Por qué se celebra el Día Mundial del Dulce de Leche

11 de Octubre de 2020 17:06

Por Redacción 0223

PARA 0223

Cada 11 de octubre se celebra el Día Mundial del Dulce de Leche, un tradicional alimento argentino que, pese a la crisis del sector lechero, no para de crecer a nivel local e internacional. La fecha se eligió en 1998 para rendirle tributo al producto, que fue reconocido como Patrimonio Cultural Alimentario y Gastronómico de Argentina. Según cuenta la historia popular, el dulce de leche es argentino y se creó casi por error en una estancia en Cañuelas en 1829.

El dulce de leche tradicional, se prepara a base de leche, azúcar, bicarbonato de sodio y esencia de vainilla para intensificar su sabor, como todos los dulces aporta principalmente hidratos de carbono, y proteínas de muy buena calidad que están presentes en la leche, también aporta colesterol, grasas y minerales como calcio, una cucharada sopera tiene aproximadamente 60 kilocalorías.

En Argentina se consumen 3,10 kilos per cápita por año y se producen anualmente 128 mil toneladas. El 90% es para consumo local y el 10% restante es para exportación: entre los mercados de más importantes están, Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Estados Unidos, Canadá, Europa e Israel. Además, es el cuarto producto lácteo para las familias argentinas después de la leche, el queso, y el yogurt.

Infinidad de postres argentinos se elaboran con dulce de leche desde los alfajores, panqueques, tortas y la tan ansiada chocotorta, también se encuentra en caramelos, como relleno de bombones, chocolates, arrolladitos, churros, facturas, cañoncitos, bombas. El dulce de leche tienta a todos y es un postre imprescindible en la carta gastronómica de cualquier restaurante argentino del mundo.

En comparación con otros lácteos, el dulce de leche es más calórico que la media de lácteos, ya que contiene 315 calorías por cada 100 gramos, mientras que otros alimentos como la leche entera o la leche sin lactosa tienen muchas menos calorías. El dulce de leche no posee fibra como las mermeladas de fruta caseras, por lo que las proteínas de la leche, la grasa y el azúcar pueden contribuir al sobrepeso si lo consumimos a libre demanda.

En el mercado se pueden conseguir distinas versiones

Clásico, Familiar o Tradicional: su característica principal es la brillantez y la ligereza. Es el que se consume para untar tostadas y en postres donde no se requiere la firmeza, como los panqueques. En boca tiene menos concentración de azúcar y mayor sabor a leche caramelizada.

Repostero: es más concentrado, opaco, Puede llevar sustancias vegetales para aumentar su consistencia y en algunos casos se le agrega fécula de maíz.

Heladero: es de uso industrial, oscuro, con más color, brillo y sabor. Permite saborizar una base helada sin perder el balance de recetas ya logradas, porque será necesario aplicar menos cantidad que si se aplica uno tradicional.

Alfajorero: se usa en la industria para rellenos de alfajores. Es un producto con estructura y corte, lo que evita el desplazamiento de las tapas durante el proceso de bañado o rebozado, según corresponda.

 

*Por Daniela Natale, Licenciada en Nutrición y especializada en obesidad (MN 7424) para agencia de noticias Télam.

Comentarios de usuarios de Facebook