Kicillof: "Si volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un acto de corrupción"

Por Mariano Suárez

El exministro de Economía visitó Mar del Plata y habló de los errores de su gobierno, de la autocrítica que realizan y de la voluntad para conformar "un frente patriótico que enfrente a este gobierno neoliberal".

Axel Kicillof mantuvo una intensa agenda en Mar del Plata que incluyó un acto en la Plaza San Martín, una reunión con empresarios de la ciudad y una recorrida por las playas de La Perla. El exministro de Economía de Cristina Kirchner es una de las figuras más convocantes del kirchnerismo, pero asegura que no trabaja para juntar votos para él, sino "para un frente patriótico que enfrente al gobierno neoliberal" de Mauricio Macri.

El diputado nacional habla de la necesidad de una autocrítica y de escuchar a sectores que durante los 12 años de gobierno no supieron escuchar.

En una entrevista con 0223 también se refirió a los hechos de corrupción que hubo durante la gestión kirchnerista. "La corrupción es un hecho que ocurre y es un desastre que ocurra. Si nosotros volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un funcionario ni un acto de corrupción", sostuvo. 

-Recién decía que cuando eras ministro y hablaba en algunos espacios se plantaba asegurando que defendía la industria nacional, pero cuando miraba para atrás los industriales no estaban. ¿Este tipo de reuniones con empresarios buscan modificar eso?

-Es un poco injusto, pero traté de ser gráfico. Nosotros convocamos a diferentes sectores con los que sí tuvimos cierta distancia. Eso tuvo que ver con varias cosas: hubo cosas que no supimos explicar por qué las hacíamos, aunque el efecto se veía. 

-¿Hoy esa realidad es distinta?

-Hay una frase de Cristina como presidenta: "Esto no fue magia". Hoy a la industria, el comercio, si ves la situación de ciudades tan importantes como Mar del Plata en lo industrial, pesquero, comercio, turismo, hotelería, la realidad es muy mala. Esa frase lo explica.

Había una batería de políticas económicas que el gobierno actual o ha descontinuado o ha transformado en lo contrario. Cuando la gobernadora Vidal dice que las Pymes no son competitivas, se olvida de que ella toda la plata que consiguió de la coparticipación se la sacó a los jubilados. Los jubilados viven en Mar del Plata y hoy no pueden consumir porque no les alcanza el sueldo. Perdieron 20 puntos de salario. Obviamente, la baja de salarios, los aumentos tarifarios, la dolarización de las tarifas, con la devaluación posterior, la tasa de interés en 60 que dicen que es un éxito, son todos problemas producto de una política económica que perjudica a enormes sectores de nuestro tejido productivo. Pero no es verdad que perjudica a todos. Al sector financiero, los grandes exportadores, las petroleras donde casualmente están metidos todos los gobiernos del gobierno, les va bárbaro. 

 

-¿El proceso de autocrítica que realizan es solo de forma o también hay cuestiones de fondo?

-Hay cuestiones de forma y de fondo. Hay cosas que no supimos transmitir y por no saber transmitirlas no salieron bien. Por ejemplo, teníamos un plan de estímulo a pequeños productores agropecuarios. Era devolverle todas las retenciones. Al pequeño productor de hasta 700 toneladas le devolvíamos todas las retenciones. Hay muchos que no se enteraron. Y hoy este gobierno les cobra retenciones a todos ellos. 

Hay cosas que no supimos transmitir y no pudimos implementar del todo bien. 

Obviamente la cuestión financiera es complicada. La vemos ahora. Tomaron 200 mil millones de dólares, levantaron el cepo, pero devaluaron 300%, de 9,50 a 40 pesos y al mismo tiempo tomaron 200 mil millones de dólares de deuda. ¿Eso es mejor o peor que poner alguna restricción cambiaria?

-¿Es mejor o peor?

-Son discusiones que tenemos que dar. Ellos lo llaman cepo, yo creo que hay que evitar que el pequeño ahorrista no pueda acceder al dólar pero no puede ser que un tipo no te dice de dónde sacó la plata, ni qué va hacer con ella y se lleve todos los dólares y te vuelque las reservas.

