupará de la limpieza y el mantenimiento general de distintos sectores de la ciudad, tareas que quedaron sin efecto a partir de la retención de tareas que realizan los trabajadores desde hace dos semanas. "Con o sin el sindicato, voy a arreglar este tema", advirtió.

En cuanto a la negociación entre las partes que se desarrollará con la intervención de la Provincia, Arroyo no quiso anticipar detalles de la propuesta que llevará el Ejecutivo al encuentro y sólo dijo que será una oferta con "algún tipo de variaciones". A su vez, adelantó que el secretario de Hacienda Hernán Mourelle  estará presente en las negociaciones para ver" qué es lo que se puede hacer".

"Yo no voy a hacer como hicieron las anteriores gestiones, que para pagar sueldos de empleados, endeudaron a la ciudad de Mar del Plata porque después las tasas son impagables", insistió.

Y pidió "bajar todos un poco las pretensiones, ajustarnos a la realidad y comprender que estamos en un mundo con veinte mil millones de problemas y que tenemos que adaptarnos a la situación. estamos todos un poco más pobres".