Coronavirus

31 de Julio de 2020 08:11

Quién era María Marinangeli, la enfermera del Houssay que murió tras contraer coronavirus

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El lunes se realizará una caravana en homenaje a la trabajadora de la salud fallecida. Foto: Facebook

Falleció el martes, apenas 24 horas más tarde de haber sido dada de alta de Covid-19. El dolor de sus allegados y compañeros de trabajo.

Buena compañera. Excelente persona. Una mujer con un corazón de oro y una profunda vocación de servicio. Una luchadora. Los adjetivos a la hora de hablar de María Marinangeli, la enfermera del Hospital Houssay que falleció el martes pasado tras haberse contagiado coronavirus, se repiten entre sus allegados y compañeros de trabajo. Su muerte conmueve a toda la ciudad.

María había nacido el 17 de julio de 1977 en Catriló, La Pampa. Junto a su familia vivió un tiempo en la localidad pampeana de Lonquimay y desde hacía varios años se había radicado en Mar del Plata. Vivía junto a su esposo y sus perros, o sus “hijos”, como gustaba llamarlos. 

Había estudiado Enfermería en la Universidad Nacional de Mar del Plata y en sus comienzos trabajó en el Sanatorio Belgrano. Luego pasó a la Clínica 25 de Mayo y desde hacía un año también cumplía funciones en el cuarto piso de clínica médica general del sanatorio de Juan B. Justo al 1700, el lugar que desde principios de julio se convirtió en el principal foco de contagio de Covid-19 de Mar del Plata. Allí trabajan 220 enfermeros que cubren los seis pisos y hasta el momento, 34 ya fueron alcanzados por la infección. Pero el de María fue, desde el principio, el cuadro más complicado: poco después de haber sido internada en el Hospital Privado de Comunidad, su estado se agravó y el día que cumplía 43 años debió ser conectada a un respirador. Así, se convirtió en la primera paciente con Covid-19 en recibir asistencia respiratoria mecánica en esta ciudad

Sin embargo, con el paso de los días su situación mejoró y el lunes, luego de más de veinte días de internación, fue dada de alta. Pero la alegría de saberla recuperada duró apenas 24 horas: el martes a la tarde se descompensó y, mientras era trasladada desde su casa al HPC a bordo de una ambulancia, sufrió un paro cardiocirculatorio. Ante la emergencia, los profesionales que la asistieron la llevaron al sanatorio Belgrano -el más próximo- y allí se trató de reanimarla durante más de una hora, según contó el médico Julio Tuseddo al periodista Eduardo Zanoli. El exdirector del Cema también confirmó que María había tenido un tromboembolismo de pulmón, una complicación con una tasa de mortalidad muy alta.

María junto a sus perros o sus "hijos", como prefería llamarlos. Foto: Facebook 

Si bien los profesionales que la asistieron en todo momento descartaron que la causa de su muerte haya estado relacionada con la posible reactivación del virus en su organismo, es la primera trabajadora de la salud en fallecer tras enfermarse durante la pandemia, además de ser la víctima fatal más joven en General Pueyrredon.

Julia Nogueira, jefa de enfermería del Houssay, aseguró que María "era una muy buena enfermera" y recordó que el último 12 de mayo, al conmemorarse el Día Internacional de la Enfermería, le regaló a cada uno de trabajadores un diploma para reconocerlos por la labor que desarrollan. "A ella le puse que sus mejores valores eran la empatía y la responsabilidad", dijo Nogueira desde la terapia intermedia del HPC, en donde se encuentra internada por coronavirus. Incluso, fue ella quien hace apenas un año atrás la evaluó antes de que empezara a trabajar en el exEmhsa. 

“Era muy buena persona muy buena enfermera, muy cumplidora y trabajadora. Era buena madera”, la describieron, por su parte, sus compañeras, que el lunes a las 14.30 realizarán una caravana que partirá del Houssay, pasará por la 25 de Mayo y el Belgrano, y finalizará con una gran concentración en el monumento a San Martín, como una manera de homenajearla.

En tanto, Laura Delpir, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Sanidad Argentina, conoció a María en la época en la que trabajaba en el sanatorio Belgrano y la recordó como una mujer alegre y solidaria. “Es la primera compañera que perdemos de nuestra familia y espero que sea la última”, lamentó la dirigente gremial, quien además pidió que se “cuide” a los profesionales del sector, sobre todo, los del Houssay. De hecho, ese había sido el reclamo que le hizo al principio de la pandemia al entonces director del sanatorio dependiente de Pami, José Horni. “Le pedí que le diera a la gente los elementos necesarios para trabajar, porque si se enfermaban ellos íbamos a estar complicados. Y eso fue lo que pasó: a María y a sus compañeros no los cuidaron y esta es la consecuencia”, razonó la titular de Atsa a nivel local, quien también reconoció que, en estas circunstancias, el miedo se convierte en el principal compañero de los trabajadores de la sanidad. “El miedo siempre está y el que dice que no tiene, miente. Pero nosotros que abrazamos esta profesión con un don de servicio, lo enfrentamos y eso nos hace valientes”, sentenció.

Uno de los compañeros de la enfermera del Houssay confió que María también se asustó mucho cuando le dio positivo el hisopado de coronavirus, pero nunca pensó en darse por vencida. Incluso, el día que ingresó a la unidad de terapia intensiva, le escribió un mensaje para avisarle que la iban a conectar a un respirador y no podría utilizar el teléfono. Allí también le hizo un pedido estremecedor: “Recen por mí, ojalá podamos volver a hablar”.

Compartir
Compartí esta nota