Cuarentena

14 de Septiembre de 2020 08:07

Desempleo y crisis habitacional: los problemas estructurales que se acentuaron con la pandemia

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
En los barrios más vulnerables corren un riesgo mayor de propagación comunitaria del virus. Foto: 0223.

Si bien la cuarentena se respetó, con el correr del tiempo el acatamiento disminuyó en base a las necesidades de la población. Las condiciones de las viviendas generaron inconvenientes a la hora de aislarse.

La instauración del aislamiento social, preventivo y obligatorio profundizó los problemas estructurales en los barrios populares y las comunidades más vulnerables de Mar del Plata, además de generar nuevos problemas vinculados a emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

La pandemia impactó de forma crítica y profundizó las problemáticas estructurales que se acusan en los barrios vulnerables de General Pueyrredon, signados por la falta de trabajo, la crisis alimentaria, los problemas habitacionales y la dificultad para acceder a los servicios básicos.

En el caso de la crisis habitacional y la condición de infraestructura de las viviendas, se observa un hacinamiento extremo en el que se registraron hasta tres o cuatro familias bajo un mismo techo, lo que dificulta la posibilidad de mantener el aislamiento social y, sumado a la falta de accesos a servicios básicos, la imposibilidad de mantener las condiciones de higiene mínimas para evitar la propagación.

"En esas condiciones no hay posibilidades de realizar el aislamiento ni la cuarentena en forma adecuada en caso de contagios. Los barrios más vulnerables corren un riesgo mayor de propagación comunitaria del virus", señala el proyecto "Monitoreo y seguimiento de las estrategias para minimizar la circulación del Covid-19 en el Municipio de General Pueyrredon" que llevó a cabo el Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) a partir de una encuesta realizada en agosto a promotores de 15 Comités Barriales de Emergencia (CBE) que se desempeñan en 31 barrios de la ciudad.

Marcela Ferrari, directora del proyecto, explicó en diálogo con 0223 Radio que si bien el aislamiento se cumplió en un 80%, con el correr del tiempo el acatamiento se fue relajando en base a las necesidades de la población. "Comenzaron a salir en busca de alimentos, trabajo y también, en menor medida, por la necesidad de recreación", explicó.

La demanda alimentaria no fue la excepción. En Mar del Plata se calcula que hay alrededor de 350 centros de asistencia alimentaria en los que se reparten 44.500 viandas por semana para un promedio de 110 vecinos. Del total de los comedores y merenderos, el 40% se puso en funcionamiento a partir del inicio de la cuarentena.

Otra de las cuestiones que se acrecentó fue la falta de trabajo, fenómeno caracterísco del distrito, que se profundizó aún más por la pandemia. Esta situación impactó de lleno en el sector informal, especialmente en trabajadores de la construcción, la actividad portuaria y el trabajo doméstico. Para el equipo dirigido por Ferrari, "la necesidad de salir a buscar una changa para llevar un plato de comida a sus hogares" generó una mayor circulación de personas.

Pero el avance de la pandemia también ocasionó nuevos inconvenientes vinculados a la emergencia sanitaria. La dificultad para acceder a elementos de higiene y limpiza para mitigar la propagación del virus, como tapabocas o guantes, también primó en estas zonas, donde muchas veces el sistema de atención médica resulta insuficiente.

Los referentes de los CBE encuestados señalaron que los elementos de higiene provienen mayormente de donaciones de parculares y de la Universidad Nacional de Mar del Plata. En este marco, Ferrari precisó que el Estado - sea nacional, provincial o municipal - es el quinto actor de asistencia.

"No son problemas completamente nuevos los que se ven. Los más recientes pueden atribuirse a la necesidad de contar con elementos de higiene y reforzar la logística del reparto de alimentos. Pero hay problemas que son estructurales. Para los referentes de los CBE la mayoría de ellos ya existían, pero se profundizaron con el contexto actual", analizó Ferrari al finalizar.

Compartir
Compartí esta nota