RADIO
EN VIVO
imagen

Judiciales

20 de Septiembre de 2019 16:19

Cuadernos de las coimas: Bonadio envió a juicio al dueño de la Ferroautomotora

Se trata de Néstor Otero, quien deberá enfrentar la acusación por "cohecho". También hay otros cinco empresarios marplatenses que resultaron procesados.

El juez federal Claudio Bonadio envió este viernes a juicio oral y público a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al diputado nacional Julio De Vido y a más de medio centenar de imputados al finalizar la instrucción de la causa que investiga los denominados "cuadernos de las coimas" y otros dos expedientes derivados de esa pesquisa.

En la resolución que dio a conocer en las últimas horas el magistrado figuran numerosos empresarios de fuerte peso en el país y hay presencias que tienen directa relación con Mar del Plata, como el caso de Néstor Otero, quien es el titular de la Estación Ferroautomotora y que también tiene a su cargo la concesión de la Terminal de Ómnibus de Retiro.

 

Junto a Ángelo Calcaterra (primo de Mauricio Macri), Carlos Mundin, Luis Betnaza, Gerardo Ferreyra, Armando Loson, Alberto Taselli, Eduardo Hugo Eurnekian, Enrique Pescarmona, Héctor Zabaleta, y Aldo Roggio deberá afrontar la instancia final del debate oral bajo la acusación de "cohecho".

Otero, según los escritos que figuran en los cuadernos que llegaron a las manos de la Justicia Federal, habría entregado el 3 de junio de 2015 unos 250 mil dólares que se retiraron en la terminal de Retiro.

En tanto, el ex titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, y el financista Ernesto Clarens, fueron llevados a juicio por ser considerados "organizadores de la asociación ilícita" sobre la que pone foco la pesquisa de Bonadio. 

En total, la causa tiene 132 procesados, entre los cuales se hallan cinco empresarios que tienen su raíz en la ciudad: Sergio Todisco (uno de los dueños de Textilana), Elizabeth Ortiz Municoy, Elba Municoy, Marcelo Danza y Osvaldo Fabián Parolari.

Los marplatenses ya habían sido procesados en febrero, sin prisión preventiva, y finalmente la Cámara Federal terminó de confirmar sus procesamientos en abril. La investigación los apunta como integrantes de una asociación que lavó una suma superior a los 70 millones de dólares que presuntamente provenían de un aceitado circuito de pago de sobornos a cambio de contratos de obra pública durante los gobiernos kirchneristas.

Bonadio asegura que esta organización ilícita fue comandada por "Néstor y Cristina Kirchner" en su rol de presidentes de la Nación. Y que el dinero lavado era "entregado alternativamente a los titulares del Poder Ejecutivo o sus secretarios privados en Uruguay 1306 (donde vive la Senadora actualmente), en la Residencia Presidencial de Olivos y/o en la Casa de Gobierno; parte de este dinero fue redistribuido o se realizaron pagos para otros funcionarios públicos", según se consigna en la resolución.

Para el juez, las maniobras fueron gestadas por Julio De Vido, el exministro de Planificación Federal, y Roberto Baratta, el ex subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, "quienes desde los cargos que ocupaban se encargaban de que se realizaran los cobros comprometidos". Por eso ambos están procesados como "organizadores de la asociación ilícita y cohecho pasivo" y con prisión preventiva.

El ex chofer Oscar Centeno, quien permitió dar el puntapié inicial a la importante pesquisa con la entrega de sus cuadernos, finalmente irá a juicio oral acusado como miembro de la organización delictiva,  pese a sus reiterados pedidos por ser sobreseído de la causa. Tiene otorgada la libertad por ser el primer "arrepentido" en el expediente, y es parte del programa de imputados protegidos.