Hay cuestiones que faltaron, que se podían hacer mejor, errores. No hemos sabido explicar. A veces, políticas que beneficiaban a un sector se presentaban como malas y se oponían. Pasó con Precios Cuidados al principio. Decían Esto es un desastre, quieren ser Venezuela. Ahora, el propio gobierno decidió mantenerlo. Pero lo liquidó, solo es marketing. Ahora 12: Obligan a los bancos a no cobrar el interés. Ellos mantuvieron el Ahora 12 pero te cobran 50% de interés. 

Nosotros estamos haciendo la autocrítica, pero hay muchos sectores que también están en un proceso de reflexión. 

-Esteban Bullrich estuvo en Mar del Plata y dijo que el problema más grande del país es que gente inteligente crea que una opción es volver a votar a un grupo de ladrones. 

-¿De quién hablaba? ¿De Calcaterra, de Arribas? ¿De Franco Macri, que está involucrado en la causa de los cuadernos con muchos problemas? La corrupción es un hecho que ocurre y es un desastre que ocurra. Si nosotros volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un funcionario ni un acto de corrupción. Es muy difícil. Ha ocurrido en países desarrollados, ha ocurrido con empresas. Pero hay que mejorar los controles, hay que perseguir judicialmente, hay que investigar y si se comprueba tienen que ir presos los que robaron. 

 

-¿Qué siente cuando escucha decir que fueron el gobierno más corrupto de la historia?

-No podemos permitirnos ni un solo acto de corrupción. Ahora, cuando te enterás que blanquean no se cuántos miles de millones de dólares en la Argentina que no habían pagado impuestos... llamalo como quieras. Cuando la propia familia del presidente es parte de esos actos de corrupción y lo muestran a plena luz del día hay que definir si el blanqueo no se trató de un acto de corrupción.

De todos modos, no quiero sacarme la cosa de encima. Obviamente en el gobierno de Macri, en tres años, hay más denuncias de corrupción que en 12 años de kirchnerismo, pero no es un tipo que se lo pesca a la noche haciendo algo, sino que son miles de millones de dólares que se han llevado a través de la fuga de capitales, del endeudamiento externo. Pero no quiero empezar a competir a ver quién es más corrupto. El tema es que no debe haber corrupción y acá vamos al problema de fondo. 

-¿Cuál es?

-Si no confiamos (como me pasa a mí) en una parte importante de los jueces, que actúan políticamente para favorecer a un gobierno, por presiones, nunca vamos a encontrar justicia. Hay que cambiar cosas de fondo. La Justicia debería controlar al poder Ejecutivo y los argentinos no confían. Eso hay que refundarlo. Lo peor que nos puede pasar es que pensemos que son todos iguales, todos corruptos. Entonces, ¿quién nos va a gobernar? ¿Los empresarios? Hoy, la antipolítica nos gobierna. Tiene desde Lavajato, hasta el Correo, pasando por los aportantes truchos de Vidal, no pueden explicar nada. Pero yo presumo inocencia hasta que se pruebe lo contrario, no quiero aplicarle a ellos la persecución que nos quieren aplicar.

-Habla de conformar un gran frente opositor. ¿Cómo está eso?

-El proceso está muy avanzado. Haymuchísimos dirigentes que criticaban mucho a Cristina, a nuestro gobierno, como es el caso de Alberto Fernández, de Felipe Solá, de Hugo Moyano y otros sindicalistas que se habían alejado. En vistas a que hoy hay en marcha un gobierno que lleva adelante un programa neoliberal que perjudica a trabajadores, a jubilados y a la clase media; están rompiendo todo: la industria sin usar, una inflación desatada, problemas financieros, un endeudamiento atroz. Ante esa situación hay que lograr la unidad. Y no es volver al pasado, sino ponernos de acuerdo en quiénes son los mejores dirigentes para la próxima elección. 

-¿Es con todos los opositores?

-Hay otros dirigentes que no quieren hacer la unidad porque no son definidamente opositores.

-¿Massa?

-No lo sé. Son decisiones que tienen que tomar. Han votado muchas leyes que son muy malas. Por ejemplo, la reparación histórica, se arrepintieron. El cambio de fórmula que decía que iba a mejorar a los jubilados, empeoró. 

