Cuarentena

4 de Mayo de 2020 08:12

Peligra la producción de cerveza artesanal: hay 500 empleos en riesgo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La cámara en Mar del Plata que agrupa a los pequeños productores de cerveza, pide al gobierno nacional a que los incluya en el subsidio para pymes y así solventar el 50% del salario. El 90% de las fábricas dependen de la actividad gastronómica.

Las fábricas de cerveza artesanal están paralizadas debido a la nula demanda en tiempos de cuarentena: la mayoría ellas dependen de comercializar sus productos en la actividad gastronómica, que está totalmente vedada y con pocas expectativas a que se pueda reabrir a la brevedad por el covid 19.

“La cerveza artesanal floreció para atender a bares y restaurantes y al estar cerrado y suponemos durante bastante tiempo más, nuestro sector está muy golpeado. El 90% de las cervecerías están sin actividad y son emprendimientos de menos de 10 empleados, que perdieron todas las ventas”, resumió en diálogo con 0223 radio, Leonardo Ferrari, presidente en Mar del Plata de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal.

El también vocal de la Comisión Directiva de la cámara a nivel nacional, estimó que en Mar del Plata la actividad emplea a 500 trabajadores directos y unos 3.000 indirectos mientras que en todo el país, son 6.500 directos y unos 30.000 de forma indirecta.

Debido a esta enorme crisis, el brewmaster de Antares, aseguró que "se rompió la cadena de pagos" porque sus clientes no están pagando y admitió que algunas cervecerías tienen alguna deuda con proveedores, “aunque en menor escala”.

Ante este complicado panorama, los cerveceros necesitan que el gobierno nacional los incluya dentro del programa de asistencia para los pequeñas y medianas empresas, que a diferencia de las grandes cervecerías industriales, no obtienen ganancias de la comercialización en comercios de barrio o supermercados.

"Para la Afip, la cerveza artesanal no está entre los sectores a los que se está asistiendo con el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que otorga subsidios al empleo. Estamos con los pelos de punta porque se cierra el mes de abril y las cervecerías de la Argentina no entran en ese subsidio", admitió uno de los propietarios de la tradicional cervecería Antares.

El costo de los alquileres, es otro problema para las fábricas, debido a que la mayoría de los emprendimientos más chicos y nuevos, deben costear mes a mes el uso de las instalaciones. "Los que tenemos más trayectoria no estamos alquilando pero nuestros clientes y los puntos de venta, son alquileres y sin ellos no podemos sobrevivir", razonó Ferrari.

"Estamos intentando de llegar a los sectores que toman las decisiones en el estado y que puedan incluirnos en ese subsidio para las pymes. De esa manera, las familias que trabajan en las cervecerías cobrarían el 50% del salario. Y permitiría que muchas de estas empresas sobrevivan", aseveró.

Una alternativa, supone Ferrari, es comercializar la cerveza envasada en mercados como el chino, en vinerías o supermercados, aunque advierte que los grandes hipermercados, "pagan a 120 días, algo que las pymes no pueden aguantar", razonó.

Por otra parte, explicó que los créditos que otorgan los bancos comerciales para las pequeñas fábricas de cerveza artesanal, "pueden convertirse en un salvavidas de plomo", debido a que el crédito es para solventar un aislamiento de dos meses y no de mayor tiempo. "No creo que les sirva porque las pymes no van a poder pagar", evaluó.

Por último, sostuvo que algunas fábricas de cerveza apuestan al delivery aunque admitió que esa idea, no es la salvación:  "No ayuda, porque en general, cuando vas a tomar una cerveza con amigos, tracciona la cerveza y el lugar. Lamentablemente con eso no vamos a pagar los alquileres de los bares y los sueldos de las familias", concluyó Ferrari.

Tu navegador no soporta los elementos de audio.
Compartir
Compartí esta nota