La costa

5 de Diciembre de 2020 14:17

Tres lobos marinos fueron devueltos al mar en San Clemente del Tuyú

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los tres ejemplares en el momento de volver al mar.

Habían sido rescatados en la localidad balnearia de La Lucila del Mar y en las ciudades de Berisso y Berazategui.

Tres lobos marinos juveniles machos de la especie de Dos Pelos Sudamericano (Arctocephalus australis) regresaron al mar durante la mañana de este jueves 4 de diciembre en las playas de San Clemente, luego de atravesar períodos de rehabilitación.

Uno de los animales fue rescatado el pasado martes 27 de octubre en las costas de Berazategui por la Secretaría de Seguridad de ese distrito, quienes lo trasladaron hasta la Clínica Municipal para ofrecerle los primeros auxilios. Luego, estuvo casi 48 horas en las piletas del complejo recreativo “Los Privilegiados”, hasta que la Red de Rescate de Fauna Marina del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) coordinó su traslado el jueves 29 de octubre hacia las instalaciones del Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú.

Los otros dos lobos marinos también tuvieron que rehabilitarse por cuadros de deshidratación y desnutrición moderada. El primero fue encontrado en la localidad de La Lucila del Mar el pasado 10 de noviembre luego de que un vecino diera aviso a la Fundación Mundo Marino ante el hallazgo del animal. El otro fue rescatado por personal de la Red de Rescate de Fauna Marina y la Dirección de Áreas Naturales Protegidas de la OPDS junto a Prefectura Naval Argentina el pasado 14 de noviembre en el balneario de La Balandra, en el partido de Berisso.

¿Qué hacer si se encuentra con un lobo marino?

Según explica Gastón Delgado, técnico de la Fundación Mundo Marino, “es fundamental no intentar tocarlos ni ofrecerles alimento. Son animales salvajes que, ante un intento de defensa, pueden morder y también transmitir enfermedades zoonóticas. Por eso, recomendamos no tocarlos ni mojarlos y llamar a la autoridad especializada más cercana”.

Sobre los motivos por los cuales se producen estos hallazgos, Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable del Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino, explica: “Lo que venimos observando a lo largo de estos años es que, en general, siempre se trata de animales juveniles que dedican gran parte de su tiempo a la actividad del forrajeo, es decir, a buscar alimento ya que no tienen un compromiso reproductivo que los haga permanecer en las colonias. Hay que tener en cuenta que tanto las aguas del estuario del Río de la Plata como las de la Bahía de Samborombón les ofrecen una gran oferta de alimento tanto a estas especies como a otras que forman parte de la fauna marina que llega hasta nuestras costas”.

Compartir
Compartí esta nota