No es una cuestión de pedigree. Todos son bienvenidos, pero obviamente deponiendo las aspiraciones desmedidas de algunos dirigentes. Yo tengo 10% de intención de voto, pero quiero encabezar el espacio opositor y ser el presidente, es difícil ese planteo.

 

-Pero la única que tiene intención de voto es Cristina Kirchner.

-Cristina también tendrá que tomar su decisión con respecto a las candidaturas. Pero ella ya lo ha dicho: Si mi candidatura es un obstáculo para la unidad, no voy a poner palos en la rueda.

-¿Cree que es así?

-No, hay muchos dirigentes que se están dando cuenta de que hay que ganar la elección que viene. Cuando uno recorre hay un trabajo muy fuerte sobre todos los que somos dirigentes opositores a este gobierno para que tengamos mucha imagen negativa, que nos odien por cosas que no hicimos. A mí me acusaron de cobrar no se cuánta plata de YPF, fue tapa de los diarios y yo no cobraba eso. 

Hay que mirar la alternativa, con qué combinaciones y fórmulas. Muchos dicen No quiero que tal sea candidato, pero tal vez tal con tal otro pueda lograr un cóctel que la gente apruebe. Todo está en qué es lo que pide la sociedad, no la dirigencia.

-¿Y en términos de tiempo cree que hay un plazo para definir? 

-Por eso el oportunismo para tratar de adelantar las elecciones a ver si llegan a impedir este proceso tan exitoso de unidad. Hemos sumado a gente que todos pensaban que era imposible.Tiene que seguir funcionando. Nosotros estamos dispuestos a charlar, a poner en tela de juicio todo lo que hemos hecho y a reconocer errores, pero también hay dirigentes que deben deponer algunas actitudes muy personalistas y oportunistas. Pero se está trabajando bien. 

¿El adelantamiento de las elecciones bonaerenses tiene que ver con eso?

-Sí, es para que no haya tiempo para conformar un frente opositor. Pero si se acortan los tiempos aceleraremos nosotros. Y creo que estamos muy bien encaminados.

-¿Personalmente usted cree que Cristina es la mejor candidata?

-Por ahora es la que más intención de votos tiene. Tiene una intención en provincia de Buenos Aires de 38 puntos (no sé si es así, es lo que sacó en la última elección), pero otros dicen En segunda vuelta... Son todas especulaciones, experimentos de pizarrón. ¿Tenemos que buscar un candidato que mida 5%, pero podría ganar en ballotage? Mirá si no llega a segunda vuelta. Son discusiones que vamos a dar porque estamos dispuestos a hacer todo lo que tengamos que hacer, para que el próximo gobierno tome otras políticas y tenga compromisos claros con la sociedad.

-¿Cómo cuáles?

-Hoy tenemos un gobierno que el desempleo no le importa. Le interesa la timba financiera. Que cierren industrias le parece bien porque las Pymes, dijo Vidal, son poco competitivas. Que la educación no funcione y no haya paritarias está bien porque los docentes son una mafia. Pensamos distinto. Los docentes no son una mafia, las Pymes no son un desastre, hay que ayudarlas. El Estado es un desastre, no las Pymes. Creen que las tarifas tienen que estar en dólares y no es así.

-¿Se puede esperar un "veranito económico" antes de las elecciones?

-Van a tratar de hacerlo. Pero como en 2017, si consiguen aliviar la cosa va a ser circunstancial, es una idea de marketing. Darán créditos para que la gente pueda comprar algo. Aunque ahora los créditos se usan para pagar las facturas, no para comprar regalos. Tienen menos margen porque acordaron que esas cosas las discuten con el Fondo Monetario. En 2017 esos anabólicos ya los usaron y yo confío mucho en que nuestra sociedad entiende, no es tonta. Si te dan un crédito, muchos que lo tomaron en 2017 saben que después hay que pagarlo. Y ni siquiera te alivian con la tasa de interés. Después tenés el salario bajo, más la cuota del crédito. 

-¿Por qué cree que Cambiemos tiene chances de ganar la elección?

-Hay un trabajo de marketing muy fuerte y muy bueno. Muy científico, muy preciso y muy caro. Seguramente con dinero del Estado le estamos pagando su sueldo a un asesor ecuatoriano para que haga las campañas más lindas, le ponga la mejor ropita, les enseñe actuación y digan que están muy preocupados por las cosas que ellos mismos generan. Ese jueguito con Macri no anda, la popularidad de Macri se pulverizó. Teníamos un gobierno con 70% de popularidad y hoy no sé si llega al 30%. 

