Crisis del coronavirus

15 de Noviembre de 2020 17:11

Eskabe sobrevive “a la baja” en pandemia: la mayoría cobra el 65% del sueldo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Fue tras el acuerdo logrado con los empresarios, que en medio de la pandemia habían solicitado un procedimiento de crisis. “Arreglamos a la baja pero seguimos con todos los trabajadores hasta marzo”, admitieron desde la UOM.

A pesar de la pandemia y de la propia crisis que padece desde hace algunos años, la empresa de calefactores y termotanques Eskabe podrá llegar con la totalidad de sus trabajadores hasta marzo del 2021, luego que existiera el riesgo de despidos masivos y la firma amague con entrar en un preventivo de crisis. Un convenio logrado entre la parte empresarial y la gremial, logró una victoria casi pírrica: casi el 80% de los 270 empleados cobran el 65% de su salario.

“Tenemos, como decimos, un sentimiento encontrado por haber arreglado a la baja, pero la satisfacción de haber mantenido las fuentes de trabajo y que todos los trabajadores sigan hasta marzo. Los 50 o 60 personas que van a trabajar cobran el 100% del sueldo pero el resto percibe el 65%”, lamentó en diálogo con 0223, José Luis Rocha, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) local.

Según describió, ese poco más de medio centenar de empleados concurre a la planta ubicada en Champagnat y Berutti, de manera rotativa, mientras que unos 200 trabajadores se quedan en la casa pero cobran el 65% del sueldo, en algunos meses con el aporte del estado a través del programa ATP. Igual situación padecen los alrededor de 110 empleados de la planta de Eskabe, ubicada en el partido bonaerense de San Martín.

Varios empleados aceptaron el retiro voluntario

Asimismo, Rocha planteó que hay varios trabajadores, generalmente de mayor antigüedad, que decidieron aceptar el retiro voluntario, propiciado por una arreglo del 100%. “Muchos de ellos, a punto de jubilarse y tan cerca del retiro, decidieron acordar porque les convenía”, evaluó.

De cara al 2021, donde se vislumbra un mejor panorama económico por la llegada de la vacuna para el coronavirus, el dirigente metalúrgico se mostró esperanzado “que en marzo y abril comienza una nueva temporada de trabajo y es muy posible que la empresa comience a funcionar mejor el próximo año y ya con todos los trabajadores en planta”.

Por otra parte, Rocha explicó a pesar de la pandemia, la mayoría de las empresas marplatenses del sector no les faltó trabajo: “Algunas empresas que están trabajando bien y otras muy bien como Coppens, que incluso tomó personal. También trabajó bien Bonano, Unitek. Qm por ahí bajó un poquito porque está relacionado con el petróleo pero sigue funcionando con la totalidad de sus trabajadores", evaluó.

"Solamente están suspendidos los trabajadores que han sido afectados por el decreto, que son grupos de riesgo. Por suerte la pandemia no le pegó muy fuerte a las empresas metalúrgicas de Mar del Plata”, valoró el dirigente de la UOM local.

Compartir
Compartí esta nota