RADIO
EN VIVO
imagen

Jauría salvaje

10 de Julio de 2019 20:13

Ataques de perros sueltos: "Hace un año servimos un proyecto en bandeja pero el Municipio lo ignoró"

Vecinos del Bosque Peralta Ramos habían propuesto una mayor intervención de la Policía Local para resolver la problemática. "Por mes, siempre hay alguien que sufre una mordedura", aseguraron.

Martín Bernat es abogado penalista y vecino del Bosque Peralta Ramos, una zona de la ciudad particularmente sensible a los riesgos que genera la presencia de perros sueltos en la calle. Como muchos, vio con preocupación la problemática aunque no eligió quedarse de brazos cruzados: acercó una propuesta a las autoridades para tener un mayor control y disminuir la posibilidad de ataques pero el Municipio no hizo más que "ignorarla".

Tras el ataque salvaje que sufrió una mujer a la altura del balneario 6 de Punta Mogotes, el letrado recordó que el proyecto se presentó hace poco más de un año, en junio de 2018, y propugnaba, como uno de sus ejes troncales, por una mayor participación de la Policía Local para hacer cumplir la ordenanza 22.031 que sancionó en 2014 el Concejo Deliberante y que establece las pautas sobre la "tenencia responsable" de mascotas.

La iniciativa surgió después de que otro vecino del barrio sufriera un hecho de estas características cuando circulaba en moto y tenía la intención de construir un "proyecto modelo" que se pudiera implementar en el Bosque Peralta Ramos pero que también se replicara en el corto plazo en otros sectores conflictivos del distrito, al acusar un contexto de "emergencia socio sanitaria" frente a la problemática de las jaurías.

Aprovechando que ya hay efectivos de la fuerza que están capacitados en la temática, el abogado buscaba que se destinaran algunos agentes para evitar un incumplimiento de la legislación vigente en la ciudad. En primer lugar, el agente no debía sancionar sino que tenía que notificar de la irregularidad al dueño de la mascota para que regularizara su situación en un plazo determinado.

La intervención de la Policía Local podía producirse a través de distintas vías: por oficio - a partir de una recorrida en calle -, o a través de las denuncias que fueran formuladas por vecinos en forma particular o por parte de la Sociedad de Fomento del barrio.

"Entonces, si se pasa un plazo determinado y el perro sigue suelto, ahí sí se aplica una sanción, que es pecuniaria y tiene las mismas características que una multa de transito", completó al respecto Bernat, en declaraciones a 0223, y sostuvo que la aplicación de este tipo de penas tienen un "efecto disuasivo sumamente eficaz" para lograr un mayor consciencia en el eventual infractor.

En principio, según recordó, el proyecto tuvo buena recepción por parte del concejal de la Unión Cívica Radical, Mario Rodríguez, y Zoonosis, que llegó a motivar un encuentro con representantes del Ejecutivo. Pero las trabas no tardarían en aparecer: las autoridades de la Policía Local exigieron la instalación de carteles en la vía pública para respaldar su accionar y la falta de presupuesto que se acusó para su adquisición estancó cualquier posibilidad de avance.

"En síntesis, se trabó todo porque nadie podía poner la plata para estos carteles y ahí se empezó a ver la falta de voluntad política para que pudiera arrancar este proyecto. La verdad que estaba servido en bandeja pero la Municipalidad lo ignoró por completo. Sólo nos escuchó Mario Rodríguez y algunas personas de Zoonosis, pero ni siquiera se acercó algún otro concejal", señaló el letrado.

Bernat lamentó que las autoridades no hayan tomado cartas en el asunto y aseguró que la problemática en la zona "sigue cada vez peor". "Los vecinos tenemos una página de facebook y una vez al menos por lo menos vemos casos de mordeduras", ejemplificó.