Macri está muy dañado por lo que viene haciendo, por lo que dice, por lo que es y por lo que piensa. Y también por los negocios que está haciendo.

-¿Y cómo ve a Vidal?

-Vidal conserva 10 puntos más que Macri porque juega a desdoblarse, al hada buena que te cubre de las cosas que hace el ogro malo. Pero esto no es un cuento de nenes. Esto es una fuerza política que son Vidal, Macri y Larreta, junto a determinados intereses que están favoreciendo. Me parece que lo que le funcionaba muy bien, les funciona peor y lo que querían ocultar hoy está muy a la vista. La clase media es la que apoyó muy fuerte a este gobierno, los sectores empresariales, los comerciantes, dijeron Ponemos un empresario que es igual que nosotros y ahora se encuentran con que Macri a las únicas empresas que quiere favorecer son a las de su familia.

 

-Habla de dar una discusión para definir las candidaturas, pero usted es uno de los dirigentes con mayor imagen dentro del espacio. ¿Es un posible candidato?

-Sí, lo veo posible, pero estoy convencido de que no es una cuestión personal. Se ha hablado porque hay encuestas, si Cristina no se presenta y yo podría en unas Paso. Es resultado de un trabajo. Mi trabajo no es juntar votos para mí, sino para una fuerza política de determinados proyectos, programa, ideas. Un frente nacional y patriótico que pueda oponerse a este gobierno neoliberal, antinacional, antiindustria. Jugaré el papel que deba. Yo tengo una conducción y su principal referente es Cristina Kirchner. Yo estoy a disposición para el papel que más sirva, para ganar la elección y gestionar un gobierno distinto.

Deberemos cambiar muchas cosas. Nosotros decimos Vamos a volver y le agregamos Vamos a volver mejores, porque estamos escuchando cosas que después de 12 años nos faltó escuchar.

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Kicillof: "Si volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un acto de corrupción"

El exministro de Economía visitó Mar del Plata y habló de los errores de su gobierno, de la autocrítica que realizan y de la voluntad para conformar "un frente patriótico que enfrente a este gobierno neoliberal".

Kicillof mantuvo una agenda de dos días en Mar del Plata. 

Axel Kicillof mantuvo una intensa agenda en Mar del Plata que incluyó un acto en la Plaza San Martín, una reunión con empresarios de la ciudad y una recorrida por las playas de La Perla. El exministro de Economía de Cristina Kirchner es una de las figuras más convocantes del kirchnerismo, pero asegura que no trabaja para juntar votos para él, sino "para un frente patriótico que enfrente al gobierno neoliberal" de Mauricio Macri.

El diputado nacional habla de la necesidad de una autocrítica y de escuchar a sectores que durante los 12 años de gobierno no supieron escuchar.

En una entrevista con 0223 también se refirió a los hechos de corrupción que hubo durante la gestión kirchnerista. "La corrupción es un hecho que ocurre y es un desastre que ocurra. Si nosotros volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un funcionario ni un acto de corrupción", sostuvo. 

-Recién decía que cuando eras ministro y hablaba en algunos espacios se plantaba asegurando que defendía la industria nacional, pero cuando miraba para atrás los industriales no estaban. ¿Este tipo de reuniones con empresarios buscan modificar eso?

-Es un poco injusto, pero traté de ser gráfico. Nosotros convocamos a diferentes sectores con los que sí tuvimos cierta distancia. Eso tuvo que ver con varias cosas: hubo cosas que no supimos explicar por qué las hacíamos, aunque el efecto se veía. 

-¿Hoy esa realidad es distinta?

-Hay una frase de Cristina como presidenta: "Esto no fue magia". Hoy a la industria, el comercio, si ves la situación de ciudades tan importantes como Mar del Plata en lo industrial, pesquero, comercio, turismo, hotelería, la realidad es muy mala. Esa frase lo explica.

