Proyecto

3 de Febrero de 2020 12:37

“El patovica se representó que podía matar a la víctima”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Lo dijo el fiscal Rodolfo Moure que pidió la clausura judicial del boliche de Balcarce donde ocurrió el ataque. La víctima sigue internada en el Higa.

Un acto de venganza y no de seguridad, la representación del daño que podía ocasionar y las condiciones personales del agresor fueron las razones por las que el fiscal Rodolfo Moure solicitó que el patovica que golpeó a un hombre en la puerta de un boliche en Balcarce siga detenido acusado de homicidio con dolo eventual en grado de tentativa. El funcionario también le solicitó a la Justicia de Garantías la clausura judicial del establecimiento.

La causa se inició tras la brutal agresión que José Félix Coronel sufrió el domingo a las cinco y media de la madrugada en la puerta del boliche “Proyecto Disco” en la avenida Chaves entre 3 y 5 de la ciudad de Balcarce. La víctima había sido retirada del local y cuando estaba parado en la vereda recibió un golpe por parte de un empleado de seguridad identificado como Cristian Ariel Herrera que le provocaron fractura temporo parietal derecha con hematoma extradural, edema e hinchazón de región facial izquierda, todas lesiones de carácter graves.

Moure le confirmó a 0223 que una vez que el personal sacó a Coronel del establecimiento se quedó parado en la vereda en “actitud pasiva y sin causar problemas”. De acuerdo a los datos recabados, tras un intercambio de insultos Herrera se acercó y le dio un golpe certero que lo hizo caer desvanecido a la vereda.

“Dispuse la aprehensión por razones de urgencia porque considero que actuó con dolo homicida por las características personales del empleado –a quien se le debe exigir cuidado y cautela al momento de actuar- y porque tiene una marcada superioridad física sobre la víctima”, sostuvo.

Si bien agresiones similares por parte de personal de los boliches fueron calificadas como lesiones leves o graves, para el fiscal las características de la agresión y las condiciones personales del imputado hacen creer que “se pudo representar en su mente que con lo que estaba haciendo podía causar la muerte de la víctima”.

Para Moure la muerte no ocurrió porque a Coronel lo trasladaron rápidamente al Higa y lo pudieron operar tras las lesiones que le generó un golpe absolutamente innecesario.

En su pedido a la Justicia de Garantías también solicitó la clausura judicial del establecimiento al considerar que si “el boliche no puede controlar al personal debe estar clausurado”.

“De una vez por todas los empleados de seguridad deben saber que tienen un agravante, que se les puede exigir que actúen con cautela y prudencia a momento de disuadir una pelea o sacar a personal del local. Tienen que tener los mecanismos para no lastimar o lesionar a la gente”, concluyó.

Compartir
Compartí esta nota