Luna roja

8 de Febrero de 2020 13:14

Ante irregularidades, piden quitarle la concesión al balneario "Luna Roja"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Vecinos de Playa Chapadmalal impulsaron la presentación en el Concejo Deliberante. Acusan al concesionario, Horacio Ipucha, por "defraudación", por "envenenamiento de las aguas" y por producir "riesgos para la salud pública".

Pese a la clausura, la polémica no cesa en torno al balneario Luna Roja: miembros de la Asamblea de Vecinos y Vecinas del Sur, Asamblea “Salvemos Paradise” y Asamblea por los Espacios Públicos del Faro de la Memoria ahora exigieron que se le quite el permiso de explotación al concesionario a partir de las graves irregularidades que advierten en su accionar.

A través de la presentación de una nota que formalizaron este viernes en el Concejo Deliberante, el grupo de asambleístas de Playa Chapadmalal exigió a las autoridades que se avance con la medida para derogar la ordenanza que habilitó la concesión sobre la Unidad Turística Fiscal (UTF) Playa Bonita a Horacio Ipucha, al cual denuncian por "defraudación".

Los vecinos aseguraron que el responsable de la concesión deterioró "severamente" distintas "características ambientales del espacio que constituyen nuestro patrimonio natural" lo que se tradujo en distintos perjuicios al espacio público como movimientos de arena, la construcción de cabañas sobre médanos y acantilados que recientemente fueron clausuradas, el desvío del cauce del Arroyo Lobería y el vertido ilegal de efluentes cloacales de dichas cabañas al Arroyo Lobería que desemboca al mar.

A su vez, los impulsores de la presentación recordaron que hay una denuncia vigente que tramita Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) Nº 11 de Delitos Ambientales, en la que se encuentra imputada Ipucha.

En el escrito, además de exigir la baja de la concesión, los vecinos exigieron a los concejales que hagan una "declaración de repudio” a la actitud sostenida por el responsable del balneario durante más de 14 años en la playa, al sostener sus acusaciones por el "detrimento del erario público, defraudación pública, envenenamiento de aguas, generación de riesgos para la salud pública, alteración dañosa del medio ambiente, y perjuicios de los derechos de los usuarios".

Días atrás, la Unión de Guardavidas Agremiados (UGA) también se había declarado en estado de alerta y movilización por el escenario de conflicto que atraviesa a esta Unidad Turística Fiscal, después de plantear que la clausura que decidió el Municipio sobre el sector de cabañas deja con incertidumbre el futuro laboral para los bañistas encargados de custodiar el lugar.

"Por esto último la Asamblea Soberana dictamina el estado de alerta y movilización. Se tomarán las medidas de fuerza necesarias para que el Estado se haga cargo de sus responsabilidades en cuanto al conflicto de Luna Roja y los Balnearios de Playas del Faro S.A", confirmaron desde el sindicato, a través de sus redes sociales.

 

Compartir
Compartí esta nota