Había una batería de políticas económicas que el gobierno actual o ha descontinuado o ha transformado en lo contrario. Cuando la gobernadora Vidal dice que las Pymes no son competitivas, se olvida de que ella toda la plata que consiguió de la coparticipación se la sacó a los jubilados. Los jubilados viven en Mar del Plata y hoy no pueden consumir porque no les alcanza el sueldo. Perdieron 20 puntos de salario. Obviamente, la baja de salarios, los aumentos tarifarios, la dolarización de las tarifas, con la devaluación posterior, la tasa de interés en 60 que dicen que es un éxito, son todos problemas producto de una política económica que perjudica a enormes sectores de nuestro tejido productivo. Pero no es verdad que perjudica a todos. Al sector financiero, los grandes exportadores, las petroleras donde casualmente están metidos todos los gobiernos del gobierno, les va bárbaro. 

 

-¿El proceso de autocrítica que realizan es solo de forma o también hay cuestiones de fondo?

-Hay cuestiones de forma y de fondo. Hay cosas que no supimos transmitir y por no saber transmitirlas no salieron bien. Por ejemplo, teníamos un plan de estímulo a pequeños productores agropecuarios. Era devolverle todas las retenciones. Al pequeño productor de hasta 700 toneladas le devolvíamos todas las retenciones. Hay muchos que no se enteraron. Y hoy este gobierno les cobra retenciones a todos ellos. 

Hay cosas que no supimos transmitir y no pudimos implementar del todo bien. 

Obviamente la cuestión financiera es complicada. La vemos ahora. Tomaron 200 mil millones de dólares, levantaron el cepo, pero devaluaron 300%, de 9,50 a 40 pesos y al mismo tiempo tomaron 200 mil millones de dólares de deuda. ¿Eso es mejor o peor que poner alguna restricción cambiaria?

-¿Es mejor o peor?

-Son discusiones que tenemos que dar. Ellos lo llaman cepo, yo creo que hay que evitar que el pequeño ahorrista no pueda acceder al dólar pero no puede ser que un tipo no te dice de dónde sacó la plata, ni qué va hacer con ella y se lleve todos los dólares y te vuelque las reservas.

Hay cuestiones que faltaron, que se podían hacer mejor, errores. No hemos sabido explicar. A veces, políticas que beneficiaban a un sector se presentaban como malas y se oponían. Pasó con Precios Cuidados al principio. Decían Esto es un desastre, quieren ser Venezuela. Ahora, el propio gobierno decidió mantenerlo. Pero lo liquidó, solo es marketing. Ahora 12: Obligan a los bancos a no cobrar el interés. Ellos mantuvieron el Ahora 12 pero te cobran 50% de interés. 

Nosotros estamos haciendo la autocrítica, pero hay muchos sectores que también están en un proceso de reflexión. 

-Esteban Bullrich estuvo en Mar del Plata y dijo que el problema más grande del país es que gente inteligente crea que una opción es volver a votar a un grupo de ladrones. 

-¿De quién hablaba? ¿De Calcaterra, de Arribas? ¿De Franco Macri, que está involucrado en la causa de los cuadernos con muchos problemas? La corrupción es un hecho que ocurre y es un desastre que ocurra. Si nosotros volvemos a ser gobierno no nos podemos permitir ni un funcionario ni un acto de corrupción. Es muy difícil. Ha ocurrido en países desarrollados, ha ocurrido con empresas. Pero hay que mejorar los controles, hay que perseguir judicialmente, hay que investigar y si se comprueba tienen que ir presos los que robaron. 

 

-¿Qué siente cuando escucha decir que fueron el gobierno más corrupto de la historia?

-No podemos permitirnos ni un solo acto de corrupción. Ahora, cuando te enterás que blanquean no se cuántos miles de millones de dólares en la Argentina que no habían pagado impuestos... llamalo como quieras. Cuando la propia familia del presidente es parte de esos actos de corrupción y lo muestran a plena luz del día hay que definir si el blanqueo no se trató de un acto de corrupción.

De todos modos, no quiero sacarme la cosa de encima. Obviamente en el gobierno de Macri, en tres años, hay más denuncias de corrupción que en 12 años de kirchnerismo, pero no es un tipo que se lo pesca a la noche haciendo algo, sino que son miles de millones de dólares que se han llevado a través de la fuga de capitales, del endeudamiento externo. Pero no quiero empezar a competir a ver quién es más corrupto. El tema es que no debe haber corrupción y acá vamos al problema de fondo. 

