Entrevista

29 de Agosto de 2021 19:06

"¡El Gran Deleuze! Para pequeñas máquinas infantes", un libro lúdico que acerca la filosofía a los más chicos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
"El gran Deleuze" cuenta con ilustraciones de Aruki.

Matías Moscardi acaba de publicar un libro interactivo y lúdico que invita a los niños a sumergirse en el pensamiento del filósofo francés.

Acercar la filosofía a los niños es algo convencional. Generalmente, el primer acercamiento a la lectura de autores clásicos se da en la escuela, pero Matías Moscardi, investigador de Conicet y docente en la carrera de Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata, decidió romper con esa premisa y escribir  “¡El Gran Deleuze! Para pequeñas máquinas infantes”, un libro que acerca al filósofo francés Gilles Deleuze de manera lúdica a los más chicos.

“Quise escribir un libro divertido, gracioso, y a la vez minucioso, riguroso”, dice verborrágico a 0223 Matías Moscardi. 

-¿Cómo fue el proceso de adaptar a Deleuze sin caer en un libro del estilo “Deleuze para principiantes"?

-Deleuze es autor que se puede adaptar naturalmente. Cuando empecé a escribir, tenía en claro que no quería hacer eso, sino que quería escribir un  libro sin subestimar al lector. Te diría que el desafío fue no caer en la simplificación de los conceptos. El lenguaje es complejo de por si, pero para las máquinas infantes es fácil, por ejemplo pensar algo que sea negro y a la vez sea blanco sin ser gris. Entonces, desde el vamos tenia un punto ganado, digamos que era que no tenía que explicar a Deleuze. No es un libro que explique al filosofo sino que narra, juega, experimenta e invita a jugar.

- ¿Por qué Deleuze?

- No fue algo programático, Deleuze y las infancias son casi una obviedad. Es como que se prendió la lámpara ¡¿Cómo no se me había ocurrido?! Es casi una obviedad. Lo que digo es que siempre estuvo ahí. Hay, en sus obras en colaboración, una preocupación filosófica y política constante por reafirmar la desedipización de los niños, por aprender de ellos, en sus juegos, su relación con el lenguaje... para Deleuze y Guattari, los niños no saben nada de mamá y papá. Edipo es producto de la máquina paranoica adulta, para ellos no viene con la infancia. 

- ¿Cuál fue el mayor desafío al momento de adaptar la obra?

-Creo que, como te decía,  el mayor desafío estuvo en no reducir los conceptos, no simplificarlos, sino tratar de retener su complejidad, su vivacidad, su vibración. Siempre fui muy consciente de no querer reducir el concepto. Cada capítulo era salir a la búsqueda de una aventura, una película, de un libro en donde ese concepto se conectara completamente al concepto. 

-¿Pensaste en el estilo de escritura?

- Para mí es muy importante dar con una voz antes de empezar a escribir, yo quise escribir un libro divertido, gracioso, y a la vez minucioso, riguroso...La voz que aparece en El Gran Deleuze salió de una, quizás como producto de lecturas asociadas a la literatura infantil pero también tomadas del cine y de los dibujitos. La voz está tomada de la literatura infantil. me imagino, ahora, al narrador como un dibujito animado.

- Hablas de Máquinas infantes ¿Quiénes son? ¿Hay una segmentación?

- No me acuerdo si esto lo hablé con vos en el chat. Cuando hicimos la presentación con Darío Sztajnszrajber, él notó que la adultización hace sistema con el logocentrismo y, por lo tanto, con el capitalismo. Entonces reformulo: ¿dónde está el capital? ¿Quién es el Capitalismo? Bueno, sería difícil adjudicarles una identidad a esos movimientos. Sin embargo, podemos imaginar personas completamente captadas por el capitalismo, sujetos del/al capitalismo. Con las máquinas infantes o la adultización sucede otro tanto: no sé si son “sujetos” o, mejor, afecciones, intensidades, desplazamientos, conexiones.

¿Cuál dirías que es el aporte de Deleuze para las nuevas generaciones?

- Creo que Deleuze no aporta solo conceptos, que la filosofia en general no aporta conceptos porque con los conceptos vienen las sensibilidades, climas, estados de ánimo, modos de relacionarnos con el saber más allá del pensamiento. Deleuze era un vitalista con un tipo de filosofía asociada al movimiento, a velocidades e intensidades y a la vida.

-¿Pensaste continuar con este tipo de libros con autores adaptados?

- Creo que no es extensivo a otros autores., Se puede hacer perfectamente, pero lo que pasó con Deleuze es que habilita a que se pueda hacer un salto en el lenguaje. Podría hacer "Marx para niños", por ejemplo pero siento que puede llegar a parecer forzado. A priori te diría que no.

Compartir
Compartí esta nota