Fútbol internacional

12 de Septiembre de 2020 17:53

El Leeds de Bielsa estuvo a la altura frente a Liverpool y lo perdió en el final

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El egipcio Mohamed Salah amargó el debut de Bielsa en la Premier con un "hat trick".

Una falta totamente evitable de Rodrigo en el cierre del partido, le permitió a Salah marcar el 4 a 3 definitivo desde el punto penal y concretar una muy trabajada victoria del campeón de la Premier ante el equipo del "Loco".

Si había alguna duda de lo que podía ofrecer el Leeds en el arranque de la Premier League, sin incorporaciones rutilantes y una base que venía del Championship, la sacó en la primera fecha. Recién arranca el torneo y puede pasar cualquier cosa, pero el conjunto de Marcelo Bielsa mantuvo su filosofía, no cambió lo que propone el entrenador y le jugó de igual a igual al campeón Liverpool, remontó tres veces el resultado y lo perdió 4 a 3 en el cierre por un infantil penal del ingresado Rodrigo que propició el "hat trick" del egipcio Mohamed Salah.

Leeds regresó a la máxima categoría después de 16 años, ni más ni menos que ante los "reds" y con mucha expectativa puesta en el debut de Bielsa en esa divisional. Admirado por los entrenadores más importantes del mundo, el rosarino mantuvo la esencia aún ante la superioridad aparente de su rival, aprovechó al máximo sus oportunidades y le dio un dolor de cabeza a los de Jürgen Klopp, que en gran parte del encuentro no le encontraron la vuelta al juego vertiginoso y vertical de los recientemente ascendidos. 

Bielsa vivió el debut propio y de los suyos en la élite inglesa con diferentes reacciones aunque prevaleció la tranquilidad característica. En el saludo inicial con el alemán Jürgen Klopp se notó la barrera idiomática, ya que ninguno habla la lengua del otro y por eso fue breve y con una sonrisa. En la antesala, ambos se elogiaron y el teutón bromeó que en español sólo sabe pedir "una cerveza" cuando se le consultó sobre cómo imaginaba el cruce con el rosarino. Además, en las diferentes imágenes televisivas, se observó a Bielsa, vestido con el clásico jogging y remera deportiva, festejar con mesura los goles y enojado cuando le marcaron por fallas propias, con un nervioso andar dentro de su "corralito".

Como se previó, el encuentro, con equipos dirigidos por Kloop y Bielsa, tuvo una gran cantidad de goles y mucho ritmo con ida y vuelta desde el primer minuto. Es que el ataque pasó a ser la única herramienta en Anfield, junto con la explotación de los espacios y el verticalismo asociado al vértigo constante.

De esta forma, el 3 a 2 en favor del local no sorprendió cuando finalizó la primera etapa, en la que Liverpool tuvo nueve tiros al arco contra un Leeds efectivo, que le sacó provecho a sus dos oportunidades en los pies de Harrison y Bamford. Este dato se contrarrestó con la posesión, que en ese capítulo inicial se dividió en un parejo 51 a 49 para la visita. Es verdad que Liverpool fue más desde el arranque, al punto que a los 3 minutos estuvo al frente con un penal de Salah y cada vez que se vio asediado encontró las vías del gol con un cabezazo de Virgil van Dijk y otro tanto del egipicio. Sin embargo, el equipo de Bielsa no retrocedió, se animó cuando pudo con salidas largas y cruzadas como método para saltar la presión alta de Liverpool pero pagó con creces cada falla en su propia área -mano en el penal, pérdida de la marca en el segundo y un rechazo corto en el tercero-.

El complemento se presentó diferente: Leeds, con menor intensidad, cuidó más la pelota, sin tanto ataque vertical y lateralizando más a la hora de asociarse; y Liverpool apostó a los duelos uno contra uno. El campeón de la Premier perdonó permanentemente, lo que le dio una vida a Leeds. Y los de Bielsa la tomaron y la trasformaron en el 3-3 con una combinación entre el portugués Hélder Costa y el polaco Kilch, que remató de volea frente al brasileño Alisson. La jerarquía del local se notó en los minutos finales, con una mayor resistencia física y lo ganó por una imprudencia del ingresado Rodrigo Moreno, que cometió un penal infantil sobre Fabinho y que Salah lo tradujo en el 4-3 y en el tercero de su cuenta.

En la próxima fecha, Leeds será local el sábado, desde las 11, contra el también reciente ascendido Fulham, al tiempo que Liverpool visitará el domingo, a las 12.30, a Chelsea.
 

Compartir
Compartí esta nota