-¿Cuál es?

-Si no confiamos (como me pasa a mí) en una parte importante de los jueces, que actúan políticamente para favorecer a un gobierno, por presiones, nunca vamos a encontrar justicia. Hay que cambiar cosas de fondo. La Justicia debería controlar al poder Ejecutivo y los argentinos no confían. Eso hay que refundarlo. Lo peor que nos puede pasar es que pensemos que son todos iguales, todos corruptos. Entonces, ¿quién nos va a gobernar? ¿Los empresarios? Hoy, la antipolítica nos gobierna. Tiene desde Lavajato, hasta el Correo, pasando por los aportantes truchos de Vidal, no pueden explicar nada. Pero yo presumo inocencia hasta que se pruebe lo contrario, no quiero aplicarle a ellos la persecución que nos quieren aplicar.

-Habla de conformar un gran frente opositor. ¿Cómo está eso?

-El proceso está muy avanzado. Haymuchísimos dirigentes que criticaban mucho a Cristina, a nuestro gobierno, como es el caso de Alberto Fernández, de Felipe Solá, de Hugo Moyano y otros sindicalistas que se habían alejado. En vistas a que hoy hay en marcha un gobierno que lleva adelante un programa neoliberal que perjudica a trabajadores, a jubilados y a la clase media; están rompiendo todo: la industria sin usar, una inflación desatada, problemas financieros, un endeudamiento atroz. Ante esa situación hay que lograr la unidad. Y no es volver al pasado, sino ponernos de acuerdo en quiénes son los mejores dirigentes para la próxima elección. 

-¿Es con todos los opositores?

-Hay otros dirigentes que no quieren hacer la unidad porque no son definidamente opositores.

-¿Massa?

-No lo sé. Son decisiones que tienen que tomar. Han votado muchas leyes que son muy malas. Por ejemplo, la reparación histórica, se arrepintieron. El cambio de fórmula que decía que iba a mejorar a los jubilados, empeoró. 

No es una cuestión de pedigree. Todos son bienvenidos, pero obviamente deponiendo las aspiraciones desmedidas de algunos dirigentes. Yo tengo 10% de intención de voto, pero quiero encabezar el espacio opositor y ser el presidente, es difícil ese planteo.

 

-Pero la única que tiene intención de voto es Cristina Kirchner.

-Cristina también tendrá que tomar su decisión con respecto a las candidaturas. Pero ella ya lo ha dicho: Si mi candidatura es un obstáculo para la unidad, no voy a poner palos en la rueda.

-¿Cree que es así?

-No, hay muchos dirigentes que se están dando cuenta de que hay que ganar la elección que viene. Cuando uno recorre hay un trabajo muy fuerte sobre todos los que somos dirigentes opositores a este gobierno para que tengamos mucha imagen negativa, que nos odien por cosas que no hicimos. A mí me acusaron de cobrar no se cuánta plata de YPF, fue tapa de los diarios y yo no cobraba eso. 

Hay que mirar la alternativa, con qué combinaciones y fórmulas. Muchos dicen No quiero que tal sea candidato, pero tal vez tal con tal otro pueda lograr un cóctel que la gente apruebe. Todo está en qué es lo que pide la sociedad, no la dirigencia.

-¿Y en términos de tiempo cree que hay un plazo para definir? 

-Por eso el oportunismo para tratar de adelantar las elecciones a ver si llegan a impedir este proceso tan exitoso de unidad. Hemos sumado a gente que todos pensaban que era imposible.Tiene que seguir funcionando. Nosotros estamos dispuestos a charlar, a poner en tela de juicio todo lo que hemos hecho y a reconocer errores, pero también hay dirigentes que deben deponer algunas actitudes muy personalistas y oportunistas. Pero se está trabajando bien. 

¿El adelantamiento de las elecciones bonaerenses tiene que ver con eso?

-Sí, es para que no haya tiempo para conformar un frente opositor. Pero si se acortan los tiempos aceleraremos nosotros. Y creo que estamos muy bien encaminados.

-¿Personalmente usted cree que Cristina es la mejor candidata?

-Por ahora es la que más intención de votos tiene. Tiene una intención en provincia de Buenos Aires de 38 puntos (no sé si es así, es lo que sacó en la última elección), pero otros dicen En segunda vuelta... Son todas especulaciones, experimentos de pizarrón. ¿Tenemos que buscar un candidato que mida 5%, pero podría ganar en ballotage? Mirá si no llega a segunda vuelta. Son discusiones que vamos a dar porque estamos dispuestos a hacer todo lo que tengamos que hacer, para que el próximo gobierno tome otras políticas y tenga compromisos claros con la sociedad.

-¿Cómo cuáles?

-Hoy tenemos un gobierno que el desempleo no le importa. Le interesa la timba financiera. Que cierren industrias le parece bien porque las Pymes, dijo Vidal, son poco competitivas. Que la educación no funcione y no haya paritarias está bien porque los docentes son una mafia. Pensamos distinto. Los docentes no son una mafia, las Pymes no son un desastre, hay que ayudarlas. El Estado es un desastre, no las Pymes. Creen que las tarifas tienen que estar en dólares y no es así.

-¿Se puede esperar un "veranito económico" antes de las elecciones?

-Van a tratar de hacerlo. Pero como en 2017, si consiguen aliviar la cosa va a ser circunstancial, es una idea de marketing. Darán créditos para que la gente pueda comprar algo. Aunque ahora los créditos se usan para pagar las facturas, no para comprar regalos. Tienen menos margen porque acordaron que esas cosas las discuten con el Fondo Monetario. En 2017 esos anabólicos ya los usaron y yo confío mucho en que nuestra sociedad entiende, no es tonta. Si te dan un crédito, muchos que lo tomaron en 2017 saben que después hay que pagarlo. Y ni siquiera te alivian con la tasa de interés. Después tenés el salario bajo, más la cuota del crédito. 

-¿Por qué cree que Cambiemos tiene chances de ganar la elección?

-Hay un trabajo de marketing muy fuerte y muy bueno. Muy científico, muy preciso y muy caro. Seguramente con dinero del Estado le estamos pagando su sueldo a un asesor ecuatoriano para que haga las campañas más lindas, le ponga la mejor ropita, les enseñe actuación y digan que están muy preocupados por las cosas que ellos mismos generan. Ese jueguito con Macri no anda, la popularidad de Macri se pulverizó. Teníamos un gobierno con 70% de popularidad y hoy no sé si llega al 30%. 

Macri está muy dañado por lo que viene haciendo, por lo que dice, por lo que es y por lo que piensa. Y también por los negocios que está haciendo.

-¿Y cómo ve a Vidal?

-Vidal conserva 10 puntos más que Macri porque juega a desdoblarse, al hada buena que te cubre de las cosas que hace el ogro malo. Pero esto no es un cuento de nenes. Esto es una fuerza política que son Vidal, Macri y Larreta, junto a determinados intereses que están favoreciendo. Me parece que lo que le funcionaba muy bien, les funciona peor y lo que querían ocultar hoy está muy a la vista. La clase media es la que apoyó muy fuerte a este gobierno, los sectores empresariales, los comerciantes, dijeron Ponemos un empresario que es igual que nosotros y ahora se encuentran con que Macri a las únicas empresas que quiere favorecer son a las de su familia.

 

-Habla de dar una discusión para definir las candidaturas, pero usted es uno de los dirigentes con mayor imagen dentro del espacio. ¿Es un posible candidato?

-Sí, lo veo posible, pero estoy convencido de que no es una cuestión personal. Se ha hablado porque hay encuestas, si Cristina no se presenta y yo podría en unas Paso. Es resultado de un trabajo. Mi trabajo no es juntar votos para mí, sino para una fuerza política de determinados proyectos, programa, ideas. Un frente nacional y patriótico que pueda oponerse a este gobierno neoliberal, antinacional, antiindustria. Jugaré el papel que deba. Yo tengo una conducción y su principal referente es Cristina Kirchner. Yo estoy a disposición para el papel que más sirva, para ganar la elección y gestionar un gobierno distinto.

Deberemos cambiar muchas cosas. Nosotros decimos Vamos a volver y le agregamos Vamos a volver mejores, porque estamos escuchando cosas que después de 12 años nos faltó escuchar.

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar